La trascendental elección del PKK en el norte de Siria – 3/4

Renuncia de responsabilidad: Los puntos de vista y opiniones expresados en este artículo son los de sus autores y no reflejan necesariamente la posición de Rojava Azadi.
FUENTE: International Crisis Group
FECHA: 04/05/2017
Traducido por Rojava Azadi
Por su longitud, este informe será publicado en 4 partes.

Ir a Parte 1: Resumen Ejecutivo

Ir a Parte 2: Introducción, Dentro de la aventura del PKK en Siria

pkk1

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y sus socios sirios se enfrentan a una crítica decisión: arriesgar sus ganancias en el norte de Siria en aras de la continua priorización de la lucha del PKK contra Turquía o buscar el autogobierno local en el área que han liberado del caos de la guerra.

III. Un enfoque impulsado por los militares

A. Objetivos complementarios, diferentes prioridades

En septiembre de 2014, después de que el ISIS tomara la ciudad kurda de Kobani en la frontera turca, EE.UU. se asoció con las YPG para expulsarlo, proporcionando cobertura aérea y armas entregadas indirectamente a través de peshmerga kurdos iraquíes que entraron desde el norte de Irak vía Turquía como parte de un trato negociado con Turquía. La relación militar entre Estados Unidos y las YPG continuó cuando Washington comenzó a presionar al ISIS en sus bastiones. Después de Kobani, las YPG, apoyadas por la coalición occidental liderada por Estados Unidos, arrebató otras ciudades bajo control del grupo yihadista, ampliando gradualmente su alcance a través de una franja del norte de Siria con población muy diversa que se extiende a lo largo de casi toda la frontera turca, conectando con éxito los cantones de Jazeera y Kobani[45].
La campaña anti-ISIS atrajo al YPG más allá de las áreas mayoritariamente kurdas hacia las adyacentes mayoritariamente árabes. Los cuadros del YPG-PYD vieron en esto una oportunidad para acrecentar la fuerza militar del grupo y obtener ganancias territoriales con el apoyo de EE.UU. que conectaría Jazeera / Kobani con Afrin, establecer una región federal reconocida por la comunidad internacional y mejorar su poder de negociación en las negociaciones sobre el futuro de Siria. Sin embargo, para aquellos cuadros que priorizaban el conflicto contra Turquía, un objetivo adicional estaba claro: utilizar el apoyo de los EE.UU. para presionar a Turquía militarmente y aislarla políticamente persuadiendo a los EE.UU. para que eligieran el lado de los kurdos con el tiempo. Pero esas prioridades divergentes importaban poco en el corto plazo, ya que ambas favorecían una estrategia centrada en la milicia que le daría al YPG-PYD una nueva ventaja al establecer hechos sobre el terreno. Aldar Khalil, un cuadro entrenado por el PKK, declaró:
En Iraq, las facciones kurdas intentaron afirmar el control mediante la construcción de una alianza política con los Estados Unidos, pero esto no funcionó para ellos, porque no les permitió anexar todos los territorios en disputa [reclamados por los kurdos, como Kirkuk]. Es por eso que tenemos que poner los hechos en el terreno militarmente y usar nuestro poder militar para obtener lo que queremos políticamente[46].
Cuantos más territorios han tomado las YPG, más cuadros fiables entrenados por Qandil ha nombrado el PKK, incluyendo kurdos de Turquía e Irán, en lugares sensibles, y más estrechamente se ha mantenido vinculado el YPG-PYD al PKK y su conflicto con Turquía.

B. Las consecuencias involuntarias de la asistencia militar

En las YPG, Estados Unidos encontró un socio militar anti-ISIS eficiente y confiable, demostrado por primera vez en la batalla de Kobani en septiembre de 2014, que evitó la necesidad de desplegar tropas estadounidenses. Desde entonces, Washington ha canalizado indirectamente armas a las YPG sin darle apoyo político para evitar enojar aún más a Turquía, su socio de la OTAN. Estados Unidos ha realizado una danza semántica para evitar las acusaciones de Turquía o de los críticos locales de que está apoyando al PKK, una organización en su lista de terrorismo. El gobierno de Obama afirmó que las YPG y el PKK no eran la misma organización y canalizaron las armas a las YPG indirectamente a través de los kurdos iraquíes en Kobani y, después de octubre de 2015, a través de las SDF recientemente establecidas [47].
Las SDF son nominalmente una fuerza mixta siria, pero en realidad ambos comandantes, no kurdos y no entrenados por el PKK, no tienen autoridad, mientras que las YPG están al mando general y controlan el suministro militar. Sin embargo, la prestidigitación semántica no ha rescatado a los EE.UU. del hecho obvio, reconocido por los líderes tanto del PKK como de YPG-PYD, de que éste último es el afiliado sirio del primero, totalmente integrado dentro de su cadena de mando [48]. Los funcionarios del Departamento de Estado de EE.UU. afirman que los EE.UU. sólo pueden proporcionar armas a través de las SDF. Mientras tanto, los militares cooperan directamente con las YPG, alimentando sus esperanzas de reconocimiento diplomático para la región federal[49].
Como los EE.UU. pueden canalizar el apoyo a las YPG únicamente aceptando su jerarquía, esto refuerza la cadena de mando impuesta por el PKK, que favorece a los cuadros entrenados por el PKK sobre los comandantes locales sirios en puestos estratégicos. Por lo tanto, la ayuda militar externa ha tenido un efecto algo paradójico. Permite que el PKK consolide su control absoluto, al permitir la expansión territorial de YPG-PYD que requería de un reclutamiento local masivo, lo que le obligó a relajar sus reglas internas y su pureza ideológica para atraer a nuevos combatientes.
Los cuadros del YPG-PYD focalizados en Siria se han sentido decepcionados en sus expectativas de fortalecer las relaciones diplomáticas con Estados Unidos o de ser incluidos en las conversaciones de paz en Siria. Las interacciones con Washington han sido en gran medida informales. En enero y septiembre de 2016, Brett McGurk, enviado especial de Estados Unidos para la coalición anti-ISIS, visitó dos veces las áreas controladas por las YPG, Rumeilan y Kobani, respectivamente, y fue filmado con los comandantes del YPG-PYD y las SDF, pero no discutió el tema que estaba en la mente del grupo: la protección de los Estados Unidos y el reconocimiento del área de autogobierno[50].
El YPG-PYD tampoco se ha percatado de su ambición por conectar Kobani con Afrin, y es posible que la ventana se esté cerrando. En febrero de 2016, las YPG recibieron apoyo militar de los EE.UU. para derrotar al ISIS en Sheddadi, una ciudad árabe entre Hasaka y Deir al-Zour, sin importancia estratégica para el grupo. También recibió el respaldo de los EE. UU. (a través de las SDF) para tomar Manbij del ISIS, al oeste del Éufrates, pero Washington les había dicho que tendría que dejar el pueblo a cargo de las SDF una vez que la situación se estabilizara[51]. Precisamente para frustrar la ambición de YPG-PYD, Turquía lideró, con el apoyo de los EE.UU., el asalto de noviembre contra ISIS en Al-Bab, una ciudad cuyo control permitiría la creación de un puente terrestre hacia Afrin. Un funcionario estadounidense declaró:
Hay un problema de expectativas [con las YPG]. No vamos a renunciar a nuestra relación con Turquía. Hemos sido claros con ellos desde el principio: no los ayudaremos a tomar Al-Bab, y no podemos evitar que Turquía o el régimen lo tomen[52].
Los Estados Unidos también se ha abstenido de proporcionar apoyo económico a las áreas del YPG-PYD, no deseando alimentar las aspiraciones separatistas kurdas y molestar aún más a Turquía[53]. Además, la dominación de la administración local por parte de cuadros entrenados por el PKK ha desalentado a los estados occidentales de otorgarle fondos para la estabilización, para que eso no fortalezca al PKK en Turquía más que para fomentar la reconstrucción en Siria[54].
El apoyo militar de los EE.UU. ha reforzado involuntariamente el pensamiento de los que favorecen la lucha continua con Turquía sobre los dispuestos a contemplar un acuerdo político para los kurdos en Siria. Como ese apoyo se ha canalizado a través de los comandantes nombrados por Qandil, ha facultado aún más a esos comandantes sobre los reclutados a nivel local y los ha hecho aún menos responsables ante la población local y los administradores locales que dependen más de los cuadros entrenados por el PKK. Esto ha impedido que surja una administración verdaderamente dirigida por civiles en el norte de Siria. También ha permitido que el PKK fortalezca su autoridad sobre el movimiento kurdo en Siria, vincule la cuestión kurda en Siria y Turquía más estrechamente y enganche el proyecto de autogobierno del YPG-PYD al carro de la lucha del PKK con Turquía.
El resultado ha sido un círculo vicioso: mientras los cuadros entrenados por el PKK controlen las tierras kurdas y no kurdas, se negarán fondos de reconstrucción al YPG-PYD, y la ausencia de reconstrucción aumentará la hostilidad local a su gobierno y así empoderará aún más a los cuadros militares y de seguridad entrenados y orientados al PKK. Con el tiempo, sin embargo, las cambiantes alineaciones regionales y el creciente número de sirios reclutados localmente pueden alentar un cierto grado de toma de decisiones autónoma del YPG-PYD y permitir un cambio hacia los que están a favor de una solución siria a la cuestión kurda en Siria.

C. Más tierra, más desafíos

La exitosa estrategia del YPG-PYD de establecer hechos sobre el terreno está comenzando a mostrar rendimientos decrecientes y podría volverse contraproducente. La expansión territorial está limitando su capacidad para establecer una autonomía sostenible, bajo cualquier nombre. Su expansión también ha enfrentado a los vecinos del área de autogobierno, lo que ha provocado un embargo casi total: Turquía al norte, el KRG (el Gobierno Regional del Kurdistán iraquí) al este e ISIS y el régimen hacia el sur y el oeste, obligando al YPG -PYD a recurrir al contrabando en todas direcciones [55]. También obligó a las YPG a redirigir los recursos financieros y militares a los nuevos frentes con el ISIS a expensas de mantener la seguridad y mejorar los servicios. Esto ha generado descontento entre los kurdos sirios, que acusan a las YPG de reclutar a sus jóvenes y desviar recursos hacia áreas de primera línea pobladas por árabes, al tiempo que mantienen empobrecidas a las áreas kurdas.
El grupo tuvo que enfrentar esta realidad cuando sus combatientes tomaron Tel Abyad al ISIS, una ciudad predominantemente árabe en la frontera turca, en mayo de 2015. Suleyman Khalaf, jefe de la comisión de energía de Jazeera, explicó:
En 2013, teníamos que proporcionar electricidad a la población del cantón de Jazeera solamente. Un año más tarde, también tuvimos que proporcionar electricidad al cantón de Kobani, y ahora incluso a pueblos árabes alrededor de Tel Abyad, todo esto mientras nuestra administración está bajo un embargo total y no podemos comerciar o vender fácilmente nuestro petróleo de Rumeilan [56].
Al igual que en las áreas kurdas, las administraciones locales dirigidas por el PYD en áreas no kurdas están diseñadas para controlar a la población mediante la cooptación. En algunas áreas árabes, como Tel Abyad, el YPG-PYD está descubriendo que los profesionales de la clase media son incluso más reticentes que sus homólogos kurdos a unirse a una administración dominada por comandantes militares entrenados por el PKK[57]. Parte de la razón es que las YPG han elegido a miembros de la tribu previamente excluidos (por el régimen sirio) de los puestos de liderazgo y los han designado para puestos administrativos locales con autoridad nominal únicamente, pero no son automáticamente aceptados por la sociedad árabe local [58]. Cuando, en agosto de 2016, YPG-SDF tomó Manbij, que había estado bajo el control sucesivo de los rebeldes sirios y el ISIS, puso al mando a los líderes tribales excluidos por los rebeldes, que en su lugar habían facultado a los notables urbanos con inclinaciones islamistas[59]. En Siria, el dominio de las tribus se encuentra principalmente fuera de los centros urbanos; la imposición de líderes tribales en ciudades tomadas al ISIS podría, por lo tanto, causar fricciones.
Tanto en Manbij como en Tel Abyad, el problema subyacente sigue siendo que los cuadros entrenados por el PKK retienen el control general. Las relaciones entre kurdos y árabes están determinadas por la dependencia de los reclutas árabes de los comandantes de las YPG que gobiernan sus áreas sin una supervisión civil efectiva. Estos comandantes están a cargo de la logística militar, proporcionando las armas más eficaces a los combatientes de las YPG mientras delegan a los combatientes árabes de las SDF la función secundaria de mantener la seguridad local[60]. Los funcionarios locales que trabajan para la administración se encargan de la gestión diaria, como la redistribución de la ayuda, la seguridad local y el establecimiento del precio del pan, etc[61]. Por lo tanto, más por defecto que diseño, los EE.UU. han amplificado los problemas que emanan del enlace del PKK con las YPG y, debido a su enfoque singular en la derrota del ISIS, han alentado la expansión territorial de las YPG. Esto está llevando ahora el conflicto Turquía-PKK a Siria y, posiblemente, empujando a la frágil administración YPG-PYD de regreso bajo el ala de Damasco.
Notas:

[45] En octubre de 2014, los EE.UU. comenzaron a apoyar a las YPG indirectamente a través de los peshmerga kurdos iraquíes desplegados en Kobani, y desde principios de 2015 por medio de las SDF, una milicia que incorporaba, pero también era dirigida por las YPG. A fines de 2015, los EE.UU. tenían tres bases militares en el norte de Siria: Kobani, Rumeilan y Tel Abyad. La sala principal de operaciones para la cooperación YPG-U.S. está en Rumeilan. Eric Schmitt, «EE.UU. considera armar más a los kurdos sirios contra ISIS», The New York Times, 26 de septiembre 2016. Estados Unidos también ha otorgado al YPG-PYD acceso a Qandil desde el norte de Siria mediante el envío de comandantes a Suleimaniya en el Kurdistán iraquí, bastión del PUK de Talabani, que tiene fuertes vínculos con el PKK y controla el acceso al Valle de Qandil. Entrevista de Crisis Group, Erbil, septiembre de 2016, y observaciones, Qandil Valley, 24 de junio 2016. Ver también, Crisis Group Middle East Report N ° 158, Armar a los kurdos de Iraq: Luchar contra IS, Invitar al Conflicto, 12 de mayo 2015.
[46] Los funcionarios de EE.UU. parecen haber fomentado esta relación transaccional. Khalil continuó, refiriéndose al enviado de Estados Unidos a la coalición internacional que lucha contra el ISIS: «Brett McGurk llegó con personas del Ministerio de Defensa del Reino Unido. Le pregunté: ‘¿Cuándo reconoceréis a Rojava? ¿Cuándo vamos a participar en las negociaciones de Ginebra?» Él respondió:» Retomemos Raqqa, y entonces podremos comenzar a discutir todo eso». Entrevista de Crisis Group, Qamishli, marzo de 2016. Un funcionario de los EE.UU. dijo que «los kurdos son como una amante o una novia para los EE.UU. Venimos a ellos cuando los necesitamos y sabemos que estarán allí». Entrevista de Crisis Group, Erbil, 12 de noviembre 2016.
[47] Un portavoz de EE.UU. dijo, «el PYD es un grupo diferente al PKK legalmente, según la ley de los EE.UU.». Conferencia de prensa del Departamento de Estado, 20 de octubre 2014. Los comandantes de las YPG ven las entregas de armas de manera diferente. Sipan Hammo ha dicho expresamente que las YPG han recibido armas directamente de los EE.UU. www.bloomberg.com/view/articles/2015-10-15/u-s-airdrop-in-syria-ends-up-arming-the-kurds. Las entrevistas de Crisis Group también indican que el ejército de los EE.UU. comenzó con paracaídas para los «combatientes árabes» (las SDF); luego, una vez que estableció bases en Rumeilan y Kobani, envió armas allí. La recogida y distribución está invariable y exclusivamente en manos de los comandantes de las SDF entrenados por el PKK. Entrevistas de Crisis Group, norte de Siria, 2015-2017.
[48] Entrevistas de Crisis Group, Qandil, Junio 2016; Qamishli y Amoude, Marzo 2016. 
[49] Un funcionario del Departamento de Estado de EE. UU. especificaba: «Tenemos un problema legal al tratar con una organización catalogada como grupo terrorista». Entrevista de Crisis Group, Washington, 10 de octubre 2016. Un empleado del Departamento de Defensa de EE.UU. desplazado a Siria declaró, sin embargo, que los EE. UU. se habían coordinado con los comandantes de las YPG durante la operación Manbij y habías continuado reuniéndose con ellos. Entrevista de Crisis Group, Erbil, 12 de noviembre 2016.
[50] Liz Sly, “El enviado de Estados Unidos viaja a Siria para presionar en la lucha contra el Estado Islámico», The Washington Post, 31 de enero 2016, y Eric Schmitt,» Estados Unidos considera armar aún más a los kurdos sirios contra ISIS», The New York Times, 26 de septiembre 2016.
[51] En marzo de 2017, los comandantes de las YPG afirmaron que el grupo se había retirado de Manbij, dejándolo en manos del «consejo militar de Manbij». Los combatientes de las YPG permanecen en las afueras, sin embargo, asegurando el perímetro y el control de acceso. Entrevistas de Crisis Group, Manbij, marzo de 2017.
[52] Entrevista de Crisis Group,Washington, 10 de octubre 2016.
[53] El Departamento de Estado y el Pentágono de los EE.UU. han adoptado diferentes enfoques respecto a la ayuda a la reconstrucción del YPG-PYD. Un funcionario del Pentágono ha declarado, «en áreas tomadas al ISIS, necesitábamos una entidad para proporcionar servicios; ellos [las YPG] son muy eficientes para recuperar el gobierno. En Manbij, favorecemos … apoyar a la administración local con fondos para la reconstrucción. El Departamento de Estado tiene una opinión diferente. [Para] su Equipo Sirio de Asistencia y Respuesta a la Transición, con sede en Turquía, es delicado financiar un proyecto vinculado al PKK». Entrevista de Crisis Group, Erbil, 12 de noviembre 2016.
[54] Entrevista por Skype de Crisis Group con un funcionario de una ONG que se ocupa de las donaciones, noviembre 2016.
[55] En el límite norte de la zona, Turquía ha cerrado su frontera para comerciar; hacia el este, el Partido Democrático del Kurdistán (PDK) en Irak ha permitido que mercancías básicas ingresen a Siria en Samalka, pero poco más. Por lo tanto, el PYD depende del contrabando con áreas controladas por el régimen a través de áreas controladas por el ISIS hacia el sur y el oeste, intercambiando cantidades limitadas de granos, petróleo y algodón por bienes básicos. En el oeste de Siria, el distrito de Afrin está bajo un embargo turco, por lo que depende del régimen para el comercio. Entrevista de Crisis Group, Qamishli, 14 de marzo de 2017.
[56] Entrevista de Crisis Group, Rumeilan, 13 de noviembre de 2015. Desde que YPG-PYD afirmaron su presencia en el norte de Siria, el KRG y Turquía han cerrado intermitentemente sus fronteras con Siria para ejercer presión económica sobre el grupo. En 2016, cuando YPG-PYD extendió su control territorial, ambos cerraron sus fronteras indefinidamente. El jefe de la comisión de energía dijo que estaba considerando formas de romper el embargo: «Tenemos mucho petróleo en Rumeilan pero no podemos exportarlo. Esperamos concluir un acuerdo con Bagdad para que podamos exportar petróleo allí». (Si bien YPG-PYD actualmente no tiene acceso directo a Bagdad, su participación en el norte de Irak, en cooperación con las milicias chiítas respaldadas por Irán, podría tener como objetivo abrir un corredor desde el norte de Siria a Bagdad a través de áreas al sur y oeste de Mosul. Entrevista de Crisis Group con un comandante de las YPG, Sinjar, 8 de septiembre 2016.
[57] Entrevistas de Crisis Group, Tel Abyad, marzo 2017.
[58] En Tel Abyad, los cuadros de las YPG cooptaron por los líderes tribales árabes locales que deseaban vengarse de aquéllos que colaboraron con el ISIS. Se les permitió gestionar la seguridad y la administración a cambio de lealtad a las SDF. Si bien los servicios mejoraron algo, las YPG no encontraron abogados u otros profesionales dispuestos a cooperar con una administración gestionada por el PKK para establecer un comité de resolución de conflictos (lijna al-musalaha). Entrevista de Crisis Group, abogado, Qamishli, 14 de noviembre 2015.
[59] Entrevista de Crisis Group, funcionario de una ONG que viajaba por Manbij, 14 de diciembre 2016.
[60] Entrevista de Crisis Group con un ex comandante de las SDF
, Rumeilan, 14 de marzo 2017. Talal Silo, un portavoz de las SDF y turcomano local, declaró: «las YPG son la columna vertebral logística de las SDF. El comando central de las SDF en Hasaka está compuesto por las YPG, las YPJ y el Consejo Militar Siríaco [al-Majlis al-Askari al-Suriyani]. El Ejército Sanadid [una facción de las SDF de combatientes árabes de la tribu Shammar] no recibe las mejores armas, porque solo las YPG se despliegan en el frente». Entrevista de Crisis Group, Hasaka, 16 de noviembre 2015. Un miembro del Consejo Militar Siríaco dijo sobre la relación de su grupo con las YPG, «estamos trabajando bajo las YPG para proteger a la comunidad siríaca». Entrevista de Crisis Group, Hasaka, 16 de noviembre 2015. Los siríacos, que pertenecen a la Iglesia Ortodoxa Oriental, son una de las varias comunidades cristianas en Oriente Medio.
[61] Entrevista de Crisis Group con funcionario de ONG viajando por Manbij, 14 de diciembre 2016.Apéndice A: Mapa del norte de Siriamap-pkk Mapa del Norte de Siria elaborado por Crisis Group / KO, mayo 2017. Basado en el mapa de la ONU no. 4204, Rev. 3 (abril 2012).
Apéndice B: Glosario de abreviaturas
AKP o AK – Adalet ve Kalkınma Partisi (Partido de la Justicia y el Desarrollo): partido gobernante de Turquía dirigido por el Primer Ministro Binali Yıldırım.
ISIS – Estado Islámico en Irak y Siria, o simplemente Estado Islámico: grupo yihadista que combate en Siria e Irak, con afiliados en otros lugares.
Ciwanen Soresger – (Juventud Revolucionaria): asociación de activistas juveniles kurdos establecida en Siria después de 2003, que comprende cuadros entrenados por el PKK y otros simpatizantes de Abdullah Öcalan, el fundador del PKK encarcelado en Turquía desde 1999.
KCK – Koma Ciwakên Kürdistan (Unión de Comunidades del Kurdistán): una organización coordinadora creada por el PKK en 2005-2007 para sus afiliados en Turquía, Irán, Iraq, Siria y la diáspora. El PYD es formalmente uno de sus miembros.
KDP – Partido Democrático del Kurdistán (Partîya Demokrata Kurdistan): uno de los principales partidos kurdos en Irak, fundado en 1946 y encabezado por Masoud Barzani, presidente de la región kurda iraquí.
KDPPS – Partido Progresista Democrático Kurdo de Siria (Partiya Demokrat a Pêşverû ya Kurdî li Sûriyê), o simplemente Partido Progresista Kurdo: partido hermano sirio del PUK de Jalal Talabani en Irak, dirigido por Abdulhamid Darwish.
KDSP – Partido de Solución Democrática del Kurdistán: afiliado iraquí del PKK / KCK.
KRG – Gobierno Regional del Kurdistán (Hikûmetî Herêmî Kurdistan): órgano de gobierno oficial de la región predominantemente kurda del norte de Irak. El presidente de la región kurda iraquí es Masoud Barzani; sus dos partidos más grandes, el KDP y el PUK, se han pronunciado desde la creación del KRG en mayo de 1992.
HDP – Halkların Demokratik Partisi (Partido Democrático de los Pueblos): principal partido político que representa al movimiento nacional kurdo en Turquía.
PCWK – Consejo Popular de Kurdistán Occidental: Asamblea local elegida por el PYD en las áreas kurdas de Siria que ofrece servicios sociales, establecida a fines de 2011.
PDKS – Partiya Demokrat a Kurdî li Sûriyê (Partido Democrático del Kurdistán de Siria): Partido hermano sirio del KDP de Masoud Barzani en Irak, encabezado por Saud al-Mullah.
PJAK – Partiya Jiyana Azad a Kurdistanê (Partido de la Vida Libre para Kurdistán): partido hermano del PKK / KCK, fundado en 2004 y centrado en Irán.
PKK – Partiya Karkerên Kurdistan (Partido de los Trabajadores del Kurdistán): partido kurdo en Turquía fundado en 1978 por Abdullah Öcalan.
PUK – Yeketî Niştîmanî Kurdistan (Unión Patriótica de Kurdistán): fundado en 1975, uno de los principales partidos kurdos en Irak, encabezado por Jalal Talabani, presidente de Irak en 2005-2014.
PYD – Partiya Yekîtiya Demokrat (Partido de la Unión Democrática): afiliado kurdo sirio del PKK / KCK, fundado en 2003.
SDF – Fuerzas Democráticas Sirias (Quwwat Suriya al-Dimuqratiya): alianza de combatientes no kurdos (árabes, asirios y turcomanos) además de las YPG, quienes han retenido el mando y el control general.
TEV DEM – Movimiento de la Sociedad Democrática de Rojava, un paraguas para todas las organizaciones en Siria ideológicamente vinculadas al PKK, compuesto por cuadros entrenados por el PKK y otros simpatizantes de Abdullah Öcalan.
Yekîtiya Star – Star Union – una organización centrada en los derechos de las mujeres establecida en Siria después de 2003, compuesta por cuadros entrenados por el PKK y otros simpatizantes de Abdullah Öcalan.
YPG – Yekîneyên Parastina Gel (Unidades de Protección Popular): establecidas en 2012 y derivadas del PKK, la fuerza kurda armada dominante en Siria.
YPJ – Yekîneyên Parastina Jin (Unidades de Protección de la Mujer): establecidas en 2012, el equivalente femenino de las YPG.

Continuará…

0 comentarios en “La trascendental elección del PKK en el norte de Siria – 3/4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies