¿Se puede detener el asalto de Turquía al norte de Siria?

Foto: Reuters

National Interest – Nadie Maenza – 4 diciembre 2022 – Traducido y editado por Rojava Azadi Madrid

Corresponde a Estados Unidos y a la comunidad internacional hacer que las consecuencias de una invasión sean demasiado elevadas para Turquía.

El 20 de noviembre, Turquía lanzó la «Operación Garra-Espada», una amplia campaña de ataques aéreos en el noreste de Siria. Turquía atacó más de 265 lugares, incluidas infraestructuras civiles, destruyendo una escuela, hospitales, silos de grano, centrales eléctricas y de agua e instalaciones petrolíferas. El ataque de Ankara causó veintiocho muertos, catorce de ellos civiles. Lo más sorprendente fue el ataque aéreo contra la base conjunta de la Coalición para Derrotar a Daesh y las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), gestionada por Estados Unidos, a tan solo 130 metros del personal estadounidense. Mientras Estados Unidos pedía una desescalada, Turquía continuaba con los ataques aéreos contra las fuerzas de seguridad que custodiaban el campamento de Al-Hol, que alberga a más de 50.000 familiares de combatientes del ISIS. Afortunadamente, sólo unas pocas familias escaparon y fueron recapturadas posteriormente por las fuerzas de seguridad.

El presidente Recep Tayyip Erdogan ha anunciado planes para una invasión terrestre del norte de Siria. Durante las invasiones de Turquía en 2018 y 2019, múltiples organizaciones documentaron atrocidades horribles, con las fuerzas turcas y las respaldadas por Turquía atacando a minorías religiosas y étnicas, incluidos yazidíes, cristianos y kurdos, especialmente mujeres. Genocide Watch dijo: «Turquía ha cometido crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en el norte de Siria. En las zonas bajo control de Turquía, los civiles han sido objeto de horribles crímenes de lesa humanidad cometidos por las fuerzas turcas y las milicias apoyadas por Turquía.» Amy Austin Holmes, entonces miembro del Wilson Center, declaró que miembros de minorías religiosas «han sido asesinados, desaparecidos, secuestrados, violados, detenidos, sometidos a conversiones religiosas forzosas y retenidos para pedir rescate hasta que sus familias pagan sumas exorbitantes para conseguir su liberación. Sus lugares de culto han sido destruidos, pintarrajeados y saqueados. Incluso sus cementerios han sido demolidos y vandalizados».

Estos crímenes de guerra continuaron incluso después de finalizada la invasión, con atrocidades perpetradas en zonas gobernadas por milicias islamistas respaldadas por Turquía. Los investigadores de crímenes de guerra de las Naciones Unidas advirtieron que «Turquía debe refrenar a los rebeldes sirios a los que apoya en el norte de Siria que pueden haber llevado a cabo secuestros, torturas y saqueos de propiedades civiles.»

¿Por qué debería preocuparse Estados Unidos lo suficiente por el noreste de Siria como para detener los continuos ataques turcos y otra invasión? Para empezar, las SDF han sido el principal socio de Estados Unidos en la lucha contra ISIS. Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y las Unidades de Protección de las Mujeres (YPJ) se asociaron por primera vez con los Estados Unidos durante la batalla de Kobani, que terminó en enero de 2015 y cambió el rumbo como la primera victoria contra ISIS. Con el continuo apoyo aéreo y armamento estadounidense, retomaron valientemente Manbij, Raqqa y otras áreas de ISIS, culminando con la batalla final de Baghuz en febrero de 2019. Para entonces, se habían convertido en las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) que son mayoritariamente árabes e incluyen también unidades cristianas sirio-asirias.

Aunque Turquía ha insistido en que es un socio más eficaz en la lucha contra ISIS, está claro que Ankara fue cómplice del crecimiento del grupo. De hecho, Brett McGurk, coordinador de la Casa Blanca para Oriente Medio, dijo en 2019 que los 40.000 combatientes extranjeros que se unieron a ISIS «todos vinieron a través de Turquía.» Además, ISIS estaba casi eliminado antes de la invasión de Turquía en 2019, y los continuos ataques de Ankara desde entonces han empoderado a ISIS para reconstruirse.

La construcción de la AANES

Mientras las SDF liberaban áreas del califato de ISIS, también empoderaban a los ciudadanos locales para construir un sistema de autogobierno, ahora llamado Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES). Organizando cada barrio por comunas, normalmente con unas 100 familias (no más de 300), los residentes eligieron copresidentes y vicepresidentes masculinos y femeninos y establecieron diez comités abiertos a todos los residentes para gestionar sus propios asuntos. Varias comunas se combinan para formar un subdistrito, y varios subdistritos juntos forman un distrito, seguido de un cantón, una región y, por último, el nivel de AANES. El gobierno regional y las AANES tienen tres ramas de gobierno dirigidas por líderes elegidos: el Consejo Ejecutivo, el Consejo Legislativo y el Consejo de Justicia.

Miembros de todas las etnias y religiones están cuidadosamente incluidos en la dirección de la AANES, con copresidentes y vicepresidentes que representan toda la diversidad de sus propias comunidades, incluidos musulmanes kurdos y árabes, cristianos sirio-asirios, cristianos armenios, yazidíes, alauíes, circasianos, turcomanos y otros, y la mitad de todos los representantes son mujeres. En 2020, en colaboración con la Freedom Research Foundation, pasé un mes en el noreste de Siria investigando sobre el gobierno en cuatro de las siete regiones, visitando a los miembros y copresidentes de los comités en todos los niveles de gobierno. Descubrimos que la AANES tenía en realidad una sobrerrepresentación de minorías religiosas y étnicas en puestos oficiales, lo que creaba una sociedad en la que todos eran bienvenidos, independientemente de su etnia, religión o género. De hecho, la AANES tiene tres lenguas oficiales: kurdo, árabe y siríaco.

La AANES no es un gobierno improvisado, sino una democracia cuidadosamente planificada que llena los vacíos de gobernanza y seguridad que normalmente se producen cuando se elimina a los malos actores. Imaginemos que los vacíos de seguridad y gobernanza en las llanuras de Nínive y Sinjar hubieran sido llenados por los residentes, incluidas las diversas comunidades religiosas y étnicas minoritarias que viven allí, en lugar de por las milicias iraníes que se interpusieron en el vacío. La AANES nos ha demostrado que la gobernanza es la forma de hacer permanentes los logros obtenidos durante la acción militar. Así es como se pone fin a una «guerra eterna».

Libertad religiosa notable

Conocí esta notable sociedad y las increíbles condiciones de libertad religiosa a través de la Comisión Estadounidense para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF, por sus siglas en inglés), donde trabajé durante cuatro años, incluso como presidenta durante mi último año. En la USCIRF, pusimos de relieve las condiciones de la AANES con dos audiencias. En ambas audiencias y en numerosos informes, la USCIRF contrastó las condiciones positivas de la AANES y el papel de la región como refugio de minorías religiosas frente a las zonas problemáticas bajo el régimen de Assad, la ocupación turca y Hayat Tahir al-Sham, un grupo yihadista.

Durante un viaje al noreste de Siria el pasado mes de mayo, visité una iglesia recién construida de conversos, en su mayoría cristianos. Me quedé atónita al ver que una organización islámica de imanes enviaba flores con una nota de felicitación (¿en qué otro lugar ocurre eso?) Esa misma semana, en Raqqa, me reuní con miembros de la comunidad musulmana que venían de la inauguración de una iglesia cristiana armenia en el centro de la ciudad. Cuesta creer que algunas de estas zonas formaran parte del califato de ISIS hace apenas cinco años.

Justificar una invasión

Con la economía de Turquía desmoronándose, Erdogan es ahora profundamente impopular en su país. Está utilizando la falsa amenaza del «terrorismo» que emana de la frontera sur de Turquía para recabar apoyos antes de las elecciones del próximo año, a pesar de que no se han producido ataques fronterizos no provocados desde Siria. El terrible atentado de Estambul del 13 de noviembre proporcionó a Erdogan el pretexto perfecto para lanzar acusaciones contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y, por extensión, contra el pueblo del noreste de Siria (que no es el PKK). La sospechosa no parece ser kurda, y hay muchas afirmaciones contradictorias que no cuadran. Erdogan es conocido por acusar falsamente a opositores kurdos de ser miembros del PKK, así que esto no es nada nuevo.

Estados Unidos no debe permitir que la mentira de Erdogan se utilice como excusa para una invasión del noreste de Siria. Aunque muchos en el noreste de Siria estuvieron afiliados al PKK en el pasado, la AANES y las SDF no forman parte del PKK. El pueblo del noreste de Siria construyó su gobierno para proporcionar un futuro a sus familias, no para atacar a Turquía. Son una amenaza para Turquía como Taiwán lo es para China. Turquía es una amenaza para la libertad, la paz y la seguridad en Siria. Corresponde a Estados Unidos y a la comunidad internacional hacer que las consecuencias de invadir Siria sean demasiado elevadas para Turquía.

Nadine Maenza es presidenta de la Secretaría de Libertad Religiosa Internacional (IRF) y ex presidenta de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos. Forma parte del consejo de Freedom Research Foundation, su socio sobre el terreno en Siria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies