Raqqa raciona el agua en medio de una gran escasez en el noreste de Siria

Turquía niega categóricamente haber utilizado el agua como arma contra la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria, dirigida por los kurdos. [Getty]

The New Arab – 20 junio 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Las autoridades de la provincia de Raqqa, en el noreste de Siria, han emitido una orden para que los agricultores racionen el uso del agua mientras la zona sigue sufriendo una crisis hídrica cada vez más grave.

El Consejo Civil de Raqqa impuso nuevas restricciones a los agricultores de cereales en un comunicado el sábado. El Consejo dijo que los agricultores que cultivan maíz, un cultivo clave utilizado para la alimentación animal, tienen que limitarse a sembrar sólo el 25% de sus tierras cultivables.

El Consejo añadió que esta decisión se tomó como resultado del «bajo nivel de la presa del Éufrates» y la incapacidad del Consejo para proporcionar suficiente riego a los agricultores.

El noreste de Siria, históricamente el granero del país, ha sufrido en los últimos años la falta de agua, lo que ha afectado a su sector agrícola y al nivel de vida de sus habitantes.

La Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES), liderada por los kurdos, que controla la zona, ha acusado continuamente a Turquía de utilizar el agua como arma en su contra. Turquía se encuentra aguas arriba del noreste de Siria y controla ríos clave, como el Éufrates. El país [Turquía] es uno de los constructores de presas más activos del mundo, y ha construido una serie de presas en el sureste, principalmente para la generación de electricidad.

Ankara también considera a la AANES como una filial del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), catalogado como «grupo terrorista» por Estados Unidos y la UE y considerado una amenaza existencial en Turquía. El 1º de junio, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan anunció su intención de lanzar su cuarta invasión militar en el noreste de Siria «para limpiar la zona de terroristas».

Según las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), brazo militar de la AANES, el nivel medio del río Éufrates era de unos 273 metros cúbicos por segundo en mayo. La ONU había registrado previamente el nivel de flujo del Éufrates por debajo de los 200 metros cúbicos por segundo en 2020.

Esta cifra está muy por debajo del nivel de caudal mínimo de 500 metros cúbicos por segundo que se estipuló en un tratado de 1987 entre Siria y Turquía.
El río Éufrates es una línea de vida para el noreste de Siria, ya que alimenta una serie de ríos más pequeños en la zona. También es la fuente principal de la presa de Tabqa, que proporciona electricidad y agua a la zona. Según las SDF, el nivel de agua de la presa ha descendido un 36% en mayo.

Las SDF también dijeron que las fuerzas respaldadas por Turquía en el noreste de Siria cortaron el agua de la estación de agua de Alouk en nueve ocasiones diferentes durante mayo. La estación de agua de Alouk es una planta de tratamiento de agua que suministra agua potable a gran parte de la población del noreste de Siria. Está bajo el control de las fuerzas respaldadas por Turquía desde que este país lanzó una operación militar en el norte de Siria en octubre de 2019.

Turquía niega que esté reteniendo el agua o estrangulando el flujo del Éufrates a sus vecinos aguas abajo.

También ha acusado a Siria de no cumplir su parte del acuerdo del tratado de 1987 que rige la cooperación del río Éufrates. El mismo acuerdo exige que Damasco no albergue a ningún miembro del PKK ni permita que el grupo realice operaciones en Turquía desde su territorio. «Las acusaciones del YPG [la principal milicia kurda del noreste de Siria] en relación con la estación de agua de Alouk no eran en su mayoría ciertas. La estación necesita electricidad que no fue proporcionada por el YPG … y por lo tanto se hicieron cortes», dijo Ömer Özkizilcik, un analista de política exterior y de seguridad con sede en Ankara, a The New Arab. Özkizilcik añadió que los cortes a Alouk también afectaron a los aliados respaldados por Turquía en el norte de Siria, y cuestionó por qué Turquía querría afectarlos negativamente.

«Las acusaciones sobre el caudal del río Éufrates ignoran el cambio climático. Incluso dentro de Turquía, el flujo de agua es menor de lo deseado», dijo Özkizilcik.

El noreste de Siria se encuentra en plena temporada de cosecha de trigo, periodo crítico para todo el país ya que los precios de los alimentos se disparan.

El ministro de Economía de la AANES dijo anteriormente a The New Arab que se espera que la cosecha de este año sea más o menos la misma que la del año anterior. La ONU calificó la cosecha del año pasado como «la más baja de los últimos cincuenta años».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies