Repaso por el Oriente Medio: Entrevista a Amberin Zaman

Oriente Medio News – 23 octubre 2022

Dialogamos con Amberin Zaman, reconocida periodista de origen turco del portal Al Monitor especializada en Medio Oriente. Autora además del libro «Turkey and the Kurds: The Blood-Stained Path to Peace», reflexiona con nosotros sobre algunas dinámicas y crisis del Medio Oriente contemporáneo.

Oriente Medio News.- En mi opinión, además de los conflictos armados, las invasiones en Oriente Medio, hay una revolución cultural en la que las mujeres, las minorías étnicas y los disidentes sexuales juegan un papel central. En ese sentido, los kurdos son quizás la nación ejemplar de estos procesos y desafíos al orden estatal de Oriente Medio. ¿Qué pasa con los kurdos en el Medio Oriente, cómo podemos pensar en ellos en estas revoluciones culturales y políticas que les menciono?

Amberin Zaman.- Las mujeres kurdas atrajeron la atención mundial a través de su valiente postura al frente de la batalla contra el Estado Islámico. Pero tenemos que ser precisos. Estas son mujeres que forman parte de un movimiento político y armado fundado por Abdullah Öcalan, el líder encarcelado del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Durante muchos años ha defendido la igualdad de derechos y la discriminación positiva a favor de las mujeres, argumentando que sin ellas ninguna revolución puede tener éxito o completarse. Esta filosofía está encarnada en una doctrina llamada Jineoloji. Jin, como sabemos, significa «mujer» en kurdo gracias al eslogan inspirado en Öcalan «Jin Jiyan Azadi» -Mujer, vida y libertad- es la consigna que ahora se canta en todo Irán.

Abdullah Öcalan
Abdullah Öcalan

Las mujeres ocupan posiciones de poder en la administración dirigida por los kurdos en el noreste de Siria, que a su vez reconoce abiertamente su lealtad a Ocalan. En Turquía, el principal bloque pro-kurdo, el HDP, que también tiene vínculos ideológicos con Öcalan, pero rechaza cualquier vínculo con el PKK, que es designado como una organización terrorista por los Estados Unidos y la UE, tiene un sistema de copresidencia en el que hombres y mujeres comparten el poder. A pesar de que el patriarcado aún persiste dentro de estos grupos, sirven de inspiración para millones de mujeres kurdas comunes y como un recordatorio de su propio poder.

Mientras que otros partidos kurdos y sus afiliados armados tienen mujeres en sus filas, son figuras más simbólicas. El patriarcado y la violencia contra las mujeres siguen siendo un flagelo en Oriente Medio y también entre los kurdos. Sería engañoso retratar a todos los kurdos como progresistas y laicos. Algunos, de hecho, se unieron al Estado Islámico.

OMN.- La nueva revolución social en Irán es una nueva crisis de legitimidad para el régimen iraní. Ya antes, el régimen logró salir de estas crisis con represión y promesas de reformas. ¿Qué tiene de diferente esta rebelión de las anteriores?

AZ.– Las diferencias son múltiples. Por un lado, no se limitan a un estrato particular de la sociedad, ya sean estudiantes, la clase media urbana o los pobres rurales.

Y aunque el régimen ha estado respondiendo con fuerza letal, hay pocas señales de que la gente esté lista para detenerse. Las protestas se han extendido a las escuelas secundarias. Los trabajadores petroleros se han unido.

Las protestas no son solo una reacción de las mujeres a la represión de las mujeres, aunque eso es lo que proporcionó la chispa. Es la acumulación de décadas de ira por la falta de oportunidades, la corrupción y la crueldad sufridas bajo el gobierno clerical islámico.

Y esta vez, las protestas cruzaron las líneas étnicas, sociales y confesionales con iraníes no kurdos por primera vez reconociendo que los kurdos han sido maltratados durante mucho tiempo y elogiando sus sacrificios en nombre de la libertad. Mahsa Amini o Zhina – su nombre kurdo era Zhina-, era kurda como saben, y la peor parte de la represión actual se está dirigiendo contra los kurdos en las áreas de mayoría kurda en el noroeste de Irán. El régimen tiene un largo y oscuro historial de reprimir brutalmente a sus kurdos, que se cree que representan alrededor del 10 por ciento, si no más, de la población de Irán.

Mahsa (Zhina) Amini
Mahsa (Zhina) Amini

De hecho, las autoridades están desesperadas por retratar los disturbios actuales como orquestados por potencias extranjeras que están utilizando a los kurdos para debilitar y desmembrar a la República Islámica. Pero esta vez, la gente no está comprando ese discurso.

Dicho esto, el nacionalismo persa sigue siendo una fuerza muy potente en Irán. Por lo tanto, sería prematuro pronunciar un cambio importante a favor de los kurdos, que por cierto resultan ser mayoritariamente sunitas.

OMN.- Hablemos de otro país en el que te especializas, Turquía. Nos acercamos al centenario de la república fundada por Atatürk con un líder como Erdogan que ha implementado poderosas políticas de cambio cultural en el país durante más de 20 años. Gezi, la resistencia en la Universidad Bogazici nos muestran un sector de la sociedad turca cansado de Erdogan. En las elecciones de 2023, tan simbólicas, ¿hay opciones para sacar a Erdogan del poder? ¿cuáles serían esas opciones?

AZ.- Si hubiera elecciones libres y justas en Turquía, hay pocas dudas de que Erdogan y su Partido de la Justicia y el Desarrollo AKP ya no estarían en el poder. Pero las elecciones en Turquía ya no son justas y con cada nuevo cambio introducido por el gobierno, son cada vez menos libres. El ex líder del HDP y el político más talentoso del país, Selahattin Demirtas, se ha estado pudriendo en la cárcel desde octubre de 2016. 

Manifestantes en el parque Gezi
Manifestantes en el parque Gezi

Un sinnúmero de otros políticos, activistas y disidentes siguen encarcelados con los cargos más endebles. No hay independencia judicial de la que hablar y los medios de comunicación están controlados en gran medida por conglomerados progubernamentales que reciben grandes contratos a cambio de seguir la línea del partido. Una nueva ley de censura hace que sea aún más difícil criticar al gobierno sin enfrentar un juicio.

Sin embargo, por primera vez hay una esperanza real de que la oposición pueda tener éxito en derrotar a Erdogan. La economía está en caída libre. La lira turca está de rodillas. Un número creciente de ciudadanos ya no puede permitirse comprar suficiente pan, y mucho menos carne o verduras con una inflación anual que supera el 80 por ciento. Las encuestas de opinión sugieren consistentemente que Erdogan sería derrotado en una segunda vuelta con cualquiera de los posibles candidatos de la oposición. El hecho de que la oposición arrebatara Estambul y Ankara a Erdogan en las elecciones municipales de 2019 se presenta como la prueba de que vencerlo, a pesar de todas las probabilidades, es posible. Por primera vez, los principales partidos de la oposición están trabajando juntos. Pero persisten las diferencias sobre el papel de los kurdos con el partido nacionalista Iyi declarando abiertamente que no trabajará con ellos en ningún gobierno futuro. Sin embargo, sin los kurdos, la oposición nunca podría haber ganado Estambul y tampoco podría ganar en todo el país.

Cómo la oposición cuadra ese círculo no es más que uno de los múltiples desafíos que enfrenta. Todavía tiene que presentar un programa coherente más allá de decir que reintroducirá la democracia parlamentaria. Y no hay un solo candidato en el campo que esté a la altura de Erdogan en términos de inteligencia política y sí, hay que reconocerlo, carisma.

A los turcos les gustan los líderes fuertes y aún podría persuadirlos de que sigue siendo su mejor garantía en la turbulencia global de hoy. Mientras tanto, Erdogan ha comenzado a revelar una serie de subsidios destinados a ganarse a los votantes. El sistema está sólidamente apilado a su favor. Ciertamente empujará los límites de la legalidad y probablemente los sobrepasará para asegurar su posición, digamos a través del relleno de boletas aquí y allá. Pero puede ser que no necesite ir demasiado lejos, no tiene problema en manchar aún más su credibilidad internacional, para garantizar su dominio. Para los millones de turcos que desean un cambio, esa es en cierto sentido la perspectiva más deprimente de todas.

OMN.- Siria e Irak son dos Estados que podríamos llamar fracasados y en los que las crisis políticas y económicas son permanentes. ¿Cuáles son las opciones a mediano plazo más viables para estos países? Estamos lejos de países funcionales o regímenes legítimos y la Primavera Árabe ha quedado atrás. ¿Qué podemos esperar en el futuro para estos países?

AZ.- Es muy difícil predecir el futuro de cualquiera de los dos países.

Irak, a pesar de su disfunción, está aún mejor. Simplemente logró elegir un presidente y un primer ministro, a pesar de que tomó un año y bastante violencia para lograrlo. La corrupción, la mala gestión, las divisiones étnicas y sectarias y la enorme influencia iraní, por no mencionar los incesantes ataques turcos, siguen siendo enormes obstáculos para un progreso significativo. Sin embargo, es para bien o para mal un sistema democrático. Los kurdos de Irak gozan de más derechos que cualquier otro de sus hermanos, ya sea en Turquía, Siria o Irán. Occidente sigue comprometido con Irak y eso ofrece esperanza. Mientras Occidente esté comprometido, habrá presión sobre Irak para que se reforme y se comporte como un actor responsable en el escenario mundial.

Siria, por otro lado, es un país roto. Más de una cuarta parte de su población son refugiados, mientras que otra cuarta parte son desplazados internos, y la gran mayoría en el país vive por debajo del umbral de pobreza. El régimen sigue siendo un paria internacional y es tan represivo como lo era antes del conflicto civil, si no más.

El país ha sido efectivamente dividido con los grupos kurdos respaldados por Estados Unidos que administran partes del norte y noreste y, en consecuencia, controlan la mayor parte de sus campos petroleros, tierras agrícolas y represas. Los turcos y sus aliados rebeldes sunitas controlan grandes franjas del norte y noroeste y el régimen y sus partidarios rusos e iraníes, el resto.

No hay absolutamente ninguna señal de que el régimen esté dispuesto a abordar las demandas y mucho menos a compartir el poder con ninguno de estos grupos.

Mientras tanto, el Estado Islámico sigue siendo una seria amenaza.

OMN.- Un tema preocupante en Oriente Medio es la pérdida de la democracia, no me refiero sólo a los procesos electorales, sino a un espacio público en el que las ideas se debaten libremente. Turquía, Irán y Siria reprimen fuertemente a periodistas y académicos independientes. ¿Qué actor internacional (EE.UU., Europa) puede hoy ayudar a la democratización de Oriente Medio? ¿Tendremos que conformarnos con un Oriente Medio autoritario?

AZ.- Estas son preguntas muy difíciles. Hay que decir que en la mayor parte de Medio Oriente nunca hubo democracia, por lo que la pérdida de ella es realmente un punto discutible. Creo que el jurado todavía está deliberando sobre si las intervenciones occidentales son útiles. Libia es un desastre. El resultado de la intervención estadounidense en Irak basada en una falsedad es evidente. Sí, tiene una apariencia de proceso democrático, de pluralismo, pero ¿a qué precio?

Protestas en Túnez

Por supuesto, corresponde a los pueblos de esos países decidir su propio futuro. Pero incluso cuando han tomado el asunto en sus propias manos y derrocado regímenes corruptos y crueles como en Túnez, la triste realidad es que poco ha mejorado en sus vidas. La economía de Túnez está fallando. Es por eso que muchos en Túnez estaban encantados cuando su nuevo presidente disolvió el parlamento el año pasado. Pero parece que su propósito principal no era marcar el comienzo de un nuevo orden más democrático, sino acumular el poder en sus propias manos. En ese sentido, Túnez es un ejemplo perfecto de cómo la política occidental puede influir en la política interna. Si los donantes occidentales le dan a este presidente un salvavidas económico, esto le dará más tiempo y espacio para proceder con su desmantelamiento de la democracia. Por otro lado, si retiene fondos, habrá más tunecinos en las calles manifestándose contra el presidente y quizás, como espera la oposición, conduzcan a su derrocamiento. Pero no necesariamente. Podría volverse aún más represivo. Por lo tanto, no solo habría un mayor retroceso democrático, sino aún más dificultades económicas que llevarían a cada vez más tunecinos a arriesgar sus vidas para llegar a Europa, donde no son deseados.

Estas son decisiones difíciles, a diferencia de Ucrania, donde hay una situación muy clara de agresor y víctima, y lo más importante para Washington, Londres, París y Berlín, el núcleo mismo de Europa amenazado.

Es muy difícil imaginar cómo volver a unir el país a menos que haya un cambio fundamental en Damasco. Sin embargo, el status quo también parece cada vez más insostenible. En Turquía, hay una creciente hostilidad hacia los refugiados sirios con llamamientos para que sean expulsados. Erdogan ha comenzado a expresar abiertamente su voluntad de tratar con el presidente sirio Bashar Assad, el mismo hombre que trató de derrocar sangrientamente, con la esperanza de llegar a un acuerdo que permita a algunos de los sirios en Turquía regresar y que el ejército turco dé otro golpe a los kurdos. ¿Cuánto tiempo aguantarán los estadounidenses sin objetivos claros que no sean contener la amenaza del Estado Islámico? ¿Y qué impacto tendrá una Rusia debilitada? ¿Envalentonará a los rebeldes? Por ahora, el efecto más inmediato es que abrió más espacio para la influencia iraní. Siria seguirá siendo a corto y mediano plazo una fuente de inestabilidad para la región y de miseria para su propio pueblo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies