Las condiciones de vida en Rojava

Este artículo es la traducción de un informe en árabe de Rody Rashid, que apareció inicialmente en la página web del PYD.

Los retos a los que se enfrenta el pueblo de Rojava

Las condiciones de vida están resultando como la gota que colma el vaso [o, como dicen allí, la brizna de paja que partió la espalda del camello]. Con el aumento de refugiados procedentes de otras partes de Siria e Irak, especialmente de Mosul, los problemas se han incrementado para todos los habitantes de Jazira (Cantón de Cizirê/Cezire).

El ingreso medio

La mayoría de los trabajadores de la región ganan muy poco por su trabajo. El ingreso medio, entre los empleados de la Auto-administración o de los departamentos del gobierno sirio, no supera los 50 ó 60 dólares, unas 30.000 libras sirias, como salario fijo para una persona con una familia de 4-5 miembros.

Pero la situación de la mayoría de la gente de la región que se sostiene con este tipo de salarios es considerada bajo el umbral de pobreza, porque el gasto medio es de 100 dólares al mes. Una familia de 5 miembros debe ingresar 500 dólares al mes, equivalente a 250.000 libras sirias, para satisfacer sus necesidades básicas. El ingreso medio cubre sólo el 10% de las necesidades familiares, y esto tiene un efecto negativo sobre su salud y educación.

Debilidad del sistema educativo

Los estudiantes de familias que sufren de bajos ingresos tienden a abandonar los estudios y pasar a trabajar tanto en horario completo como parcial. Esto tendrá un efecto en su educación futura, porque los estudiantes se centran sólo en aprobar los exámenes, lo que posteriormente tendrá un efecto en el mercado de trabajo, porque las mayoría de los graduados no tendrán las cualificaciones requeridas.

Problemas sociales

La mayor parte de los divorcios y las hostilidades sociales se deben a problemas financieros. Los miembros de la familia desean una vida mejor y en la mayoría de los casos esto no resulta posible, por lo que aumentan los problemas y esto conduce al divorcio.

Aumento de la emigración

En los últimos siete años, la tasa de emigración ha aumentado exponencialmente a causa de la situación de inseguridad y de las condiciones de vida. En Deir al-Zour, por ejemplo, el precio de un kilo de azúcar ha alcanzado las 7.000 libras sirias y el kilo de arroz 1.000 libras sirias. En Qamishlo, desde hace un año, el precio de un kilo de tomates cuesta unas 1.500 libras sirias. Un trabajo medio sólo cubriría las necesidades básicas de una persona durante unos pocos días al mes.

Algunas opiniones sobre las condiciones de vida y sus efectos

El periódico Unión Democrática (el periódico del PYD) considera que la gente está sufriendo a causa de los precios y ha entrevistado a algunos ciudadanos para conocer su opinión.

Abu Aram, un frutero del mercado de Alhal, dijo: “Los precios fluctúan cada día. Si se corta la distribución, entonces las verduras no llegan al mercado y esto hace que suban los precios. Una familia de cuatro miembros en tal situación necesita al menos 2.000 libras sólo para frutas y verduras y, honestamente, si yo no estuviese trabajando aquí, no sería capaz de satisfacer las necesidades de mi familia de estos alimentos.”

Saed, pollero, dice: “Siempre hay productos, pero los precios no son fijos. Especialmente después de Ramadan los precios han subido mucho, a pesar de todas las excusas de los comerciantes, conectados con el dólar. El precio de los pollos vivos es de 1.100 libras. El precio de los congelados y despiezados varía y depende de la calidad. Una familia de cinco, por ejemplo, necesitaría casi 20.000 libras al mes si quisieran consumir pollo dos veces a la semana, y pienso que eso resultaría muy caro en comparación con los ingresos medios. La mayoría de la gente no pueden permitirse comer pollo con regularidad.”

Abu Ciwan, propietario de un pequeño comercio, declara: “Los precios nunca son estables, suben con el dólar, y cuando el dólar baja nada cambia. Personalmente, esto me confunde. Es catastrófico, no sólo para los clientes, también para los pequeños comerciantes. Una familia de cinco miembros necesita de media 25.000 libras para cubrir sus necesidades básicas de alimentación, y esta cantidad puede ser aceptable para algunas personas, pero resulta muy elevada para otras.”

Samir, vendedor de ropa de segunda mano, dice: “Tenemos precios competitivos, mucha gente nos compra ropa, y eso se debe a que la ropa nueva es muy cara. El precio de una camiseta puede estar entre 4.000 y 7.000 libras, por no mencionar la ropa infantil, que se ha puesto muy cara. Los padres que quieren comprar ropa a sus hijos cada seis meses tienen que ahorrar alrededor de 10.000 libras si quieres comprar algo apropiado.”

Abu Akram, un farmacéutico que aún trabaja, dice con una sonrisa: “Siempre recomiendo a la gente que no se pongan enferma, porque si un paciente tiene cita con un doctor para un chequeo general, tendrá que abonar entre 2.000 y 3.000 libras, por no mencionar los medicamentos, una resonancia o una analítica. Los precios han subido, y con la falta de medicinas, los farmacéuticos las utilizan como moneda. Si alguien se pone enfermo y es ingresado en una clínica, no volverá a casa sin haber pagado más de 10.000 libras, incluso si tan sólo se trata de una enfermedad leve, o si la medicación está disponible.”

Con estas opiniones que hemos extraído de muchos segmentos de la sociedad, el panorama queda bastante claro. Toda la región ha caído en una gran crisis financiera, en la que el 90% de la población sufre de una pobreza abyecta.

 

Fecha de publicación original: 27/06/2017

Fuente: Cooperative Economy

Traducido del inglés por Rojava Azadi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies