Las fuerzas kurdas aceptan entregar petróleo y el régimen sirio reabre los cruces

El gobierno sirio ha reabierto los cruces entre las zonas que controla y las que están en manos de las fuerzas dirigidas por los kurdos en el noreste de Siria a cambio de envíos de petróleo.
Camiones transportan mercancías en el puesto de control de Morek, controlado por los yihadistas, entre las provincias sirias de Idlib y Hama, el 18 de julio de 2018.

Fuente: Al-Monitor

Autor: Mohammed Hardan

Fecha de publicación original: 8 de abril de 2021

El gobierno sirio cerró el 21 de marzo los cruces de al-Tabqa, al-Hawra y al-Sabkha en el campo de Raqqa. El cierre impidió el paso de civiles y camiones comerciales entre las zonas controladas por el gobierno en el noreste de Siria y las que están en manos de las Fuerzas Democráticas Sirias, y provocó un aumento de los precios de los alimentos, los materiales de construcción, los medicamentos y el equipo médico en las zonas controladas por las Fuerzas Democráticas Sirias.

Los cierres parecen estar destinados a presionar a las SDF para que permitan la entrada de más combustible en las zonas controladas por el régimen, que se encuentran en una crisis de combustible asfixiante, ya que la mayoría de los pozos de petróleo se encuentran en la zona están bajo el control de las SDF.

El 4 de abril se reabrieron los cruces después de que las SDF accedieran a suministrar petróleo a las zonas controladas por el régimen. A cambio, el gobierno accedió a permitir la importación de alimentos, medicinas y otros suministros en las zonas controladas por las SDF.

Según el acuerdo, las Fuerzas de Autodefensa suministrarán a las zonas controladas por el gobierno unos 200 camiones de petróleo a la semana, y los vehículos comerciales que vengan de las zonas controladas por el gobierno a las zonas controladas por las Fuerzas de Autodefensa pagarán una tasa de tránsito de hasta el 30% del valor de las mercancías. Las personas que entren en las zonas de las SDF desde las zonas controladas por el gobierno pagarán una tasa de 5.000 libras sirias (1,50 dólares).

Una fuente de la administración autónoma liderada por los kurdos en el norte y el este de Siria dijo a Al-Monitor bajo condición de anonimato: “Las zonas que controlamos necesitan productos y otros alimentos que sólo pueden conseguirse importándolos de las zonas vecinas, y después de que el régimen sirio cerrara los cruces, nuestras zonas se quedaron sin alimentos. Como resultado, los productos disponibles en el mercado se vendían a precios más altos, ya que nadie sabía cuándo se reabrirían los cruces. Nos pusimos en contacto con el régimen sirio para saber por qué se habían cerrado los pasos. Nos dijeron que las zonas del régimen están sufriendo una crisis de combustible después de que Irán no pudiera suministrarle petróleo debido al bloqueo del Canal de Suez”.

Dijo: “Tras varias rondas de negociaciones, llegamos a un acuerdo para suministrar a las zonas controladas por el régimen 200 camiones cisterna de petróleo a la semana, que serán transportados por la compañía Qatirji, a un precio que oscila entre 3.240 y 3.960 dólares por camión cisterna que incluye 180 barriles de petróleo, de modo que el precio por barril oscila entre 18 y 22 dólares, dependiendo de la calidad del petróleo. Las tasas se impusieron tanto a las mercancías comerciales como a los viajeros. … Más de 200 camiones de petróleo propiedad de la compañía Qatirji cruzaron por el cruce de al-Tabqa procedentes de los pozos de Rumaila hacia la refinería de Homs durante los dos últimos días”.

Hassan al-Nifi, analista político que escribe para varios periódicos locales y árabes, dijo a Al-Monitor: “Los cruces son el pulmón económico tanto de las autoridades de las SDF como del régimen. Las Fuerzas de Autodefensa parecen necesitar urgentemente salidas para vender su petróleo… y para abastecer sus zonas con alimentos. El SDF prefiere vender el petróleo al régimen porque se da cuenta de que la gran necesidad de petróleo del régimen le permite ponerle precio”.

Nifi añadió: “La crisis económica que se agravó tras la entrada en vigor de la Ley del Cesar ha empujado al régimen sirio a aprovechar cualquier oportunidad para asegurar sus necesidades de petróleo, ya que sus zonas están completamente paralizadas por la falta de combustible. Sin embargo, este [entendimiento] no resolverá el problema, ni las zonas controladas por el régimen se recuperarán totalmente de esta crisis importando petróleo de las SDF. El régimen también se está preparando para la próxima temporada de cosecha en los próximos meses y está tratando de llegar a acuerdos con el SDF para asegurar el petróleo”.

Wael Olwan, investigador del Centro de Estudios Jusoor, con sede en Estambul, dijo a Al-Monitor: “El cierre y la reapertura de los cruces del régimen con las zonas controladas por las SDF se produce en el contexto de la extorsión política y económica para obtener beneficios económicos bajo los auspicios de Rusia. El cierre coincidió con las filtraciones sobre un acuerdo entre Rusia y Turquía para abrir los cruces con las zonas controladas por la oposición en Idlib, lo que afectó a la posición negociadora de las SDF, ya que se vieron obligadas a aceptar las condiciones del régimen en cuanto a las tasas impuestas, el número de camiones y el aumento de la cantidad de crudo [suministrado al régimen].”

Olwan dijo: “Desde hace varios años, las zonas controladas por las SDF han suministrado al régimen petróleo, gas y productos agrícolas, además de grandes cantidades de dólares que fluyen diariamente desde las zonas de las SDF a las del régimen, lo que ayuda a éste a eludir las sanciones estadounidenses que le fueron impuestas en virtud de la Ley César. A pesar de ello, el régimen es muy consciente de que es un salvavidas para el SDF, y si no coopera, el SDF se hundirá en problemas financieros”. Dijo que este entendimiento es simplemente un acuerdo provisional, en el que cada parte se da cuenta de que necesita a la otra en este momento.

Unas 30 toneladas de verduras y alimentos perecederos, como queso, nata y productos de panadería, perecieron cuando 35 camiones quedaron atascados en el cruce de al-Hawra, en el oeste de Raqqa, al cerrarse el paso. Varios comerciantes se vieron obligados a vender sus productos como forraje para el ganado en la zona de Anbaj, al oeste de Raqqa.

Un camionero de las zonas controladas por las Fuerzas de Autodefensa dijo a Al-Monitor, bajo condición de anonimato, el 6 de abril, tras la reapertura de los cruces, que “nos vimos obligados a pagar grandes tasas de tránsito a pesar de que nuestra carga es sólo de verduras y alimentos. De lo contrario, no se nos permitiría cruzar y nos veríamos obligados a pagar los daños, además del coste del transporte”. Dijo que si no se hubieran pagado las tasas, los propietarios de las mercancías habrían sufrido enormes pérdidas económicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies