Refugiados sirios en Turquía, ¿una carga o mano de obra barata?

Al-Monitor, Mustafa Sonmez, 25 febrero, 2019< – Traducido por Rojava Azadi Madrid.


El refugiado sirio Omer Muhlec (izq.) lleva a su sobrino Cafer, de un año de edad; está de pie frente a su tienda de campaña con su hermano Ahmet Muhlec (der.) en el campamento de refugiados de Nizip, cerca de la frontera turco-siria, en la provincia de Gaziantep, Turquía, el 30 de noviembre de 2016. REUTERS/Umit Bektas

En una reunión internacional sobre migración celebrada la semana pasada, el presidente Recep Tayyip Erdogan dijo que Turquía había gastado más de 37.000 millones de dólares de «recursos nacionales» para los refugiados sirios, que en enero ascendían a más de 3,6 millones en el país.

Se desconoce cómo se calcula la suma de 37.000 millones de dólares. Las cifras disponibles en el presupuesto y en los programas anuales ni siquiera se acercan a la cuenta de gastos de Erdogan. Los partidos de la oposición afirman que Ankara exagera su ayuda, argumentando que una parte significativa de los refugiados se gana la vida como mano de obra barata, sin ayuda del gobierno. ¿Cuál es la verdadera magnitud de la ayuda y hasta qué punto se mantienen los sirios trabajando?

Tras el estallido de la guerra civil siria en marzo de 2011, Ankara adoptó una política de puertas abiertas para los sirios que huían a Turquía. Ankara les concedió derechos de educación, salud, asistencia social y acceso al mercado laboral bajo un régimen de «protección temporal». Sigue sin estar claro qué parte del dinero gastado en los refugiados procedía del propio presupuesto de Turquía y qué parte de los fondos de ayuda exterior.

Más recientemente, el programa 2019 de la Presidencia ofrece la siguiente información: «La asistencia oficial para el desarrollo (AOD) de Turquía aumentó en un 25,5% a 8.100 millones de dólares en 2017, de 6.500 millones de dólares en 2016. … La ayuda humanitaria en forma de AOD aumentó de 5.900 millones de dólares en 2016 a 7.300 millones de dólares en 2017. La suma total de la ayuda humanitaria para los sirios en nuestro país, mientras tanto, era de 7.200 millones de dólares en 2017».

Según las cifras del Organismo Turco de Cooperación y Coordinación, la AOD centrada principalmente en Siria alcanzó casi 21.000 millones de dólares en el período 2013-2017. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta suma también incluye fondos asegurados desde el extranjero. El programa de la presidencia para 2019, por ejemplo, señala que «se está llevando a cabo un Programa de Asistencia para la Adaptación Social para satisfacer las necesidades de las personas empobrecidas de nacionalidad extranjera, principalmente sirias, en el marco del modelo de Red de Seguridad Social Urgente, que se cubrirá con fondos de la Unión Europea» y en cooperación con el Programa Mundial de Alimentos, la Media Luna Roja turca y el Fondo de Ayuda Humanitaria de la UE, ECHO.

En el marco de un acuerdo de refugiados con Turquía en 2015, la UE prometió 3.000 millones de euros para 2016-2017 para apoyar los esfuerzos en los ámbitos de la ayuda humanitaria, la educación, la atención sanitaria y el mercado laboral. La suma se destinó a contratos en el marco de 72 proyectos y se transfirieron 1.940 millones de euros a organismos de ejecución, de acuerdo con el programa de la Presidencia para 2019. En la segunda fase del acuerdo, que prevé otros 3.000 millones de euros de ayuda de la UE para el período 2018-2019, hasta la fecha se han adjudicado cinco proyectos por un valor de 450 millones de dólares.

En resumen, los programas de ayuda de Turquía a los refugiados sirios han consistido en una notable asistencia exterior garantizada mediante la cooperación con organizaciones internacionales multilaterales, instituciones financieras internacionales y organismos bilaterales de desarrollo.

Según los últimos datos, sólo unos 145.000 refugiados sirios viven en los 25 campamentos gestionados por el gobierno, mientras que los 3,5 millones restantes están dispersos por toda Turquía, luchando por ganarse la vida por su cuenta. El número de trabajadores sirios no registrados se estima en más de un millón. De hecho, la mayoría de los refugiados trabajan por salarios bajos y en malas condiciones como trabajadores no registrados, sin ningún estatus legal ni derechos. Se emplean principalmente en los sectores de la agricultura, la construcción y el textil y en las industrias intensivas en mano de obra, a menudo como trabajadores estacionales. El empleo de los sirios ha reavivado el problema del trabajo infantil, que Turquía había logrado erradicar en gran medida después de años de arduos esfuerzos.

A medida que la economía turca se ha ido ralentizando y cayendo en una crisis, la afluencia de refugiados al mercado laboral se ha convertido en una gran ventaja para los empresarios, especialmente en los sectores de la confección y la construcción. Un informe del Banco Mundial señala que la afluencia de refugiados al mercado laboral ha dado lugar a una reducción de los salarios.

Según una encuesta del Centro de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Bahcesehir de Estambul, el salario mensual medio de los jóvenes sirios empleados en Estambul era de 1.400 liras turcas (264 dólares) para los hombres y 1.300 para las mujeres en 2017, en comparación con 1.660 liras turcas para el promedio general de la ciudad en el mismo grupo de edad. La mitad de los jóvenes sirios y tres cuartas partes de las jóvenes sirias ganan menos del salario mínimo. Alrededor de una cuarta parte de los refugiados cree que sufren discriminación y que se les niega el empleo por ser sirios.

Por otro lado, los refugiados han creado empresas en Turquía, trabajando para ellos mismos o empleando a otros. Según datos de la Unión Turca de Cámaras y Bolsas de Productos Básicos, los nacionales sirios establecieron unas 7.000 empresas hasta 2017. Concentradas principalmente en Estambul y Gaziantep, una provincia limítrofe con Siria, las empresas operan principalmente en el campo del comercio.

Las cifras del Banco Central de Turquía, por su parte, muestran que las inversiones de capital extranjero de origen sirio alcanzaron los 71 millones de dólares a finales de 2017, frente al millón de dólares en 2011, año en que estalló el conflicto en Siria. La cifra representa sólo el 0,04% del total de capital extranjero en Turquía, pero el rápido aumento sigue siendo significativo. También ha habido entradas de capital no registradas, pero su cuantía es difícil de estimar.

En resumen, los refugiados sirios no sólo dependen de la ayuda de Ankara y de la ayuda exterior, sino también de su propia mano de obra, que lucha por mantenerse como trabajadores no registrados y mal pagados, a menudo en trabajos que requieren mucha mano de obra. Es difícil saber cuánto tiempo podrán conservar sus puestos de trabajo en la actual crisis económica. Con el aumento de la tasa de desempleo en Turquía, el empleo de los refugiados, aunque muy explotador, podría molestar aún más a los desempleados del país. Si esto podría alimentar los sentimientos discriminatorios e incluso racistas es una cuestión pertinente que hay que vigilar en los próximos días.

Mustafa Sonmez es un economista y escritor turco. Ha trabajado como comentarista y editor económico durante más de 30 años y es autor de unos 30 libros sobre la economía turca, los medios de comunicación y la cuestión kurda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies