Manifiesto por una civilización democrática: la era de los dioses enmascarados y los reyes disfrazados.
Introducción

Nûçe Ciwan – 16 diciembre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

En una nueva serie de artículos, la web ‘Nûçe Ciwan’ publica las 3 obras traducidas al inglés del Manifiesto por una Civilización Democrática, de Abdullah Ocalan, capítulo por capítulo, cada 2 días.

La primera entrega de esta serie es la Introducción al primer libro,
«Manifiesto por una Civilización Democrática: la era de los dioses enmascarados y los reyes disfrazados».

Agradecemos la iniciativa a 'Nûçe Ciwan' y esperamos que el primer capítulo, reproducido aquí en castellano, sirva para animar a los lectores de Rojava Azadi Madrid a profundizar en los conceptos del Confederalismo Democrático mediante la lectura de los textos de Abdullah Ocalan.
Los libros en castellano pueden solicitarse en cualquier libreria. En la web Ocalan Books pueden verse todos los libros publicados.

Que el año que está a punto de comenzar traiga paz y libertad al pueblo kurdo y a todos los pueblos oprimidos, que la Revolución de las Mujeres llegue a todos los rincones del planeta y que reemprendamos el camino de respeto a la Madre Naturaleza, que es tanto como respetarnos a nosotrxs mismxs. ¡Viva la utopía!

Introducción

Tras la traición a la amistad por parte del estado-nación griego y su relación con la República de Turquía añadida a la ecuación de intereses, fui entregado a los EE.UU. (por tanto, a la CIA). Cuando me llevaron por primera vez a la prisión de Imrali, me recibió la entonces presidenta del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura (CPT), Silvia Casale. Me dijo: «Te quedarás en esta prisión e intentaremos encontrar algún tipo de solución bajo la supervisión del Consejo de Europa». Así quedé encadenado a las rocas de Imrali; condenado a vivir un destino más severo que el del mítico Prometeo.

Es importante exponer cómo y por qué abandoné Siria, ya que esto inició la cadena de acontecimientos que finalmente condujeron a mi secuestro. Mi marcha de Siria fue el resultado de la contradicción que surgió una vez más entre el valor que yo daba a la amistad y la política kurda de Israel. Tras su fundación, poco después de la Segunda Guerra Mundial, Israel trató de condescender con la cuestión kurda, pero era tan sensible que no toleró la solución alternativa a la cuestión kurda propuesta por nuestro movimiento, que se hizo más influyente. Nuestra alternativa propuesta no servía a los intereses de Israel. Sin embargo, no debo negar sus esfuerzos: el MOSSAD me invitó indirectamente a trabajar con ellos en su propia solución. Pero yo no estaba abierto a ello, ni lo deseaba, ni política ni moralmente.

Por otra parte, el gobierno sirio-árabe nunca quiso superar su alianza táctica con la dirección del PKK. La alianza con el PKK había sido parte de la respuesta de Siria a las amenazas que provenían de Turquía desde 1958 y a las extremas tendencias proisraelíes de Turquía. El PKK no se opuso a esa relación táctica. (Nadie quería ver que esta relación podía desembocar en una política kurda alternativa; así, los esfuerzos de las administraciones turcas fueron ineficaces). Pero, viendo que Hafez Al-Assad obtuvo el liderazgo sirio por la lucha de poder entre EEUU y la URSS, Siria no estaba en condiciones de mantener ninguna de sus alianzas tácticas tras la desintegración de la Unión Soviética. Incluso este breve recordatorio demuestra que, aunque la presión política de Estados Unidos y la presión militar de Turquía desempeñaron sin duda un papel, la verdadera potencia que me obligó a abandonar Siria fue Israel. No hay que olvidar que Israel y Turquía ya tenían acuerdos clandestinos en la década de 1950, y con el segundo acuerdo «antiterrorista» de 1996 se completó la alianza anti-PKK entre EEUU, Israel y la República turca. Otro factor crítico fue la coalición anti-PKK que la República turca había establecido con la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK) y el Partido Democrático del Kurdistán (KDP), los cuales ya tenían relaciones con EEUU e Israel; en otras palabras, con la Asamblea Federal Kurda y su administración establecida en 1992.

La combinación de todos estos factores adversos me llevó a abandonar Siria en 1998. Además, sabía que había llegado el momento de marcharme. Llevaba ya demasiado tiempo en Siria, atraído por los acontecimientos políticos en torno al Kurdistán y la amistad que esperaba que se tradujera en una cooperación estratégica. Debo admitir que altos cargos del gobierno sirio me habían advertido de sus inconvenientes. Sin embargo, no quería renunciar a mi creencia en el poder de la amistad y la cooperación entre los pueblos. Por esa misma razón me marché de Siria a Grecia. Quería desarrollar lazos de amistad con el pueblo griego, aprender de su cultura clásica y de su trágica historia. Mi única alternativa era irme a las montañas del Kurdistán. Dos factores me hicieron decidir no hacerlo. Primero, mi presencia atraería una fuerza militar masiva. Esto causaría graves daños a los civiles de la zona y a mis camaradas.
También podría llevar a que la lucha armada se convirtiera en el medio exclusivo de obtener una solución para la cuestión kurda. En segundo lugar, era urgente educar a los jóvenes que se unían a nuestra organización.

En resumen, las afirmaciones oficiales y extraoficiales en Turquía de «lo tenemos acorralado» y «vean los resultados que hemos obtenido» no reflejan del todo la realidad. A pesar de ello, Turquía sigue intentando atrapar a Irán e Irak del mismo modo que hizo con Siria. Tampoco se puede predecir el resultado de la alianza de Turquía con Siria e Irán. Si se intensifican los antagonismos entre Estados Unidos, la UE, Israel, Irán, Rusia y China, ¿estará preparada la República turca para las consecuencias? Sin embargo, mi peregrinación de tres meses entre Atenas, Moscú y Roma no ha sido inútil. Esta aventura me llevó a comprender la esencia de la modernidad capitalista -la base sobre la que se construye esta defensa- a pesar de sus muchas máscaras y disfraces. De no haber sido por esta perspicacia, o bien habría sido un nacionalista primitivo que aspiraba a un estado-nación, o bien habría acabado en un movimiento clásico de izquierdas. Así pues, mi cambio de pensamiento y de política puede atribuirse a esta aventura forzada. Ahora lo tengo claro: el verdadero poder de la modernidad capitalista no es su dinero ni sus armas; su verdadero poder reside en su capacidad para sofocar todas las utopías -incluida la utopía socialista, que es la última y la más poderosa de todas- con su liberalismo. A menos que se analice a fondo este poder del liberalismo, ninguna ideología escapará a ser la humilde sierva del capitalismo. No hay casi nadie que haya analizado el capitalismo tan exhaustivamente como Marx, o que se haya centrado en el Estado y la revolución tanto como Lenin. Sin embargo, hoy ha quedado mucho más claro que, a pesar de pretender ser su negación, la contribución de la tradición marxista-leninista al capitalismo en términos materiales y conceptuales fue significativa.

Para ayudar a encauzar a la humanidad en su corriente natural, necesitamos comprender al individuo y la sociedad que trajo consigo el liberalismo (explicaré esto con todo detalle más adelante). Además, para comprender mi propio destino, necesito comprender la modernidad capitalista que se esconde tras la representante del Consejo de Europa que me recibió en la prisión de Imrali. Toda la odisea fue planeada por Israel, Estados Unidos, la UE y una Rusia soviética desintegrada. Los gobiernos sirio, griego y turco tuvieron un papel secundario; sólo echaron una mano burocrática. La forma en que me capturaron demostró que la modernidad capitalista, de la que EE.UU. es líder mundial, es un sistema sin inhibiciones para oprimir y abusar. No es que yo no comprendiera el funcionamiento del Estado turco. Al contrario, en aquella época existía una sentencia de muerte para la kurdicidad. Tenía que elegir: o resistía -no renunciaba a mi honor, a mi humanidad, a mi kurdismo- o renegaba de lo que soy y me desvanecía en un oscuro cautiverio. Al principio estaba solo y muy débil, pero resistí. No voy a entrar en un discurso sobre esto; quienes lo hayan presenciado darán fe de que he luchado a fondo. Tampoco siento rabia por ello.
Pero sí siento rabia por no haber podido trascender los conceptos y la ideología subyacentes al sistema capitalista occidental. El sistema al que nos enfrentamos está supuestamente basado en los derechos humanos. Pero, en realidad, es un grupo de élite que manipula y explota al resto de la humanidad y a la naturaleza, desencadenando guerras siempre que les interesa. Son ellos los que dictan los papeles que debe desempeñar el resto de la humanidad.

Aunque la sociedad en la que nací no ha progresado realmente más allá de la cultura neolítica, ha integrado fácilmente los efectos negativos de las diferentes etapas de la civilización. La modernidad capitalista, combinada con las tradiciones más estrictas y conservadoras de Oriente Próximo, dio lugar a que nuestra sociedad se viera asediada por el ideal del nacionalismo étnico y el estado-nación. De hecho, esta es la ideología dominante en nuestra sociedad y de la que resulta más difícil desprenderse. Combinado con la posibilidad siempre presente de la violencia, este ideal nos esclaviza a todos en una vida sin oportunidades antes incluso de nacer. Sin embargo, no abandoné Turquía por la causa de la «gloriosa resistencia». De hecho, buscaba un respiro para la resolución de la cuestión nacional a la que nos dedicábamos mediante un análisis dogmático de izquierdas. El PKK no tenía ninguna posibilidad de sobrevivir en Oriente Próximo si no aprovechaba los vacíos del sistema. Aun así, el hecho de que el PKK haya sido capaz de librar una lucha armada ha sido importante por las implicaciones que ha tenido. Para los kurdos ha supuesto una mayor politización. El hecho de que los kurdos hayan podido liberarse progresivamente de los colaboracionistas clásicos ha significado que, por primera vez, se ha sentido y comprendido la alternativa de la libertad. Esta es exactamente la razón por la que este movimiento nunca ha sido abrazado por los llamados estados-nación «modernos» (Estados que en realidad se parecen a los regímenes despóticos de la época medieval); la razón por la que los colaboracionistas kurdos, los estados-nación de la región y los dirigentes imperialistas mundiales se confabularon para calificar al PKK de «organización terrorista». La falacia de que la ideología conquistadora del islam y la ideología nacionalista del liberalismo habían aniquilado y excluido a los kurdos de la historia fue destruida por el kurdo libre -un individuo kurdo libre y una sociedad kurda libre-. De hecho, no soy yo, sino este kurdismo libre, el que cumple la condena de aislamiento en esta prisión insular de un solo recluso. Que esta sentencia no se refiere al individuo Abdullah Öcalan queda claro por las políticas de encarcelamiento aplicadas diariamente durante los nueve años que he estado aislado en Imrali; no son las políticas que se aplican en la prisión turca media.

Llegué a comprender que Turquía no puede decidir luchar o hacer la paz en su propio nombre. El papel que se le ha asignado a Turquía es el de ser el vulgar gendarme, el perro guardián y el carcelero de todos los pueblos de Oriente Medio para hacerlos más susceptibles a la opresión y explotación del sistema capitalista. De ahí que las sociedades turcas y anatolias estables -tanto dentro como fuera de Europa- sean de vital importancia para el sistema. Las relaciones de Turquía con la OTAN y la UE deben entenderse en términos de estas políticas. Lo anterior debería bastar para ilustrar la imposibilidad de una defensa significativa ante el tribunal sin una comprensión profunda de la modernidad capitalista. También debería quedar claro que una defensa significativa no podría construirse únicamente sobre la base del derecho. Un enfoque político y estratégico superficial no sacará a la luz por qué no se aplicó la sentencia de «nuevo juicio» del tribunal(4) que también habría tenido importantes implicaciones para aclarar lo que supondría una solución kurda libre.

Los juicios de Imrali no fueron más que un simulacro. Respondí a ello con mi discurso de defensa titulado «Declaración sobre la solución democrática de la cuestión kurda» y, más tarde, con las exhaustivas alegaciones que presenté ante el Tribunal Europeo* de Derechos Humanos tituladas «Raíces de la civilización». Mi obra «En defensa de un pueblo» fue, en esencia, un intento de hacer comprensibles la verdadera democracia y la justicia6. Estas defensas, sin embargo, no sólo pretenden plantear el problema que supone la modernidad capitalista y la necesidad de superar esta modernidad; también pretenden determinar el sistema político de la democratización y su vínculo con la libertad como solución alternativa. Todo lo relacionado con el juicio de Imrali era un escaparate y, hasta el más mínimo detalle, estaba planeado de antemano: la fecha en que se anunciaría la sentencia, la elección del juez, la duración del juicio y cómo se utilizarían los medios de comunicación. No se me dio la oportunidad de defenderme adecuadamente. Todo el plan consistía en utilizarme lo mejor posible en relación con la cuestión kurda y todo lo demás tenía que estar al servicio de este fin. El calvario de Kenia no fue más que una violación de la legislación europea, keniata y turca, y la amenaza de la pena de muerte se cernió sobre mí para obtener resultados políticos. El plan era asustarme. En estas circunstancias, lo único que podía hacer era ofrecer una contribución política lo más amplia posible.

Por esta razón, mi defensa se basó en la argumentación política. Además, era necesario buscar respuestas de fondo a los errores que condujeron a este desenlace. Esto es lo que intenté hacer. Era la única manera de tener un papel mínimo en el juego de los conspiradores y de contribuir a la lucha por la libertad. Debo admitir que esperaba que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos declarara ilegal mi detención. Sólo este veredicto habría conducido a un juicio justo. Pero no se hizo. Más tarde, el tribunal no tuvo más remedio que determinar que se trataba de un juicio injusto. Tras una prolongada espera por un juicio justo, el Comité de Ministros del Consejo de Europa acordó escandalosamente archivar el caso, probablemente a cambio de importantes concesiones políticas del gobierno turco. Nadie cuestionó la gestión del gobierno turco de la sentencia del tribunal; en nombre de un nuevo juicio, el 11º Tribunal de lo Penal de Ankara y el 14º Tribunal de lo Penal de Estambul confirmaron unilateralmente la sentencia anterior. Mis abogados defensores han vuelto a llevar esta situación ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Será interesante ver la postura del Tribunal ante su propia sentencia. Había empezado a preparar una defensa adecuada para el nuevo juicio, sólo para descubrir que el juicio no sería más que un escaparate.

También llegué a comprender mejor el grado de comunicación y cooperación entre EE.UU., la UE y la República turca en relación con el PKK, conmigo y con la cuestión kurda en general. A Turquía, a cambio de amplias concesiones económicas, se le permitió eliminar la cuestión kurda en Turquía y parece que Turquía apoyará condicionalmente la construcción del Estado Federal kurdo en Irak. Está claro que hubo muchas discusiones con este fin. De hecho, las concesiones y la cooperación con EE.UU. se llevaron a cabo abiertamente en el caso de mi detención, la eliminación de la cuestión kurda en Turquía y la declaración del PKK como «organización terrorista». El FMI y los Criterios de Copenhague de la UE no son más que un pretexto para disfrazar la cooperación clandestina. Francamente, no esperaba un juego tan sucio y una actitud tan cuestionable por parte de las instituciones de la UE. Este resultado me llevó a cuestionar profundamente los derechos humanos y las normas democráticas de la UE. Llegué a la conclusión de que los problemas a los que nos enfrentamos tienen raíces muy profundas y, por tanto, requieren soluciones igualmente profundas. Sin duda, la UE tiene un enfoque progresista de los derechos humanos y la democracia y ofrece esperanza al resto del mundo. Sin embargo, la modernidad capitalista en sus raíces la ha atado tan firmemente que uno se vuelve pesimista sobre su futuro. Los revolucionarios rusos creían que la victoria de su revolución estaba garantizada si se producía una revolución en al menos una parte de Europa. Pero sus expectativas no se hicieron realidad. Por el contrario, la contrarrevolución liberal europea provocó la desintegración no sólo de la Rusia soviética, sino de todo el sistema que dirigía. Europa adopta el mismo enfoque ante las revoluciones democráticas de hoy. Si queremos evitarles un destino similar, el ideal europeo de lo que constituye la democracia no puede ser nuestro único modelo. En una época en la que el capital global está tan desarrollado, perseguir una democratización global sería más realista. En un paradigma de democratización global, la democracia, los derechos humanos y la libertad de Europa aportarían una contribución más significativa. Me di cuenta de que sin un análisis profundo y detallado de la modernidad capitalista como base de conceptos como república democrática, sociedad y nación, acabaría siendo simplemente superficial. Sin embargo, confío en que mis escritos posteriores contengan la profundidad necesaria. Tengo previsto desarrollar estas ideas en varios libros.

He esbozado a grandes rasgos por qué no se celebró mi «nuevo juicio», pero es necesario un análisis detallado. En mi anterior defensa, puse mucho cuidado en desvelar los orígenes de los principales problemas. Aunque un reduccionismo excesivo puede dar lugar a graves errores de interpretación en nuestro análisis de la modernidad, tenemos que correr los riesgos. He intentado minimizar los peligros que presenta el reduccionismo tratando las secciones principales en su totalidad. A continuación de este prólogo, hay un discurso sobre el método y el régimen de la verdad. Puesto que el método es la forma aceptada de analizar e investigar una cuestión específica, debería ser beneficioso definir primero el modus operandi empleado en el pasado y en el presente. Revelar las razones subyacentes en los aspectos positivos y negativos de los diversos enfoques del método sólo puede beneficiar a nuestro análisis. Para cualquier discurso serio es necesario resolver las cuestiones de «qué es la verdad» y «cómo podemos llegar a la verdad». Por lo tanto, trataré la cuestión de «cómo alcanzar mejor el sentido de la vida» bajo el régimen de la verdad. Aquí intentaré exponer el objetivismo y el subjetivismo junto con algunos de los principales teoremas que han cautivado la mentalidad humana.

Más adelante en el libro dejaré claro que las cuestiones relacionadas con la construcción de categorías fundamentales no pueden desligarse del tiempo y la ubicación. Las características y la formación de la sociedad se conciben como una cadena de meros «acontecimientos históricos» o como una narración abstracta, como si estos acontecimientos no tuvieran ubicación. Como resultado, estas percepciones sociales conducen a mucha retórica engañosa y demagogia. La «vida humana» tendrá más sentido si basamos las realidades sociales en el tiempo y el espacio de lo que es realmente importante. También veremos que muchas de las nociones y teoremas no son más que especulación y engaño. Más concretamente, consideraré el desarrollo histórico y local de la civilización actual.

En el segundo volumen, «La civilización capitalista: la era de los dioses desenmascarados y los reyes desnudos», intentaré mostrar el nacimiento del capitalismo y su impacto perjudicial en la sociedad. Aunque el capitalismo pueda parecer muy transparente, mostraré cómo el capitalismo ha utilizado el poder político y la ciencia para construirse a sí mismo y cómo los ha subyugado después. También mostraré cómo se ha establecido un círculo vicioso hegemónico sobre nuestras mentalidades mediante la creación de conflictos permanentes y el empleo del método, las nociones y los teoremas del cientificismo. Intentaré analizar su capacidad para transformar una gran variedad de movimientos opuestos -como la socialdemocracia, el anarquismo, la liberación nacional e incluso el marxismo- en una herramienta que puede ser utilizada en su propio beneficio. ¿Cómo fue posible que la mercantilización y el valor de cambio, despreciados por todas las sociedades, se convirtieran en los nuevos dioses que más tarde comandaron la sociedad? ¿Cómo fue posible que el limitado número de reyes que se disfrazaban con ropas de colores y tenían vidas separadas se multiplicaran más tarde y ya no pudieran diferenciarse de sus súbditos? Si proclama que es un sistema muy científico, poderoso y material, entonces ¿por qué las sociedades están al borde del agotamiento medioambiental e interno? Intentaré responder a estas preguntas. También cuestionaré el verdadero papel de la categorización científica en lo que respecta a los estados-nación en términos de su estructura económica, social e instituciones políticas y cómo añaden significado a la vida o la vacían de sentido. También intentaré aclarar el papel del liberalismo, el nacionalismo y el individualismo.

En el volumen tres, «Sociología de la libertad», examinaré cómo podemos alcanzar un estilo de vida utópico y libre. Me centraré en la nueva mentalidad necesaria para llegar a la tan cacareada «vida libre». Las formas capitalistas modernas han hecho que el dualismo antagónico de muerte y vida carezca de sentido, y al hacerlo desprende a la vida de todos sus aspectos mágicos y poéticos y crea una era de muerte perpetua, similar al día del juicio final. La alternativa de la vida libre utópica no es ni una forma de producción ni una sociedad, sino una vida que puede ser construida diariamente por las comunidades.

En el cuarto volumen me centraré exclusivamente en Oriente Próximo en la era del capitalismo. No sólo evaluaré cuáles son los aspectos fundamentales que hacen posible que Oriente Próximo se mantenga en pie a pesar de las dos Guerras Mundiales urdidas por el capitalismo, sino que también me preguntaré por qué se ha convertido en una de las regiones más problemáticas del mundo. Como escenario de lo que podría llamarse la Tercera Guerra Mundial, ¿cuál será su probable futuro? ¿Cómo interpretar su resistencia contra la modernidad capitalista? ¿Puede esta región, que fue cuna de la civilización pero que ahora es un cementerio, convertirse en la región que pueda hacer la transición hacia utopías libres? ¿Podría esta región reconstruir sus valores sublimes para ofrecer «estilos de vida libres» significativos, cautivadores y poéticos? ¿Será capaz al mismo tiempo de romper las formas e ídolos materiales y científicos de la modernidad capitalista para hacer posible la vida libre? ¿Se logrará la constitución de métodos de administración democráticos, grupos de producción respetuosos con el medio ambiente y asambleas significativas de sabiduría? Intentaré responder a estas preguntas fundamentales.

La situación de los kurdos sigue siendo trágica. Se puede decir que los kurdos son una nación que no es una nación. En ninguna parte se encontrará otra nación, otra comunidad humana distinta, que haya huido de -se haya visto obligada a huir de- sus propios valores esenciales. No se les puede llamar una nación débil, una nación carente de capacidad de lucha: la naturaleza de su tierra y sus características hereditarias les han convertido en fieros luchadores, y el valor potencial de las mujeres y los jóvenes es muy alto. Sin embargo, se han vuelto tan cobardes que han llegado a temer a sus propias sombras. La situación general en Oriente Próximo podría exigir algún día que EE.UU. tenga que elegir a los kurdos como su nuevo aliado estratégico en Oriente Próximo. Israel tiene su propio proyecto kurdo. Sin embargo, sería un error considerar el papel de los kurdos en este nuevo periodo de caos como de mera colaboración. La gran mayoría, que anhela vivir una vida de libertad, encontrará a los campeones para cumplir esta expectativa. Tiene la posibilidad tanto de dejar atrás su modo de vida medieval como de escapar al ideal de
del estado-nación de la modernidad capitalista, un sistema que no ha dado a ninguna nación la posibilidad de vivir una vida de libertad. Dadas las características históricas, geográficas y hereditarias del Kurdistán y de los kurdos, el confederalismo democrático es el formato político más adecuado. Esta forma de gobierno ofrece también la mejor posibilidad de alcanzar los ideales de libertad e igualdad. Además, evitará los problemas que acarrearía el establecimiento de un nuevo estado-nación. Por lo tanto, la Unión de Comunidades del Kurdistán (Koma Civakén Kurdistan, KCK) será la entidad encargada de resolver los problemas con los rígidos estados-nación que la rodean. La KCK puede ser el modelo principal para un confederalismo democrático de Oriente Medio que reúna a aquellos cuyas vidas libres fueron destruidas por las guerras de los estados-nación impuestas al antiguo mosaico de los pueblos de Oriente Medio: los árabes, los iraníes, los turcos, los kurdos, los armenios, los griegos, los judíos, los caucásicos y todos los demás que sueñan con una vida libre y una comodidad material. Pero si la situación actual diera lugar a una república federal democrática a partir del caos de Irak, esta forma de gobierno también puede desempeñar un papel protagonista. La «Tercera Guerra Mundial» de la modernidad capitalista no tiene fin. El resultado vendrá determinado por los esfuerzos y las iniciativas de los grupos dirigentes, de los cuales el PKK es sólo uno.

Sólo podremos superar este sistema que se alimenta de un continuo estado de guerra dentro y fuera de la sociedad constituyendo centros significativos de resistencia y justicia contra la explotación y el poder, y abrazando cada vez más nuestra utopía de libertad. Todos los demás caminos no parecen ser más que círculos viciosos. Escribo en condiciones de total aislamiento en la isla de Imrali. En estas condiciones, no he podido realizar las investigaciones necesarias para los reconocimientos de rigor. Pero las obras de los líderes de la humanidad, que han contribuido al conjunto de la sociedad humana, han sido para mí una fuente de conocimiento. No es posible enumerarlos a todos. Dedico esta defensa a los que han sido y serán buenos amigos y camaradas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies