Rojava – «El pueblo rechaza la presencia de Turquía y el regreso del régimen sirio»

Fuente: Revue Ballast

¿Qué queda de la administración autónoma del noreste de Siria, más comúnmente conocida como Rojava, después de la invasión turca de octubre de 2019 y el anuncio del regreso del régimen sirio en esta región que la había abandonado al comienzo de la guerra civil? Durante su último informe sobre el terreno, los periodistas Chris den Hond y Mireille Court tuvieron una rara oportunidad de conocer a Mazlum Abdi y Polat Can cerca de la línea del frente. Ambos son kurdos sirios. El primero pasó un tiempo en la prisión de Assad mientras es buscado en Turquía: es general y comandante en jefe de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), una coalición militar conjunta kurda, árabe, cristiana y siríaca conocida por derrotar al ISIS. Este último es un ex periodista y uno de los fundadores de las unidades de autodefensa kurdas conocidas como YPG. Actualmente se desempeña como comandante dentro de las SDF. Publicamos su intercambio como una forma de arrojar algo de luz sobre la situación actual en el noreste de Siria.

¿Cómo explica que Turquía ahora ocupa un gran perímetro entre Tall Abyad / Girê Spî y Ras al-Ayn / Serê Kaniyê después de que también hayan invadido la provincia de Afrin en 2018?

Mazloum Abdi: la invasión turca de Tall Abyad y Serê Kaniyê está vinculada a la cuestión de Idlib. Mientras Rusia y el régimen sirio atacaban Idlib y reclamaban las autopistas M5 y M4, Turquía negoció para obtener el control sobre Tell Abyad y Serê-Kaniyê como compensación. Es una ganga política.

Polat Can: En primer lugar, se firmaron acuerdos entre Turquía y Rusia con la aprobación de los Estados Unidos. En ese momento, estábamos profundamente afectados por el hecho de que las potencias internacionales no establecieron una zona de exclusión aérea. Nos duele mucho. Sabemos que los miembros de la OTAN no lucharán contra Turquía, pero aun así. Debería haber una manera de contenerlos. Turquía mata a los kurdos con armas europeas: sus drones provienen de Italia. El tanque Leopard es alemán, mientras que parte de su tecnología es francesa o británica. Si Turquía no obtuviese la luz verde de la OTAN, no podría venir aquí para luchar contra nosotros en Siria. En Afrin, resistimos durante 58 días. Más de 1100 combatientes fueron asesinados. Estábamos bien preparados, pero no pudimos hacer nada contra los bombardeos. Es por eso que una zona de exclusión aérea es crucial para nosotros. Lo mismo ocurrió el pasado octubre en Serê Kaniyê. Para ser honesto contigo, como comandante de YPG, puedo decirte que, si obtenemos una zona de exclusión aérea en este momento, podríamos reclamar Tall Abyad y Serê Kaniyê en una semana. Conocemos a estos mercenarios bastante bien. Son ex combatientes de Nusra y ex ISIS. Luchamos contra ellos y los derrotamos en el pasado. Turquía y, por extensión, la OTAN los están ayudando a ponerlos de nuevo en acción.

¿Ha regresado el régimen sirio a las zonas controladas por las SDF después de la invasión turca de octubre de 2019?

Mazloum Abdi: Tras un acuerdo con Rusia, el régimen se desplegó en la frontera turca en unos pocos puestos fronterizos menores. Es más una presencia política que militar. Es simplemente simbólico. Es el resultado de un acuerdo entre Turquía y Rusia para evitar que Turquía anexe territorio adicional a los que ya controla entre Tell Abyad y Serê Kaniyê. En otras partes del área, el régimen no tiene más presencia que antes: no más de unos pocos barrios en Qamishli y Hassakeh, pero no en ningún territorio controlado por las SDF.

“Mientras no se cumplan estas demandas, no habrá un acuerdo global porque son líneas rojas sobre las que no negociaremos”.

¿Cuáles son sus demandas al Régimen antes de aceptar cualquier acuerdo?

Mazloum Abdi: Hay dos cosas esenciales que requerimos del Régimen para encontrar una solución duradera en Siria: Primero: que la autonomía (de la administración) esté consagrada en la constitución siria. Segundo: que las SDF sean garantizadas por la constitución para ser parte de las fuerzas de defensa de Siria. Mientras no se cumplan estas demandas, no habrá un acuerdo global porque son líneas rojas sobre las que no negociaremos. Decimos que las SDF necesitarán un estatus especial dentro del sistema de defensa sirio. La protección del norte de Siria deberá seguir siendo responsabilidad de SDF. Sus combatientes tendrán que hacer su servicio militar aquí. Finalmente, el SDF tendrá su sede en esta región.

[Cerca de Serê Kaniyê, abril de 2014, por Loez]

Polat Can: Antes que nada: Rojava no puede volver a la situación anterior a 2010. Nunca sucederá. En segundo lugar, el SDF no desaparecerá. En tercer lugar, no permitiremos que los kurdos se vean privados de sus derechos. Cuatro: no permitiremos la destrucción de las relaciones entre kurdos, árabes y cristianos. Aparte de eso, podemos negociar lo que quieran: el nombre de la región, la bandera, la frontera, todo. Es cierto que hemos perdido dos ciudades importantes, Tal Abyad y Serê Kaniyê, pero nuestra administración autónoma permanece intacta en el área y está funcionando. Hay un acuerdo militar con el régimen sirio para asegurar la frontera, pero en otras partes, son las SDF las que aun controlan la región noreste de Siria: en Manbij, en Kobane, en Raqqa, Tabqa, Qamishli, Hassakeh, Derik.

¿Por qué a pesar de la agresión turca, el régimen sirio no hizo nada para apoyarlo?

¡El régimen quiere gobernar toda Siria! Tenemos dos problemas principales con el régimen sirio: tiene una mentalidad muy chovinista y cree que puede restablecer su control como era antes de 2010”

Polat Can: ¡El régimen quiere gobernar toda Siria! Tenemos dos problemas principales con el régimen sirio: tiene una mentalidad muy chovinista y cree que puede restablecer su control como era antes de 2010. En el norte y este de Siria, los árabes y los kurdos actualmente viven juntos y están mejor. Debe saberse que la mayoría de los árabes no quieren un retorno del régimen sirio aquí. Cuando pensamos en permitir que el Régimen tomara algunas posiciones militares en Deir ez Zour y Raqqa, algunos árabes vinieron a nosotros y nos dijeron claramente: “No deberían permitir que el Régimen regrese aquí”. Estos clanes árabes son en su mayoría sunitas y el régimen es alauita. Irán es Chiita. Un líder tribal me dijo una vez: “Ustedes son kurdos, no nos quieren, pero al final son sunitas como nosotros, por lo que vamos a colaborar con ustedes”. Si tienen que elegir entre un Chiita de Irán, el régimen alauita o los kurdos, elegirán a los kurdos.

¿Cómo valora el papel de Estados Unidos y Rusia en Siria?

Mazloum Abdi: La política estadounidense ha sido terrible y perjudica a toda la región. Jugó contra kurdos, árabes y cristianos. Pero la crisis siria es una crisis internacional y la solución solo puede ser internacional, con la participación de esas potencias internacionales.

Polat Can: ¿Qué obtuvo Estados Unidos al retirarse de Siria después de la invasión de Turquía? Antes de octubre, el 35% del territorio sirio estaba bajo control estadounidense. Ahora, Rusia los reemplazó. Los kurdos y la gente de Oriente Medio en general no confían en los Estados Unidos. Durante el reciente levantamiento en Irán, los kurdos sirios apoyaron a los kurdos iraníes mientras decían: “Ten cuidado. No confíes en los Estados Unidos”. Es por eso que Estados Unidos ha perdido más que nosotros aquí. Con respecto a Rusia: está claro que puede desempeñar un papel más importante que Estados Unidos para encontrar una solución duradera. La política de los Estados Unidos es muy peculiar: si su presidente está discutiendo con su esposa, tuiteará al respecto. Si decide retirar sus tropas de Siria una mañana brillante, también envía un tweet. ¡Y este hombre lidera los Estados Unidos! Él es una persona arrogante.

[Kobané, abril de 2018, por Loez]

Mazloum Abdi: Por ahora, en términos de proceso político, el papel de Rusia es importante. Moscú está presionando por una solución entre nosotros y el gobierno sirio. El presidente Putin presionó a Damasco para llegar a un acuerdo, pero no creemos que presionar más traerá ninguna solución verdadera.

Polat Can: los rusos quieren trabajar con nosotros y encontrar soluciones con Damasco, pero como también negocian con Turquía, no confiamos en ellos. Rusia quiere reclamar el control de toda Siria y está muy enojada por la relación que nosotros, las SDF, disfrutamos con la coalición internacional liderada por Estados Unidos. Además, la negociación entre Rusia y Turquía nos preocupa. Es como si le dijeran a Turquía: tome esta parte de Siria, tendremos la otra. Esto es lo que sucedió en Sotchi.

¿Se debilitó o fortaleció la convivencia después de la invasión turca?

“Nuestra conclusión es inequívoca: los kurdos y los árabes resistieron juntos contra una invasión turca”.

Mazloum Abdi: Uno de los objetivos del ataque militar turco fue destruir la unidad existente de kurdos, árabes y sirios que viven en esta región. Pero sucedió lo contrario. Las poblaciones de aquí entendieron que su destino estaba conectado, que no solo los kurdos eran los objetivos. Esto acercó a la gente y los unió más que antes. Son más solidarios. El ataque turco fue un desafío para nosotros. Muchos esperaban que el trabajo que habíamos establecido en los últimos ocho años fuera aniquilado y que el SDF desapareciera, pero hemos demostrado en estos últimos meses que era posible lograr lo contrario. Somos más fuertes que nunca, al igual que los lazos entre las diferentes comunidades aquí. La población no quiere Turquía ni el regreso del régimen.

Polat Can: Nuestra relación con los árabes no es solo una cooperación táctica. Más bien, es una interacción estratégica. En el pasado, el régimen sirio intentó convencer a los árabes de que los kurdos eran sionistas, ateos y capitalistas pro israelíes. Ahora, en Raqqa y Deir ez Zour, las tribus árabes solicitan que traigamos jóvenes combatientes kurdos para proteger la región. Cuando estaba a cargo de la liberación de la provincia de Deir ez Zour, tenía 13 000 soldados bajo mi mando. Solo un centenar de ellos eran kurdos. Todos los demás eran árabes. La gran mayoría de los 1000 mártires que tuvimos fueron árabes. Vivimos juntos, estamos obligados a respetarnos mutuamente. Es difícil, pero estamos cambiando las mentalidades. La invasión turca fue una gran prueba para nosotros. Todos miraban para ver si los kurdos y los árabes eran capaces de mantenerse unidos o si, por el contrario, Turquía era capaz de destruir lo que habíamos establecido aquí en los últimos años. Nuestra conclusión es inequívoca: los kurdos y los árabes resistieron juntos contra una invasión turca. En las zonas 100% árabes de Deir Ez Zour y Raqqa, por ejemplo, no hubo un solo levantamiento árabe contra las SDF. Cientos de jóvenes árabes de estas áreas vinieron a Serê Kaniyê para luchar contra los turcos. Nuestras fuerzas no se dispersaron. Los clanes árabes no dijeron: “Nos separamos de las SDF”. Incluso las comunidades árabes de Ras al Ayn y Tall Abyad no reunieron a los turcos. Ellos salieron de sus casas y llegaron a los territorios en poder de las SDF. Nuestra administración funciona como antes y su economía se ha mantenido más o menos como antes del asalto turco.

[Cécile Marin, para Le Monde diplomatique (enero de 2020)]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies