Las tribus petroleras del KRG a sus rencillas en vez de ocuparse del país

Al Monitor– Amberin Zaman – 9 diciembre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Las rencillas familiares entre los líderes kurdos iraquíes envalentonan a Irán

Los líderes kurdos iraquíes se enfrentan entre sí en lugar de cerrar filas mientras Irán lanza una lluvia de ataques transfronterizos con misiles y drones contra la región y amenaza con una invasión terrestre.

SULAIMANIYAH/ERBIL, Kurdistán iraquí – El Kurdistán iraquí, con su aura de relativa calma y su ambiente favorable a Occidente, fue aclamado durante décadas como el otro Irak. Hoy, el Kurdistán iraquí está siendo atacado. Desde principios de año, Irán ha llevado a cabo una serie de ataques transfronterizos con misiles y drones contra la región kurda, dirigidos contra su capital, Erbil, y más recientemente contra las milicias kurdo-iraníes, a las que Teherán culpa de las protestas masivas que han sacudido el país desde la muerte, el 16 de septiembre, bajo custodia policial, de la mujer kurdo-iraní Mahsa Amini. Decenas de personas, entre ellas mujeres y niños, han muerto en las protestas, que han llevado al menos a una compañía aérea internacional a interrumpir temporalmente el servicio a Erbil. Irán amenaza ahora con una invasión terrestre si el Gobierno Regional del Kurdistán (KRG) sigue haciendo caso omiso a sus exigencias de desarmar y detener a esos grupos, algo que, según las autoridades kurdo iraquíes, les resulta imposible.

Ante tal adversidad, los líderes kurdos deberían estar cerrando filas. En lugar de ello, se enfrentan entre sí, tejiendo una red de intrigas que haría sonrojar a Maquiavelo.

Las disputas han hecho que los aproximadamente cinco millones de kurdos de la región estén cada vez más descontentos y luchen por llegar a fin de mes, con un flujo constante que arriesga la vida para llegar a Europa por medios ilegales.

Bestoon Saied, vendedor en el principal bazar de Sulaimaniyah, resumió los sentimientos transmitidos en múltiples entrevistas callejeras en tres ciudades, diciendo a Al-Monitor: «No creo en ninguno de los partidos, en ninguno. Todos son corruptos».

Las tensiones dieron un giro sangriento cuando Hawkar Jaff, un alto funcionario de los servicios de inteligencia, fue asesinado el 7 de octubre por una bomba colocada en su coche en Erbil. El asesinato suscitó advertencias de una vuelta a la guerra fratricida que enfrentó a los dos principales partidos políticos de la región, el Partido Democrático del Kurdistán (KDP) y su rival más débil, la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK), a principios de la década de 1990.

«Espero que sea un error garrafal, pero creo que la crisis podría agravarse. El asesinato de Hawkar podría ser la primera ficha del dominó», declaran Bilal Wahab, becario Nathan y Esther K. Wagner del Instituto Washington de Política Exterior.

Aunque estos temores puedan parecer exagerados, no cabe duda de que la crisis es una de las peores y más difíciles de solventar de los últimos años. Por un lado, debilita a los kurdos iraquíes frente al recién nombrado gobierno del Primer Ministro Mohammed Shia al-Sudani, con el que tímidamente esperan negociar una nueva ley del petróleo y el gas y su participación en el presupuesto iraquí.

En el último año, Bagdad ha estado apretando las tuercas a Erbil, amenazando con llevar a los tribunales a las compañías petroleras que operan en la región kurda.

Los analistas advierten de que dejar sin resolver las disputas podría dar a Irán una mayor influencia sobre el Kurdistán iraquí, justo cuando Turquía establece más bases militares en el interior de sus fronteras septentrionales en su guerra actual contra los militantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán.

«Lo que es posible es que el Gobierno Regional del Kurdistán se desplegara por ejemplo, si Irán realizara una incursión terrestre y fueran recibidos por las milicias chiíes del lado iraquí», observa Wahab. «Si los ataques iraníes y turcos y la amenaza de una invasión terrestre iraní no fueran suficientes para crear unidad de propósitos ın el KRG, ¿entonces qué lo haría?».

El otro resultado, potencialmente más probable, es una división más dura del Kurdistán entre la zona acomodada «amarilla» controlada por el PDK al norte, donde prevalece en gran medida Turquía, y la más pobre «verde» controlada por el PUK al sur, dominada por Irán, lo que frenarla aún más los suelos de un Kurdistán independiente.

Bafel Talabani, el cándido líder de la PUK, que creció en el sur de Londres y fue entrenado por la Legión Extranjera francesa y las Fuerzas Especiales británicas, así lo insinuó en una reciente entrevista con Iraq Oil Report. La incapacidad de ambas partes para resolver sus diferencias podría conducir a «diferentes soluciones», dijo, «desde el divorcio amistoso hasta el viejo tribal: ‘Me divorcio de ti, me divorcio de ti, me divorcio de ti’ tres veces en el espejo o lo que sea».

Funcionarios de ambas partes afirman que sólo la mediación estadounidense puede poner fin a sus disputas, al igual que ocurrió a mediados de la década de 1990. Pero Irak ha descendido en la lista de prioridades de Estados Unidos y aún más desde la invasión rusa de Ucrania en febrero. Alina Romanowski, embajadora estadounidense en Bagdad, ha estado instando a las partes a la calma, pero poco más allá.

Unos 30 años después de que los kurdos establecieran su incipiente Estado bajo protección estadounidense, la región del Kurdistán sigue separada por puestos de control controlados por peshmerga armados afiliados a las respectivas partes. «Es como entrar en otro país, es muy embarazoso. Es como si no existiera un único Kurdistán», afirma Mustafa, que estudia enfermería en Sulaimaniyah. El PDK y la PUK tienen «ejércitos y armas, no puedes cambiarlos a través de los votos. En las últimas elecciones [de 2019] mi familia, mis amigos, nadie votó. ¿De qué sirve?», suspira.

Con sus superficies irregulares, su mala señalización y sus curvas inesperadas, la carretera que conecta Erbil con Sulaimaniyah permanece prácticamente inalterada desde que este corresponsal la recorrió por primera vez hace unos 30 años. El contraste con las relucientes autopistas que conectan las principales ciudades de la zona controlada por el PDK dice mucho de las desigualdades entre los bandos. Entonces, como hoy, las diferencias entre los dos partidos se deben a la lucha por el dinero y el poder.

Incluso antes de que empezaran a enfrentarse, en principio por quién debería convertirse en el próximo presidente de Irak, un cargo reservado a los kurdos, Bafel se abrió su propio camino hacia el poder sin oposición sobre la PUK el pasado noviembre. Con la ayuda de Nechirvan, destituyó a su primo Lahur como copresidente del partido y despidió a sus jefes de inteligencia en un golpe incruento.

El bando de Lahur insiste en que Jaff, que desertó al PDK tras la expulsión de Lahur, fue asesinado por orden de Bafel. Las autoridades del KRG, aparentemente con el beneplácito de Masrour, emitieron órdenes de detención contra los agentes de contraespionaje de la PUK presuntamente implicados en el crimen, lo que avivó las tensiones entre ambas partes.

Bafel niega cualquier implicación y ha acusado a Lahur de intentar matarle haciendo que sus hombres le echaran Dioxina, un medicamento para el corazón, en su zumo de naranja. «Querían que pareciera una sobredosis», declaró a Al-Monitor una fuente de alto rango de la PUK. Lahur dijo a Al-Monitor en una entrevista reciente que no había hecho tal intento.

Azhi Amin, ex jefe de la unidad de relaciones exteriores de la inteligencia de la PUK, llamada Zanyari, que solía estar bajo la supervisión de Lahur. Tras el derrocamiento de Lahur, Amin fue ascendido a jefe de Zanyari, pero fue despedido siete meses después. Durante una entrevista, la primera que concede a un periodista, Amin declaró: «Durante unos meses, Bafel se vio presionado por un país vecino para que me apartara del poder y finalmente lo hizo». Aunque no lo dice abiertamente, probablemente se refería a Irán, país con el que se dice que Bafel mantiene estrechos lazos. Cuando las fuerzas gubernamentales iraquíes y las milicias chiíes respaldadas por Irán arrebataron el control de Kirkuk a las fuerzas kurdas tras el referéndum sobre la independencia kurda organizado por el PDK en 2017, muchos señalaron a Bafel.

«Durante los últimos 20 años, he trabajado con países occidentales, incluido Estados Unidos, para disminuir la hegemonía de Irán en la región kurda y en Irak», dijo Amin a Al-Monitor mientras tomaba el té en una de sus villas en Erbil. Sus suelos estaban cubiertos de exquisitas alfombras iraníes. «Hemos capturado a docenas, si no cientos, de oficiales y agentes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní que han intentado desestabilizar la región kurda».

«El Prımer Ministro Masrour Barzani quiere establecer un gobierno unido que gobierne toda la región por igual. Sin embargo, hay algunos grupos mafiosos en Sulaimaniyah que se oponen a este proceso«, añadió Amin.

En una entrevista con Al-Monitor en Erbil, Qubad rechazó enérgicamente las afirmaciones de Amin. «Azhi era un buen operativo, pero no era un buen jefe de Zanyari. Era caótico y muy combustible. También empezó a militarizar el servicio, lo que iba en contra de su mandato como organización de inteligencia.» La «gota que colmó el vaso», añadió Qubad, «fue que mezcló sus intereses personales y empresariales con cuestiones relacionadas con terrenos y propiedades de la agencia».

Cuando sus relaciones con los hermanos Talabani se deterioraron, Amin desertó al PDK, supuestamente llevando consigo información sensible. Amin niega rotundamente esta afirmación. «Soy un profesional de la inteligencia; mi prioridad es proteger la inteligencia y mis fuentes», declaró a Al-Monitor.

Mediodía en Erbil

En octubre, las fuerzas de seguridad de la PUK asaltaron los domicilios de sus cuatro esposas y su madre en Sulaimaniyah. Se dice que Amin amenazó entonces a Qubad y a su familia en una llamada telefónica. Amin también lo niega. «Le dije que el Kurdistán no puede ser una Suiza ni para ti ni para mí», declaró a Al-Monitor. No dio más detalles.

El 25 de octubre, Darbaz Rasool, hijo de una figura destacada de la PUK, reunió a sus hombres en torno a la villa de Qubad, en las afueras de Erbil, temiendo un ataque de Amin contra la esposa y los dos hijos del menor de los Talabani. Amin llegó al lugar con algunos de sus hombres. Dice que fue para asegurarles que no pretendía hacerles daño. Fue un punto de inflexión.

Qubad dejó de asistir a las reuniones del gabinete. Cuando se le preguntó por qué, Talabani se limitó a decir: «No quiero hablar de esto públicamente. Es una cuestión que he planteado internamente y la trataré de una forma u otra internamente».

Se dice que Qubad espera una llamada telefónica de Masrour sobre el asunto. «El hecho de que ni el primer ministro ni el ministro del Interior se pusieran nunca en contacto con él tras las amenazas proferidas por Azhi Amin le ha dejado decepcionado y enfadado», declaró una fuente de la PUK próxima a Qubad.

Otro motivo de queja es el reparto de los ingresos. Bafel declaró a Iraq Oil Report que «por alguna extraña razón, en lugar de [como] todos los demás países del mundo -donde todo el dinero de la frontera, todo el dinero de los impuestos va a una olla y luego se divide- eso no es lo que ocurre aquí». Talabani añadió: «No se espera que Birmingham cuide de Birmingham, y todos los demás ponen su dinero. … Por desgracia, empieza a parecer, francamente, una sanción financiera».

También se dice que Qubad y Bafel están enfadados por la forma en que se está llevando a cabo la investigación del asesinato de Jaff, especialmente por las órdenes de detención dictadas contra los funcionarios de seguridad de la PUK.

Qubad insiste en que «no es difícil trabajar con él», y la mayoría de las personas que le conocen coinciden. «En el último gabinete, Nechirvan me cubrió las espaldas y yo le cubrí las suyas. Sobrevivimos juntos a muchas crisis. Entonces éramos un equipo».

En cuanto a su hermano, Qubad dijo: «Bafel es muy estratégico y muy inteligente. No se le reconoce lo suficiente. Pero tiene mal genio. Lo que Bafel no tolera es que le metan mano».

Recientemente, Bafel frustró los planes del KRG de construir nuevos gasoductos al impedir que el grupo kurdo iraquí KAR, adjudicatario del contrato de construcción y conocido por su proximidad al KDP, accediera a territorio de la zona PUK. Está previsto que los gasoductos lleven gas a Turquía y lo exporten a Europa. Bafel afirmó que a KAR «se le dio» el contrato y no «se le adjudicó».

Nadie sabe hasta dónde llegarán las partes. Mohammed A. Salih, analista de asuntos kurdos, afirma: «A pesar de la acalorada retórica, hay voluntad por ambas partes de contener las tensiones y evitar que se descontrolen».

«También hay mucho en juego para ambas partes, sobre todo su supervivencia como actores poderosos con grandes intereses comerciales», afirmó.

Con unas elecciones generales previstas para septiembre de 2023 como muy tarde, los bandos no pueden permitirse alienar aún más a la población paralizando el gobierno de forma que la vida cotidiana sea aún más difícil. «El equilibrio de poder en el Kurdistán también está ligado a realidades y ecuaciones geopolíticas más amplias, y esto significa que ciertos límites de poder no se alterarán fácilmente», declaró Salih a Al-Monitor. Sin duda, así es como la antigua generación de Barzanis y Talabanis habría visto las cosas. En cualquier caso, se necesitará algo más que una llamada telefónica para arreglar el desaguisado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies