La obstinación de Turquía en la OTAN amenaza algo más que la pertenencia a los países nórdicos

Photo by Kenzo TRIBOUILLARD / AFP (Photo by KENZO TRIBOUILLARD/AFP via Getty Images)

Desde el punto de vista de Occidente, ceder a las demandas de Ankara de Finlandia y Suecia equivale a dejar que un autócrata diseñe la arquitectura de seguridad de Europa.

Fuente: Al-Monitor

Autor: Cengiz Cadar

Fecha de publicación original: 24 de mayo de 2022

El anuncio del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sobre el apoyo inequívoco de su país a las candidaturas de Finlandia y Suecia para ingresar en la OTAN fue un reproche velado a Ankara.

Flanqueado por el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, y la primera ministra de Suecia, Magdalena Andersson, Biden declaró que ambas naciones cuentan con el «pleno, total y completo respaldo» de su país tras una reunión trilateral celebrada en la Casa Blanca el 19 de mayo.

Biden dijo que ambos países eran «socios muy capaces de unirse a la alianza defensiva más fuerte y poderosa de la historia del mundo», y añadió: «La conclusión es simple, muy directa: Finlandia y Suecia hacen más fuerte a la OTAN. No sólo por su capacidad, sino por sus fuertes democracias».

Calificando de «histórica» la decisión de Finlandia y Suecia de abandonar su neutralidad de décadas, la declaración de Biden, fuertemente redactada, también reprendió oblicuamente a Turquía.

Ankara es la única capital entre los 29 miembros de la OTAN que bloquea la admisión de Finlandia y Suecia en la alianza transatlántica. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha arremetido insistentemente contra ambos países por ser «casas de huéspedes» de grupos que Ankara considera organizaciones terroristas.

Sólo horas antes de la cumbre en la Casa Blanca, Erdogan reiteró sus objeciones. «Les dijimos que no podíamos aceptarlos en la OTAN porque la OTAN es una organización de seguridad en la que las redes terroristas no pueden tener cabida», dijo a un grupo de jóvenes en un vídeo publicado el 19 de mayo.

Para empeorar las cosas para Erdogan fue la respuesta de Biden a una pregunta del 18 de mayo sobre cómo pensaba Washington convencer a Turquía. «No voy a ir a Turquía, pero creo que vamos a estar bien», dijo a los periodistas.

Erdogan se mantiene desafiante, reiterando el mismo sentimiento en cada ocasión. Más recientemente, dijo que Suecia y Finlandia «tenían que elegir su lado» entre las «organizaciones terroristas» y las preocupaciones de Ankara, hablando después de una reunión del gabinete el 23 de mayo.

Los destinatarios aparentes de los mensajes de Erdogan no se limitan a Suecia y Finlandia. También ha elevado su discurso contra Estados Unidos y la Unión Europea por su apoyo al grupo kurdo sirio Unidades de Protección Popular (YPG), columna vertebral de las Fuerzas Democráticas Sirias, el principal aliado de la coalición liderada por Estados Unidos contra el Estado Islámico.

La candidatura de Suecia y Finlandia a la OTAN se produjo en respuesta a la invasión rusa de Ucrania. Las solicitudes de adhesión al sistema de seguridad euroatlántico de estas naciones históricamente neutrales marcan la evolución más dramática de la geopolítica europea en el periodo posterior a la Guerra Fría.

La resistencia de Turquía a un movimiento tan histórico le ha dado una imagen de Caballo de Troya de Rusia en la OTAN y de villano a los ojos de gran parte del mundo occidental.

La posición de Erdogan puede desencadenar un debate sobre el propio ingreso de Turquía en la OTAN.

«Por razones políticas, parroquiales e irrelevantes en la decisión, el presidente Recep Tayyip Erdogan ha adoptado una línea dura en sus esfuerzos por hacer descarrilar a los futuros miembros. Esto debería plantear la cuestión de si Turquía, bajo el liderazgo del Sr. Erdogan, pertenece a la alianza», decía un artículo de opinión publicado el 18 de mayo en el Wall Street Journal.

El artículo concluía con una sugerencia novedosa. «Turquía es miembro de la OTAN, pero bajo el mando del Sr. Erdogan ya no suscribe los valores que sustentan esta gran alianza. El artículo 13 de los estatutos de la OTAN establece un mecanismo para que los miembros se retiren. Quizás sea el momento de modificar el artículo 13 para establecer un procedimiento de expulsión de una nación miembro».

Finlandia y Suecia son países muy respetados y con un excelente historial de democracia y derechos humanos en Occidente. Finlandia ocupa el primer lugar en el Índice de Percepción de la Corrupción de 2021 y Suecia el cuarto. Suecia es el cuarto país y Finlandia el sexto en el Índice Global de Democracia 2021, que sitúa a Turquía en el puesto 103.

La descripción que hace Erdogan de ambos países como «casas de huéspedes» del terrorismo y de los terroristas difícilmente se ajusta a estas clasificaciones.

Por tanto, el hecho de que Ankara impida a ambas naciones ocupar su lugar en la nueva arquitectura de seguridad posterior a la Guerra Fría no puede considerarse una mera cuestión de procedimiento por desacuerdos políticos.

Desde el punto de vista de Occidente, ceder a las exigencias de Ankara equivale a dejar que un autócrata diseñe la arquitectura de seguridad de Europa y configure el futuro del sistema occidental. El código de conducta de las actuales autoridades turcas va en contra de los mecanismos tradicionales de resolución de problemas entre amigos y aliados.

El drama que se desarrolló en la reunión de la OTAN del 16 de mayo en Berlín es un ejemplo de ello. Citando una fuente con conocimiento cercano de las discusiones, Amberin Zaman de Al-Monitor informó que el Ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, arremetió contra su homóloga sueca Anna Linde y lo que llamó su «llamada política feminista». Tres diplomáticos de la OTAN que hablaron con Reuters describieron el momento como una «embarazosa» ruptura del protocolo. «Para nosotros, era un momento histórico y, sin embargo, Cavusoglu dijo que estaba irritado por la «política feminista» de Linde, que trajo tanto drama», dijo otro diplomático de la OTAN a Reuters.

El discurso de los funcionarios turcos sobre el asunto enmarca el conflicto como un juego de suma cero. Incluso si las contrapartes occidentales de Turquía estuvieran dispuestas a apaciguar y satisfacer las demandas de Erdogan, el enfoque de ultimátum de Ankara seguiría siendo problemático debido a su inconsistencia.

Turquía exige que Suecia y Finlandia levanten los embargos de armas contra Ankara por sus operaciones militares contra las SDF lideradas por los kurdos en el noreste de Siria en octubre de 2019. Turquía equipara a las YPG con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo armado que mantiene un conflicto armado contra Ankara desde hace unas cuatro décadas, y pide a Suecia y Finlandia que adopten una posición similar. Suecia, junto con varios países occidentales, considera al PKK una organización terrorista desde 1984. Ankara también quiere la extradición de los disidentes turcos y kurdos que viven en los dos países nórdicos. El incumplimiento de esta exigencia por parte de ambos países fue planteado por el propio Erdogan y cubierto ampliamente por los medios de comunicación estrictamente bajo su control.

Los medios de comunicación turcos informaron de que Estocolmo y Helsinki rechazaron la demanda de Ankara de extraditar a 33 personas de Suecia y Finlandia. Los portavoces de Erdogan, A Haber TV y el Daily Sabah, revelaron ocho nombres que Ankara quería de Suecia. Rápidamente se supo que entre los ocho figura un médico del Hospital Universitario de Uppsala que falleció hace siete años y que nunca ha estado en las filas del PKK. El influyente diario sueco Expressen informó del error. Otro nombre citado en los informes resultó no haber estado nunca en Suecia. Otros dos, el destacado editor Ragip Zarakolu y el periodista Bulent Kenes, son ciudadanos suecos o residentes que nunca han sido asociados con actos terroristas.

La presidencia turca anunció que delegaciones de Finlandia y Suecia viajarán a Turquía el 24 de mayo para mantener conversaciones sobre las «preocupaciones» de Ankara. Sin embargo, un cambio de postura por parte de las autoridades suecas y finlandesas respecto a las demandas de extradición de Ankara parece una posibilidad remota. La firmeza de Biden con ambas capitales también alienta esta suposición.

Erdogan eligió jugar duro con Occidente, pero ahora es el turno de Washington.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies