No hay permiso COVID-19 para las activistas por los derechos de las mujeres iraníes encarceladas

Al-Monitor – 24 abril 2020

Las mujeres y los niños corren mayor riesgo de sufrir abusos durante el confinamiento; las parejas interreligiosas y LGBT luchan por conectarse; el alto el fuego en Yemen tiene una segunda oportunidad.

Una mujer con una máscara protectora y guantes pasa junto al santuario de Imamzadeh Saleh, en medio del temor a la pandemia del coronavirus (COVID-19). Teherán, Irán, 2 de abril de 2020.  Foto de WANA (West Asia News Agency)/Ali Khara vía REUTERS.

Esta semana destacamos cómo las mujeres se enfrentan a una mayor vulnerabilidad y riesgo de abuso durante los cierres por pandemia en la región, así como la difícil situación de las mujeres prisioneras de conciencia en Irán; cómo a las parejas interreligiosas y LGTBI les resulta aún más difícil conectarse bajo cuarentena; y por qué no podemos abandonar a Yemen.

“Muchas mujeres no se atreven a hablar”

Esta tendencia no es exclusiva de la región. Ha habido una preocupante tendencia al alza de la violencia doméstica en todo el mundo, incluyendo el abuso sexual, contra mujeres y niños durante los confinamientos por COVID-19. Pero hay dimensiones culturalmente específicas en esta violencia.

En Gaza, la Asociación para la Protección de la Mujer y el Niño (AISHA) ha documentado un aumento del 30% de la violencia contra las mujeres y del 36% contra los niños durante el encierro, ya que los hogares tradicionalmente dominados por los hombres están sometidos al estrés de la cuarentena.

El cierre de los tribunales en Gaza ha hecho que las mujeres sean más vulnerables, escribe Hana Salah. Algunas mujeres divorciadas no reciben pensión alimenticia, y los padres están negando a las madres el derecho de custodia de sus hijos. Con los tribunales cerrados y la policía centrada en la aplicación de la cuarentena y otros asuntos, es poco lo que estas mujeres pueden hacer.

En el Líbano, ha habido un aumento del 110% en las llamadas a una línea telefónica de violencia doméstica establecida por las Fuerzas de Seguridad Interna.

“Se han presentado muchas quejas a organizaciones que se ocupan de la violencia contra las mujeres, pero muchas mujeres no se atreven a hablar por miedo a sus agresores”, escribe Hanan Hamdan.

Las Fuerzas de Seguridad Interna, en colaboración con la Comisión Nacional de Mujeres Libanesas, una organización no gubernamental, lanzaron este mes una campaña nacional para alentar a las mujeres a denunciar la violencia doméstica que experimentan o presencian.

Este tipo de asociación entre el gobierno y las ONG puede ser un modelo de cómo manejar esta terrible consecuencia del brote de COVID-19, y cómo concienciar sobre el abuso doméstico y qué hacer al respecto, incluso después de que pase la pandemia.

No hay permiso para los activistas de los derechos de las mujeres iraníes

En Irán, Leila Alikarami señala que aunque Irán ha liberado a 85.000 prisioneros para evitar la propagación de COVID-19 en las prisiones del país, dos notables activistas por los derechos de la mujer, la abogada de derechos humanos Nasrin Sotoudeh y la vicepresidenta del Centro de Defensores de los Derechos Humanos, Narges Mohammadi, siguen en prisión. 

Veinte organizaciones pro derechos humanos hicieron un llamamiento a Irán esta semana para que libere a 25 presas de conciencia, encarceladas por disidencia y protesta pacífica, y a las que se les ha negado el permiso de salida.

Líbano: Amor secreto durante el encierro

“A pesar de la reputación de Beirut de ser la capital de las fiestas de Oriente Medio”, escribe Wael Taleb, “el Líbano sigue siendo en muchos aspectos un país conservador. Esto incluye los matrimonios interreligiosos, que son mal vistos en el país, añadiendo presión a la mayoría de las relaciones interreligiosas en el Líbano.”

Más aún para la comunidad LGBTI del Líbano, que, continúa Taleb, “se enfrenta a dificultades que no sienten los no residentes LGBTI, y aunque son considerablemente más libres que en otras partes de Oriente Medio, la sociedad sigue siendo en gran medida tradicional en lo que respecta a los derechos de los homosexuales”.

‘Me entristece que mis padres nunca conozcan a mi pareja’, Hasan [nombre ficticio], ha declarado a Al-Monitor, ‘De hecho, el otro día mi padre hablaba de cómo él y sus compañeros de trabajo se burlaban de un chico porque era gay, así que decírselo no es la mejor idea'”.

“Con el creciente número de casos de abuso doméstico en el Líbano debido a la cuarentena en el hogar, y teniendo que pasar la mayor parte del tiempo en casa en los meses venideros”, concluye Taleb, “personas como Hasan no están dispuestas a tener ninguna discusión sobre su vida amorosa con sus padres”.

Arabia Saudita y los socios de la coalición amplían el alto el fuego en Yemen

El 24 de abril, la coalición liderada por los saudíes anunció una extensión de un mes del alto el fuego en Yemen y deseamos que esto sea un comienzo esperanzador para el Ramadán.

El anuncio sigue al llamamiento del enviado especial de la ONU, Martin Griffiths, para “bajar las armas”. Liberen a todos aquellos que perdieron su libertad debido al conflicto. Abran corredores humanitarios. Concéntrense en coordinar sus esfuerzos para ayudar a su país a responder al brote pandémico y otras necesidades de emergencia”.

La semana pasada esta columna pidió “a todas las partes, incluyendo a Irán, que dupliquen los esfuerzos de Griffiths y apoyen el alto el fuego de la coalición liderada por los saudíes”. No hay un paso más importante que dar en este momento, y las estrellas están alineadas”.

En cuanto a la petición de Griffiths de “liberar a todos los que perdieron la libertad”, esas liberaciones deberían incluir a cuatro periodistas condenados a muerte por el “Tribunal Penal Especializado dirigido por Houthi”. El caso de los cuatro reporteros ha sido defendido por el Sindicato de Periodistas del Yemen, la Federación de Periodistas Árabes, Reporteros sin Fronteras y la Federación Internacional de Periodistas, que ha advertido de las acciones legales contra los funcionarios Houthi si se cumplen las sentencias.

Bryant Harris informa que “se espera que la administración de Donald Trump proporcione un poco más de ayuda COVID-19 a Yemen después de haber recortado el mes pasado 73 millones de dólares en ayuda humanitaria para el país devastado por la guerra “. Pero Washington aún tiene que explicar su plan de juego para asegurar que la ayuda llegue a la mayoría de la población yemení, dada la reciente decisión de Trump de poner fin a la financiación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la negativa de EE.UU. a administrar la asistencia en el territorio controlado por los houthis”.

Aunque hasta ahora sólo se ha registrado un caso de coronavirus en Yemen, “hay informes de que se están ocultando otros casos para no disuadir a posibles combatientes de unirse a la guerra”, informa Nadia al-Sakkaf.

“El bloqueo de los puertos yemeníes por parte de los saudíes probablemente ha contribuido a retrasar un brote en el país”, continúa Sakkaf, “y el régimen militar de los Houthis ha nombrado dos vigías en cada barrio para que vigilen cualquier enfermedad o muerte sospechosa e informen a las autoridades”.

“Los yemeníes bromean con que el virus COVID-19 ha estado viajando por todo el mundo y decidieron saltarse el Yemen porque las otras enfermedades lo tienen cubierto”, escribe Sakkaf.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies