Las fuerzas kurdas del nordeste de Siria realizan una redada de seguridad en el campamento al-Hol

Al-Monitor – 29 marzo 2021 – Traducido por Rojava Azadî Madrid

Un miembro de los servicios de seguridad interna kurdo-sirios, conocidos como Asayish, hace guardia durante la liberación de personas sospechosas de estar relacionadas con combatientes del grupo Estado Islámico (EI) en el campamento de Al-Hol, gestionado por los kurdos, en la gobernación de Hasakah, en el noreste de Siria, el 19 de enero de 2021.

Las Naciones Unidas declararon que la operación en al-Hol interfirió con los servicios humanitarios, pero el ejército estadounidense, que apoyó la operación, dijo que esta interrupción fue mínima. La violencia ha aumentado mucho en el campamento este último año.

Las fuerzas de seguridad del nordeste de Siria iniciaron una redada de seguridad el pasado domingo en el conocido campamento Al-Hol, que alberga a muchas familias del Estado Islámico (EI). Este año se ha producido un brote de violencia en el campamento en medio de un lento proceso de repatriación de los detenidos.

Las fuerzas locales detuvieron a nueve personas en el campamento, entre ellas el alto dirigente del EI Abu Saad al-Iraqi. Las organizaciones humanitarias no gubernamentales siguieron prestando servicios durante toda la operación con una “interrupción mínima”, según dijeron las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, Syrian Democratic Forces) en un comunicado el domingo.

Al-Hol alberga a unas 62.000 personas con distintos grados de afiliación al EI y está situado en el nordeste de Siria, cerca de la frontera con Irak. Las mujeres y los niños constituyen la mayoría de la población del campamento. Muchos son esposas e hijos de combatientes del EI, pero otros son desplazados que vivían en territorio del EI cuando las SDF derrotaron al EI. La mayoría de sus habitantes son sirios e iraquíes, pero también hay varios miles de extranjeros procedentes de Europa, la antigua Unión Soviética, Asia oriental y otras zonas.

La operación fue llevada a cabo por 5.000 oficiales de la Asayish con la ayuda de las SDF. Las SDF dirigidas por los kurdos son la principal fuerza militar de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria. La Asayish es la fuerza de seguridad interna de la región, y estos dos grupos controlan Al-Hol junto con funcionarios de la administración civil. La administración está dirigida por el grupo político kurdo Partido de la Unión Democrática, y su territorio tiene una población mixta de kurdos, árabes, cristianos siríacos y otros.

La coalición contra el EI liderada por los Estados Unidos también proporcionó apoyo de inteligencia y siguió de cerca la operación, informó The Associated Press. Las FDS reciben un considerable apoyo militar de la Coalición Internacional.

El portavoz de la coalición, el coronel del ejército estadounidense Wayne Marotto, elogió la operación en un comunicado. Afirmó que la operación continuó el lunes, y que la Asayish trasladó a un residente iraquí a un hospital después de que el ISIS le disparara.

El secretario general adjunto de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, dijo que los servicios humanitarios se interrumpieron durante la operación.

«El ejercicio ha obligado a suspender muchos servicios humanitarios», dijo en un comunicado el lunes. «Se está examinando a los residentes, incluidos los niños, y se están registrando sus tiendas de campaña.

Lowcock señaló que le preocupa la posibilidad de que se violen los derechos de los residentes con los controles de seguridad.

«La seguridad debe proporcionarse de manera que no ponga en peligro a los residentes ni viole sus derechos y que no restrinja el acceso humanitario», dijo.

Al-Hol lleva mucho tiempo sufriendo unas condiciones de vida y seguridad deficientes, pero este año la situación de seguridad se ha deteriorado aún más. Dos adolescentes fueron asesinados este mes, y en febrero, un empleado de Médicos Sin Fronteras fue asesinado cuando se encontraba en la tienda de campaña en la que vivían. Los 20 asesinatos que se produjeron en Al-Hol en enero constituyeron tres veces más que la media mensual.

Las autoridades locales han pedido en repetidas ocasiones a los gobiernos extranjeros que retiren a sus ciudadanos de los campos del noreste de Siria. El año pasado se produjeron varias repatriaciones, entre ellas las de Alemania, Finlandia, Francia y Uzbekistán. Otros gobiernos han eludido su responsabilidad. En febrero, Australia revocó la ciudadanía de un presunto asociado del EI que cruzó a Turquía desde Siria, alegando motivos de seguridad.

Para más información: https://www.al-monitor.com/originals/2021/03/kurdish-forces-northeast-syria-conduct-security-raid-al-hol-camp#ixzz6qsAm011G

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies