Los kurdos, dañados por la batalla de la cárcel, dicen que necesitan ayuda contra el Estado Islámico

La gente regresa a Hassakeh, Siria, el domingo tras los intensos combates. (Baderkhan Ahmad / Associated Press)

Fuente: Los Angeles Times

Autora: SAMYA KULLAB

Fecha de publicación original: 4 de febrero 2022

HASSAKEH, Siria –

Semanas después de la larga y furiosa batalla con los militantes del Estado Islámico por una prisión en el noroeste de Siria, los restos destrozados de un coche utilizado por los terroristas suicidas todavía permanecían fuera de su perímetro. Las grúas colocaron nuevos muros de cemento para cerrar la entrada.

En el muro exterior de la prisión quedaban agujeros abiertos, un ominoso recordatorio de los reclusos del Estado Islámico que escaparon durante los combates.

La batalla por la prisión de Gweiran ha terminado. Han sido necesarios 10 días, pero las fuerzas kurdas sirias respaldadas por Estados Unidos han derrotado finalmente a los militantes que atacaron la instalación en la ciudad de Hassakeh, con el objetivo de liberar a sus compañeros encarcelados en su interior, en la mayor y más impactante operación del grupo en años.

Pero el impacto sigue resonando. Los residentes de los distritos vecinos están encerrados mientras los combatientes kurdos cazan a los militantes fugitivos que se esconden entre ellos.

«Pregunte a todo el mundo aquí y le dirá lo mismo: estamos aterrorizados», dijo Muna Farid, una madre de cinco hijos que vive en el barrio de Gweiran, que da nombre a la prisión, haciéndose eco de las preocupaciones de decenas de residentes por los combatientes ocultos del Estado Islámico.

Los administradores kurdos de la región dicen que el ataque demuestra lo que llevan diciendo desde hace tiempo: No están recibiendo suficiente ayuda para enfrentarse a Estado Islámico a medida que éste recupera fuerzas.

Las Fuerzas Democráticas Sirias lideradas por los kurdos dicen que el ataque a la prisión del 20 de enero no fue una sorpresa para ellos. Fuentes de inteligencia locales habían estado mostrando un número creciente de células durmientes del Estado Islámico en la zona. Pero dicen que se vieron obstaculizados a la hora de actuar debido a múltiples presiones, como los conflictos con Turquía, la insuficiente ayuda internacional y la crisis económica de Siria.

«La principal razón por la que las células durmientes del Estado Islámico se han reforzado y fortalecido es el silencio internacional y el escaso apoyo para luchar contra el terrorismo», dijo Haval Qortay, jefe de la unidad de comandos que combatió al Estado Islámico en la prisión, utilizando su nombre de guerra. «Contamos con recursos que no son suficientes para luchar».

Estado Islámico sufrió un golpe con la incursión estadounidense del jueves en el noroeste de Siria que mató al líder del grupo, Abu Ibrahim Hashimi Qurayshi. Pero es poco probable que descarrile la persistente insurgencia del grupo en Irak y Siria desde que su mando se volvió mucho más descentralizado tras la derrota territorial del grupo hace dos años.

«Desde hace algún tiempo, la cúpula de ISIS ha estado proporcionando una orientación amplia y estratégica a la organización global, pero no el mando y el control diario», dijo Dareen Khalifa, analista principal del International Crisis Group. «Los diversos elementos de ISIS seguirán implementando sus insurgencias locales hasta que se nombre al nuevo sucesor».

Desde que Estado Islámico perdió su último control sobre cualquier territorio en 2019, sus militantes se han escondido en células que han estado llevando a cabo ataques de bajo nivel de atropello en Siria e Irak, principalmente dirigidos a las fuerzas de seguridad. Esos ataques han ido en aumento, lo que hace temer que el grupo esté ganando impulso.

En el noreste de Siria, gobernado por una administración dominada por los kurdos, las Fuerzas Democráticas Sirias han sido el principal grupo que intenta reprimir al Estado Islámico, con el respaldo de varios cientos de soldados estadounidenses.

Al mismo tiempo, las FDS tienen que vigilar a unos 10.000 combatientes del Estado Islámico capturados en unas dos docenas de centros de detención, incluidos 2.000 extranjeros cuyos países de origen se han negado a repatriarlos. También supervisa a unos 62.000 familiares de combatientes del Estado Islámico, en su mayoría mujeres y niños en el campamento de Hol. Muchos de esos familiares siguen siendo partidarios acérrimos del Estado Islámico, y en el campamento se han producido brotes de violencia entre los militantes.

Khalifa dijo que las Fuerzas de Autodefensa han hecho un «trabajo notable» en la lucha contra el Estado Islámico y en la estabilización de las zonas que capturaron del grupo durante la larga campaña que derribó el llamado califato.

Pero dijo que también tiene dificultades en múltiples frentes. En particular, sus frecuentes enfrentamientos con Turquía, que considera a la facción kurda que dirige el este de Siria como un grupo terrorista, socavan la lucha contra el Estado Islámico. Además, muchos residentes árabes de la región no confían en que las Fuerzas de Autodefensa permanezcan, temiendo que los estadounidenses se retiren o que el gobierno de Damasco recupere el control de la zona, por lo que son reacios a ponerse en peligro proporcionando información de inteligencia contra los militantes.

La prisión de Gweiran, la mayor de las gestionadas por las Fuerzas de Autodefensa, se instaló en el campus de una escuela, lo que pone de manifiesto que las Fuerzas de Autodefensa han tenido que improvisar centros de detención para los militantes.

El 20 de enero, unos 200 militantes atacaron la prisión, en coordinación con un motín de los internos. Los atacantes entraron, liberaron a algunos prisioneros, tomaron a los guardias como rehenes y resistieron a los combatientes de las Fuerzas de Autodefensa durante días, incluso cuando los aviones de la coalición liderada por Estados Unidos atacaron sus posiciones en repetidas ocasiones.

Al menos 121 combatientes de las Fuerzas de Autodefensa y guardias de la prisión y más de 380 militantes murieron antes de que las Fuerzas de Autodefensa recuperaran finalmente el control.

El jefe del comando Qortay dijo que las Fuerzas de Autodefensa sabían desde hace tiempo que la prisión sería un objetivo del Estado Islámico y que habían recibido información sobre un número creciente de células durmientes en la zona. Algunos militantes se hacen pasar por civiles en los puestos de control, dijo. Otros se trasladan a las ciudades, alquilan apartamentos y mantienen un perfil bajo.

Cuando estalló el ataque, las unidades de Qortay formaron un cinturón alrededor de la prisión y los barrios residenciales cercanos. Durante los combates, algunos miembros del Estado Islámico se escondieron en casas de civiles, lo que ralentizó a las Fuerzas de Autodefensa al tratar de evitar víctimas civiles, dijo Qortay.

Ahora la prisión está totalmente bajo el control de las SDF, dijo, pero espera más ataques. Los militantes siguen escondidos, literalmente, al otro lado de la calle. Las tropas de las Fuerzas de Autodefensa siguen realizando incursiones para encontrar células durmientes, basándose en la información de los residentes.

Un residente del barrio de Gweiran contó a Associated Press que informa a las autoridades locales cada vez que ve a un extraño en su calle. Les ha hablado de al menos ocho desde la fuga de la prisión, incluido uno escondido en un depósito de agua.

«Conozco a todo el mundo en esta zona. Si veo una cara nueva, la denuncio directamente», dijo. La AP no lo identifica por su seguridad.

Pero los residentes también están enfadados por la represión de las SDF en tres barrios cercanos a la prisión. Con armas de fuego, los soldados de las Fuerzas de Autodefensa en las entradas de los distritos prohíben a los lugareños salir hasta que sus zonas estén limpias de militantes.

Se permite la entrada de suministros, pero los residentes dicen que no es suficiente. Decenas de personas se quejaron de la escasez de alimentos y agua potable. Las madres dijeron que no tenían suficiente leche para sus bebés ni comida para alimentar a sus familias.

Fatma Khodr estaba sentada en los escalones de su casa hablando por teléfono, suplicando a un vecino que le diera el pan que le quedaba.

«Somos los que más estamos sufriendo tras este atentado. … Tememos a Daesh, pero también necesitamos agua», dijo, utilizando el nombre árabe del Estado Islámico.

La capacidad de los militantes para llevar a cabo un ataque tan importante, incluso en medio de las advertencias de los servicios de inteligencia, fue un duro golpe para las Fuerzas de Autodefensa. La fuerza espera demostrar a las potencias mundiales que necesita más apoyo, después de quejarse durante mucho tiempo de que se le ha dejado en gran medida solo para evitar el resurgimiento del grupo en Siria.

En un día reciente, las nubes se cernieron sobre un funeral por 23 de los soldados de las SDF muertos en la batalla de la prisión. Miles de personas acudieron a presentar sus respetos. Entre ellos, Ibrahim Ismail, un comerciante de la zona.

«Sus muertes fueron un shock para todos nosotros», dijo.

Después, la multitud guardó silencio en señal de recuerdo. Los retratos de los muertos se mantuvieron en alto mientras los ataúdes cubiertos con los colores kurdos de la región pasaban por el mar de cuerpos humanos.

Un altavoz hizo sonar un verso del Corán: «No penséis que los que mueren en el camino de Dios están muertos». Ismail completó el verso en un susurro para sí mismo: «Están vivos, con su Señor, prosperando».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies