“Nuestros aliados estratégicos son las fuerzas democráticas globales”.

Fuente: Information Center of Afrin Resistance (la entrevista fue publicada por ANF en lengua turca. ICAfrin la tradujo al inglés).
Fecha: 27/01/2018
Traducción: Kurdistán América Latina

Riza Altun. KCK

Riza Altun: “Nuestros aliados estratégicos son las fuerzas democráticas globales”.
El 27 de enero pasado, la agencia de noticias ANF publicó una extensa entrevista con Riza Altun, miembro del Comité Ejecutivo de la Unión de Comunidades de Kurdistán (KCK) y comandante del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).
Altun realizó varios análisis sobre la situación en el norte de Siria (Rojava), los ataques turcos contra Afrin y la posición de las potencias internacionales con respecto al pueblo kurdo.
A continuación transcribimos los principales conceptos evaluados por el comandante del PKK.
La hegemonía de Rusia en Siria
La situación de Siria debe entenderse muy bien, especialmente con respecto a la administración en Damasco. Durante cinco o seis años, Siria ha estado en una guerra intensa y seria. A medida que la administración siria se volvió incapaz de sostenerse por sí misma, esta situación cambió con la presencia de Irán, Hezbolá -respaldado por Irán-, y especialmente Rusia. Sin embargo, el régimen está sostenido por esos poderes principales. Entre ellos, Rusia juega un papel importante como potencia internacional. La estrategia de Rusia es mantener al régimen en Damasco, evitar su caída e incluso mantenerlo como una opción de poder para el futuro. Por lo tanto, el régimen sirio no tiene la capacidad de actuar de forma independiente y por sí mismo.
Esto podría cuestionarse: todavía no está claro cuál es el enfoque real de Siria para la alianza existente entre Turquía y Rusia. Esto es una cuestión de debate. Sin embargo, lo cierto es que Rusia no desarrolló esta alianza sin el conocimiento del régimen sirio.
La política de Rusia sobre Siria es mantener al régimen de Assad; en otras palabras, proteger el sistema de Estado-nación en Siria, y en este contexto, mantener sus bases estratégicas de larga data dentro de Siria. De este modo, quieren convertirse en un poder hegemónico que diseña políticas en el Medio Oriente. Por lo tanto, es importante para Rusia mantener al régimen en Siria, pero este enfoque en realidad trasciende a Assad. La cuestión necesaria es la dominación y la hegemonía de la propia Rusia en Siria. Por eso, actúa con esta perspectiva. Luego se convierte en una fuerza en Siria y se convierte en poder hegemónico en el Medio Oriente. El enfoque político de Rusia hacia Siria es pragmático. Juega con la rivalidad regional y encuentra oportunidades para jugar con las contradicciones internacionales. Rusia ha estado siguiendo esa política desde su presencia en Siria.
Rusia quiere integrar a los kurdos al régimen sirio
Mirando el tema de las relaciones con los kurdos y especialmente con las YPG (Unidades de Protección Popular), desde que Rusia entró ha intentado integrar a los kurdos, al movimiento de liberación kurdo y a toda la lucha desarrollada por los kurdos en Siria, en un orden predeterminado; una política para sacrificarlos al sistema. Pero la actitud de principios y el enfoque libertario de las YPG han sido tan claros que no se pudieron obtener resultados al respecto. Sin embargo, después de la eliminación de ISIS, Rusia ganó una nueva posición: tanto en el calor de las contradicciones internacionales como en los acontecimientos en Siria. Esto, a su vez, cambió las políticas diarias de integración de los kurdos en Siria, para condenarlos a las situaciones más difíciles e insoportables. Eso llevó a Rusia al punto de asociarse con Turquía. Asociarse con Turquía le ofreció a Rusia algunas ventajas económicas, y también proporcionó una carta de triunfo para utilizar a Turquía en las contradicciones internacionales y para limitar el progreso de los esfuerzos kurdos de autoadministración. Al usar esta carta de triunfo, Rusia intenta determinar el poder futuro dentro de Siria. A través de esto, Rusia también se esfuerza por fortalecer su posición y debilitar la influencia iraní en el Medio Oriente.
Siria podría ser dividida
Afrin ha entrado en la agenda por estas razones, sin embargo, esta es una política muy peligrosa en el intento de convertir a Turquía en el poder de respaldo de Rusia. Usar a Turquía como una herramienta táctica contra el régimen sirio e iraní puede ser atractivo para un poder hegemónico, pero a largo plazo significa abrir un camino político que puede profundizar el caos y conducir gradualmente a la división de Siria.
Si las políticas actuales continúan, no debe olvidarse que causarán una división especialmente entre las áreas oriental y occidental del Éufrates. Esta división podría conducir a un desarrollo político y militar que podría resultar en la división de Siria en tres o cuatro partes. Rusia ha tomado una decisión muy peligrosa en este sentido.
Alianza de Rusia con Turquía
Si queremos entender esta alianza, antes que nada necesitamos saber que Rusia usa a Turquía para asegurar ventajas internacionales, al utilizar la posición contradictoria de Turquía dentro de la OTAN y en sus relaciones con el Bloque Occidental. En segundo lugar, para convertirse en una potencia más efectiva y dominante contra Irán, Hezbolá y un régimen sirio que pueda surgir, Rusia utiliza sus contactos con Turquía. En tercer lugar, Rusia tiene una política con la que quiere ampliar su hegemonía limitando lo más posible las demandas de libertad y democracia de los kurdos y otros pueblos. Por esa razón, también prefieren un Estado-nación predominantemente centralizado y un régimen totalitario en lugar de un régimen democrático. Este es el enfoque de Rusia y si persigue este enfoque, enfrentará serias consecuencias.
Estados Unidos tiene un enfoque egocéntrico y pragmático
De hecho, la posición de los Estados Unidos no es muy diferente. En este asunto, está haciendo percepciones y evaluaciones equivocadas. Desde el principio, Estados Unidos ha adoptado una cierta política con respecto a Medio Oriente, y esto se ha vuelto obvio en su enfoque hacia Rojava y Siria. Hasta ahora, estas políticas se centraban en ISIS. Estados Unidos revela su verdad con las políticas del día a día. Existe el problema con ISIS en Iraq, y en base a esto también hay un problema en el Kurdistán del Sur y también en Rojava. ISIS es un problema en Medio Oriente, y Estados Unidos continuamente ha mostrado un enfoque basado en ISIS. No está claro qué hacen estratégicamente. Solo reaccionan en ciertas situaciones. Este es un enfoque muy egocéntrico y pragmático. Su enfoque en Rojava es el mismo. Estados Unidos notó que los kurdos avanzaron en la lucha contra ISIS. Por lo tanto, desarrollaron su cooperación con el PYD (Partido de la Unión Democrática) y con las SDF (Fuerzas Democráticas Sirias). Era la mejor forma de ganar prestigio en la lucha contra ISIS. Pero cuando pensamos en términos de las dimensiones estratégicas y tácticas de estas relaciones, no es posible que Estados Unidos tenga una relación estratégica con el PYD y las SDF.
Pero no hay una actitud hacia cómo se manejan estas relaciones en términos de una solución política del problema sirio. De hecho, Estados Unidos está en una posición de negación a este respecto. A pesar de liderar las negociaciones en Ginebra, el bloque representado por los Estados Unidos no invita a las YPG, que es un movimiento que lidera a los kurdos. La pregunta es ¿por qué no aprueban a las YPG, que han sido su principal contacto táctico en la lucha contra el ISIS, como un poder político en Ginebra y hacia una solución del problema sirio?
Consentimiento entre Rusia y Estados Unidos sobre la intervención de Turquía en Afrin
Eso significa que se han hecho algunas conexiones tácticas conjeturales, se han hecho concesiones y compromisos mutuos, y hay intereses mutuos. Pero estamos hablando de un nivel de relación en el que es absolutamente imposible establecer una relación estratégica en términos de un proyecto político. Cuando hablamos de esta relación, esa situación revela que Estados Unidos no ha abandonado sus relaciones anteriores. A pesar de los enfoques agresivos e insultantes de Turquía, un Estado globalmente hegemónico como Estados Unidos permanece en silencio. Esto nos muestra que apuntan a una estrategia basada en los estados regionales.
Su presencia en Siria y Rojava podría evaluarse de la siguiente manera: su existencia en Siria será permanente, sin embargo, deseando mantener su presencia tácticamente en relación con las YPG y las SDF. Sin embargo, uno puede entender fácilmente que su estrategia hacia la solución real del conflicto se busca dentro del alcance de las relaciones internacionales y el orden de los estados regionales.
Aunque en este momento ha comenzado a desarrollarse un proceso hacia una solución política en Siria, Rusia y los Estados Unidos no pueden presentar una solución política. Sus proyectos previstos solo provocan problemas y también alimentan una dimensión instigadora de la guerra. Por esta razón, creo que hay un consentimiento entre Rusia y Estados Unidos sobre el contacto actual de Moscú con Turquía y la intervención de Turquía en Afrin. No creo que Turquía haya actuado sin el conocimiento de los Estados Unidos. Podemos decir esto fácilmente, especialmente cuando consideramos la posición provocadora de los Estados Unidos que ha surgido con este tema. Estados Unidos casi invitó a Turquía a Afrin, al anunciar que “Afrin está fuera de nuestra zona de operaciones y no intervendremos”, y poco después comenzó la operación de Afrin. Es decir, ha habido un enfoque muy inmoral.
Al afirmar que “Afrin está fuera de nuestra zona de operaciones”, a pesar de las dos mil o tres mil tropas que antes vinieron de Afrin a Raqqa y Deir ez-Zor (para luchar contra ISIS); a pesar de que lucharon junto a las SDF durante la operación en Raqqa, en realidad están aprobando la política de Rusia y la intervención de Turquía. A pesar de que hay diferentes discursos ciertamente están en colusión. Así como Rusia siempre ha querido integrar a los kurdos al régimen y ha seguido una política basada en la eliminación del PKK y las YPG, la misma situación es válida para los Estados Unidos. Mientras Estados Unidos se comunica con las YPG, intenta ganar influencia sobre ellos. Estados Unidos lleva a cabo intensas amenazas y chantajes con el objetivo de distorsionar la línea de las YPG, al igual que Rusia lo hace. Lo hacen más al cuestionar las relaciones de las YPG con el PKK, pidiéndoles que se pongan más en contacto con Turquía, y así sucesivamente; intentan desviar al movimiento de su propia línea. Este es el enfoque de ambos poderes en los que basan sus políticas.
El enfoque de la Unión Europea se ajusta a la política de los Estados Unidos
¿Cuál es el enfoque de la Unión Europea (UE)? Como vemos, la Coalición Internacional sigue una política de cumplir con Estados Unidos. Ninguna de las políticas se contradice en este momento. Cuando miramos a la UE, vemos que su enfoque se superpone con el de Estados Unidos. No importa cómo los países tienen discursos diferentes, porque en esencia tienen los mismos enfoques. Por ejemplo, Gran Bretaña juega un papel muy malo en este sentido. Están casi en una posición que apunta a los kurdos y a las YPG. Aunque formaron parte de la Coalición Internacional, a pesar de las relaciones tácticas que persiguen con las YPG hasta ahora, aunque ejecutaron la guerra junto con las YPG contra ISIS, casi usan expresiones similares a las de Turquía y legitiman la ocupación turca. Esto anima a Turquía. Esto se ajusta a la política de los Estados Unidos. Los Países Bajos dicen que “no les hubiera gustado las YPG desde el principio y, por lo tanto, no crearon ninguna conexión con ellos”. Ellos mienten. Todas las fuerzas de la Coalición Internacional tienen relaciones tácticas con las SDF. Todos ellos tienen negociaciones y asociaciones. Hoy, tal declaración significa allanar el camino para la operación contra Afrin y apoyar una operación de Turquía. Francia y Alemania parecen tener diferentes discursos, pero, en esencia, no tienen ninguna objeción a Turquía. En cambio, solo están cuidando sus intereses hacia la economía y el comercio de armas. Especialmente lo que hace Francia es muy claro. Anteriormente, hicieron acuerdos sobre misiles y tratados económicos con Turquía y pusieron miles de millones de dólares en sus bolsillos. Poco después crearon una imagen como si se opusieran a la operación de Turquía, pero luego la taparon justificando a Turquía. Aunque Alemania tiene tantos conflictos con Turquía al reconducir sus operaciones de tanques, etc., han revelado su actitud hacia Turquía.
El nuevo proceso de intervención imperialista en Medio Oriente ha comenzado en Afrin
¿Cuál es el resultado que obtendremos de todo esto? El primer resultado, con la derrota de ISIS en Siria, es que todas las condiciones del surgimiento de una Siria verdaderamente democrática han madurado. Sin embargo, si esto se lleva a cabo con los enfoques correctos de los poderes regionales e internacionales, la guerra en Siria puede llegar a su fin y la aparición de una Siria democrática puede asegurarse. Pero resultó que esto no se quería. En primer lugar, esto no está previsto en Siria, y además este nuevo proceso iniciado en Siria se reflejará en todo el Medio Oriente. Este es un nuevo proceso en el que se establecerán nuevos equilibrios en Medio Oriente, y todo volverá a ponerse patas para arriba. Y este proceso no prevé una solución política a los problemas en Medio Oriente. Por el contrario, debe considerarse como un proceso liderado por los estados y que puede volverse mucho más violento y severo en comparación con el pasado. Rusia con sus relaciones más sucias, los Estados Unidos con su representación más sucia y sus poderes de coordinación con sus políticas, establecieron un nuevo proceso. Esta es una intervención en la región por parte del imperialismo internacional. Esta intervención ciertamente ha comenzado en Afrin dentro de las nuevas condiciones que surgen en Siria. Si insisten en esto, vale la pena ver los resultados para todos.
Al establecer todo esto, es importante no confundir la postura de la opinión pública y las personas con la de los poderes hegemónicos regionales e internacionales. Esto es muy importante. Por ejemplo, en Estados Unidos, en Europa, cuando miramos la situación actual, el enfoque de las personas y el público es más moral. El enfoque para aquellos que lucharon por la libertad en el Medio Oriente es más ético y de principios. No se puede decir lo mismo de los estados.
La opinión pública y los poderes hegemónicos no deben confundirse entre sí
En segundo lugar, la situación actual es que la opinión pública creada por las luchas anteriores han revelado un enfoque positivo por parte de la prensa de estos países. Mientras los intelectuales, escritores, ilustradores, medios y la opinión pública están de una manera muy positiva condenando y protestando por las posturas de fascismo y ocupación de Turquía hacia Afrin, dando un gran apoyo y poder a los kurdos sobre ese tema, sus estados y gobiernos están en una posición totalmente contraria. Por esta razón, es importante que al evaluar o describir la situación que acabo de explicar, también sea importante comprenderlo correctamente.
Por ejemplo, una palabra que a menudo se usa en los medios como un enfoque de buena fe. Se dice que “los kurdos son nuevamente traicionados, Estados Unidos ha traicionado nuevamente a los kurdos y Rusia ha vendido a los kurdos”. Quienes usan tales declaraciones y expresiones o bien no saben en qué tipo de mundo vivimos, o no saben qué tipo de política se juega en Medio Oriente, no tienen información sobre quiénes son los actores políticos en el Medio Oriente, o simplemente tienen un enfoque muy bien intencionado e ingenuo. Este no es el enfoque correcto.
Ni Rusia ni Estados Unidos pueden vender a los kurdos en Rojava
Primero, debemos dejar en claro que Rusia no tiene nada para vender a los kurdos. Rusia vende muchas cosas, eso es correcto. No hay nada que Rusia no haya vendido. Venden todo. Cuando prestamos atención, como reacción a esta crítica, dicen: “No tenemos deuda con los kurdos”. Ese es el tipo de declaración que hace Rusia. Es verdad, cuando miramos el poder político existente en Rusia (debido a sus consideraciones) no tienen deuda, deuda moral u obligación con la humanidad. Vender todo es su existencia básica y esencia principal. Pero es imposible que Rusia venda al PKK y a las YPG. El PKK y las YPG no están en condiciones de agotarse. No estamos en el mismo camino, ni en la misma línea ideológica, ni en la misma lucha organizativa. ¿De qué manera podrían vendernos? Rusia se vende a sí misma, a su gente y a su moral. Los venden, eso es verdad. Pero no pueden vendernos. Por el contrario, Rusia intenta apropiarse de los valores creados por los kurdos e intenta ofrecerlos al régimen del partido Baath, creando presiones y dificultades constantes. Hoy, el mismo poder (Rusia) provocó e invitó a Turquía a Siria. Esto no es una traición. Esto es solo una expresión de los intereses de Rusia. Cuán moral, político o humano sea, lo dejaré en la conciencia de los demás. En mi opinión, Rusia debería ser criticada por su carácter moral y político más que por su traición.
Además, lo mismo se dice de Estados Unidos. Se dice que “Estados Unidos vendió a los kurdos”. ¿De qué manera podrían los Estados Unidos vender a los kurdos? Los kurdos que están en una relación estratégica con Estados Unidos podrían estar agotados. Si hay kurdos que ataron su futuro a Estados Unidos, usar la palabra “vendido” sería cierto. Sin embargo, en Rojava “venderse” está fuera de discusión. ¿Quién venderá a quién y cómo? Si consideramos la estructura ideológica, la estructura política, los objetivos estratégicos de los Estados Unidos en contraste con los objetivos estratégicos e ideológicos de las YPG, obviamente no hay ningún concepto para crear juntos un futuro. Tal unión no es el tema. ¿Cuáles son sus relaciones actuales? Una potencia imperialista que busca establecer un sistema mundial propio, al apropiarse de los valores surgidos de la lucha de un pueblo por la libertad. Ya desde el principio, hubo una aproximación hegemónica a esta relación. Además, ha habido un conflicto y una pelea. De esto se trata nuestra lucha. Si bien esta lucha continúa, si hubiera sido tan fácil para Estados Unidos ganar influencia (sobre las YPG), los Estados Unidos no hubieran estado de acuerdo con Rusia y no hubieran invitado a Turquía a volver a Siria. Estados Unidos se habría impuesto a Turquía a pesar de todos los insultos. ¿Cuál es la razón para hacer esto? Estados Unidos tiene la intención de ejercer una gran presión sobre los kurdos, limitarlos, enjaularlos y comercializarlos como lo desee.
Hicieron esto en el Kurdistán del Sur. Mirando la última situación en el sur, lo que ha hecho Estados Unidos es una traición. Traicionaron altamente a las fuerzas en el sur. El resultado es que fueron restringidos, pacificados en manos de los Estados Unidos y pueden ser comercializados por todos. Estados Unidos está tratando de crear una situación similar en Rojava. Pero Rojava está luchando activamente contra esto y Estados Unidos no pudo alcanzar su objetivo. Por lo tanto, Estados Unidos contactó y se alió con su rival internacional, Rusia, en este tema; usa también a Turquía como ariete para vencer a los kurdos. De este modo, Estados Unidos quiere obligar a los debilitados kurdos a depender de ellos para convertir Rojava en otro Kurdistán del Sur. Esta es la actitud de los Estados Unidos, y las relaciones internacionales de los Estados Unidos están en paralelo con este enfoque. Las actitudes de otros países también se están desarrollando de esta manera. Es por eso que cuando lo vemos de esta manera, expresiones como “los kurdos han sido traicionados, los kurdos se han vendido”, están equivocados. ¿Qué significan estas expresiones? Significa expresarte a ti mismo por otra fuerza. Significa dar el mensaje de ser el colaborador de otras potencias. Sin embargo, estamos luchando para evitar esta situación. Esta no es una lucha nueva. Esta es una lucha que se libró duramente en Rojava y en Medio Oriente.
La lucha por la libertad tiene su propia línea
Esta es una lucha antiimperialista. Es imposible que un poder que lidera una lucha antiimperialista diga que ha sido traicionado por un imperialista. Durante la historia, especialmente con la Primera Guerra Mundial como ejemplo, los kurdos se han enfrentado a esta realidad. Si eso que se ha hecho a los kurdos se llama traición, está claro que esa traición hoy continúa de una manera actualizada y multiplicada. Nada ha cambiado. La lucha por la libertad se lleva a cabo para cambiar este destino. Esta lucha por la libertad para cambiar el destino emerge en el proceso como una formación ideológica, política y militar, con un nuevo modelo y paradigma ideológico, político y organizacional. Aquí tenemos nuestra propia línea. Como el imperialismo internacional y los estados hegemónicos regionales representan su propia línea y posición estratégica, la postura paradigmática creada por los kurdos representa otra línea. Los principales aliados de esta línea son las fuerzas democráticas globales. Ellos son las fuerzas de la gente. Ellos son las fuerzas contra el sistema. Ya sea que haya o no una traición, solo puede ser concebida por los desarrollos en estas áreas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies