La intervención turca podría desencadenar la «segunda gran guerra» de Siria

AL-MONITOR - Amberin Zaman - 20 marzo 2019 - Traducido por Rojava Azadi Madrid

CAMPO PETROLÍFERO AL-OMAR, Siria – Después de una sangrienta y prolongada guerra de cinco años, las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) dirigidas por los kurdos y la coalición liderada por Estados Unidos están a punto de declarar la victoria contra el Estado Islámico tras la caída de sus últimos reductos territoriales en Baghuz. Con las células del Estado Islámico aún operativas con capacidad mortífera en Siria y el vecino Irak, es demasiado pronto para decir «misión cumplida», ha advertido Mazlum Kobane, el comandante en jefe de las FDS, en una entrevista exclusiva con Al-Monitor el 10 de marzo en un complejo fuertemente custodiado cerca del yacimiento petrolífero de al-Omar en el este de Siria. El carismático kurdo sirio de 50 años, al que los funcionarios de la coalición se dirigen como «general», es visto como uno de los principales artífices de la batalla contra los yihadistas.

Los diplomáticos y oficiales estadounidenses que han trabajado con él durante los últimos cuatro años y medio están llenos de elogios para Kobane, cuyo nombre de guerra era Sahin Cilo cuando era militante del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). El PKK, que ha estado luchando contra Turquía por la independencia kurda, y ahora por la autonomía, desde 1984, está en la lista de organizaciones terroristas del Departamento de Estado estadounidense. A Turquía le gusta recordarle a Washington esta ironía, y es la razón por la que es poco probable que Kobane sea recompensado por sus proezas en suelo estadounidense en un futuro cercano. Su verdadero nombre es Ferhat Abdi Sahin y está en la lista de los terroristas más buscados por Turquía.

Kobane es originario de la ciudad fronteriza siria de Kobani, a donde el líder del PKK hoy encarcelado, Abdullah Ocalan, huyó de Turquía en 1979. Ocalan fue el primer mentor de Kobane, y una foto de la pareja, bañándose juntos en el río Éufrates, puede verse como prueba de su cercanía.

Erguido e imperturbable, Kobane se rodea de otros nativos de Kobani. No es sorprendente. Sobrevivió a varios intentos de asesinato, entre ellos, según afirman las autoridades sirio-kurdas, a un ataque aéreo turco contra el monte Karachok que supuestamente lo atacó. Aunque Kobane niega ser parte del PKK, no hay duda de que es partidario de la red política kurda más amplia inspirada en Ocalan. Sin embargo, sus cuatro años al mando de las Fuerzas de Autodefensa, en alianza con las tribus árabes y codeándose con los estadounidenses, lo colocan en una posición única, una que no se ajusta a la cultura de su movimiento de castigar la prominencia para que Ocalan brille solo.

Washington no le facilita la vida a Kobane exigiéndole que apacigüe a Turquía sin ningún compromiso a largo plazo. Al mismo tiempo, Estados Unidos ha advertido a las Fuerzas de Autodefensa contra su mejor plan alternativo, es decir, negociar con el régimen de Bashar al-Assad.

Con un tono a veces inusualmente desafiante, Kobane tocó todos estos temas en una entrevista en turco de una hora de duración. La siguiente es una transcripción de la entrevista, editada para mayor claridad.

Al-Monitor: Durante nuestra primera entrevista en septiembre de 2017, usted hizo una observación muy interesante. Dijo que después de que los Estados Unidos intervinieran aquí, sus relaciones con Turquía se deterioraron.

Kobane: Sí, eso es cierto.

Al-Monitor: Sus relaciones con Turquía se han deteriorado aún más desde entonces. El ejército turco ha ocupado Afrin.

Kobane: Cierto.

Al-Monitor: Al mismo tiempo, hizo una segunda observación muy interesante. Usted dijo que «Estados Unidos nos dijo que ‘al final del día, usted es parte de Siria y necesita llegar a un acuerdo con el régimen'». Ésa era la política del ex-enviado presidencial Brett McGurk, ¿correcto?

Kobane: Eso también es cierto.

Al-Monitor: Pero a partir de ahora, la administración Trump está defendiendo exactamente lo contrario. Le está diciendo que no trate con el régimen.

Kobane: De hecho, ésa es su política actual. Eso es lo que nos dicen los diplomáticos americanos. No ven las conversaciones con el régimen como una prioridad y quieren que no nos apresuremos. Pero, en última instancia, somos parte de Siria. No queremos separarnos de Siria. Para que haya una solución duradera para esta región es necesario que sea con Damasco. Las negociaciones con el régimen son inevitables. Y esto tiene que suceder.

Al-Monitor: ¿Y parece que el régimen está aquí para quedarse?

Kobane: A Estados Unidos no le interesa el cambio de régimen. Dicen que el cambio debe pasar por el proceso electoral. Nosotros también queremos que los gobiernos de Siria sean elegidos democráticamente. Respetaremos a cualquier gobierno que sea elegido democráticamente para dirigir Siria porque somos parte de Siria. Esto puede parecer descabellado por ahora, pero tarde o temprano se hará realidad.

Al-Monitor: Cuando los Estados Unidos le dicen que no apure las conversaciones con el régimen, ¿qué justificación presentan para ello?

Kobane: Para ser justos, algunas de sus preocupaciones están justificadas. Tenemos que evaluar la situación desde una perspectiva más amplia. Se oponen a cualquier cambio que afecte al equilibrio militar en las zonas que actualmente están bajo nuestra autoridad junto con la coalición dirigida por los Estados Unidos. Porque si se produjeran tales cambios [el despliegue de tropas del régimen en dichas zonas], esto les afectaría negativamente. Y compartimos su punto de vista. Les decimos a los rusos y a Damasco que antes de que se produzcan cambios militares en esta zona, es necesario que haya primero un acuerdo político. Les decimos que una vez que hayamos llegado a un acuerdo político, se podrán realizar algunos cambios sobre el terreno. Pero no puede haber ningún cambio en el campo hasta ese momento.

Al-Monitor: La otra preocupación de la administración Trump es la influencia de Irán. Dicen que mantendrán una presencia militar en Siria hasta que todas las fuerzas iraníes se retiren. ¿Cree que esta política es realista? ¿Está dispuesto a ayudar a los Estados Unidos en este sentido?

Kobane: Tenemos una posición única. Controlamos varios territorios. Somos parte de Siria. Deseamos una solución. Nos oponemos a cualquier intervención extranjera. Y eso incluye a Irán. Siempre nos hemos opuesto a la intervención de Irán en nuestros territorios. Hicieron varios intentos de intervenir incluso antes de que llegaran los estadounidenses y nosotros se lo impedimos. Si intentan volver a intervenir, les impediremos que lo vuelvan a hacer.

Al-Monitor: Estados Unidos sigue dando vueltas, diciendo que permanecerá indefinidamente en Siria sólo para que el presidente Trump diga que está retirando todas las fuerzas de Estados Unidos y luego vuelva a decir que las fuerzas de Estados Unidos permanecerán, aunque en menor número, 400 soldados, dicen. ¿No encuentra esto confuso? ¿No erosiona su fe en los americanos?

Kobane: En última instancia, confiamos en nuestra propia fuerza. Antes de que los Estados Unidos vinieran a Siria, estábamos defendiéndonos solos. Estábamos peleando. Y a largo plazo las cosas serán así. Nosotros defendiéndonos solos. Pero, por supuesto, la decisión de los Estados Unidos de retirarse totalmente fue prematura y de un tipo que habría invertido los equilibrios en Siria. Pero parece como si se estuvieran quedando ahora.

Al-Monitor: ¿Cree que realmente lo harán?

Kobane: Digamos que nos gustaría creerlo. Al final, los Estados Unidos actuarán de acuerdo con sus propios intereses. Pero una retirada mal planeada perjudicaría sus intereses. Por lo tanto, parece que se quedan por el momento.

Al-Monitor: También se habla mucho de establecer una zona segura. Estados Unidos esperaba que sus aliados europeos comprometieran sus fuerzas en una zona segura. Pero han mostrado poco interés en esto.

Kobane: Eso es cierto.


Antes de que los Estados Unidos vinieran a Siria, estábamos defendiéndonos solos. Estábamos peleando. Y a largo plazo las cosas serán así. Nosotros defendiéndonos solos.


Al-Monitor: Al mismo tiempo, está el factor de Turquía. Escuchamos que el Departamento de Estado y especialmente el nuevo enviado en Siria, Jim Jeffrey, y su equipo están ejerciendo mucha presión sobre ustedes para que tomen medidas que apacigüen a Turquía, particularmente en lo que respecta a Manbij. Sin embargo, a pesar de las múltiples exigencias que se le hacen en nombre de Turquía, ¿qué le prometen los estadounidenses a cambio? ¿Cómo se supone que van a garantizar su seguridad con 400 soldados? Además, se niegan a establecer vínculos políticos con la administración siria dirigida por los kurdos. ¿No es esto una preocupación?

Kobane: La cifra de 400 es ciertamente insuficiente para que la coalición cumpla su misión aquí. Nosotros se lo hemos dicho. Creo que el Pentágono comparte nuestra opinión al respecto. Necesitan aumentar el número. En cuanto a Turquía, no nos interesa ir a la guerra con Turquía. No queremos luchar contra Turquía. Ésa ha sido nuestra posición desde el principio. Turquía ha sido la parte agresiva y sigue siéndolo. Nos atacaron en Afrin. Nos acosan continuamente. Pedimos que Turquía ponga fin a su postura agresiva.

Si los esfuerzos actuales de los Estados Unidos en su diálogo con Turquía ayudan a asegurar este resultado, a evitar los ataques turcos y a convencer a Turquía de que ponga fin a estos ataques, entonces, obviamente, eso sería bueno para nosotros. Apoyamos esos esfuerzos.

Al-Monitor: ¿Está diciendo que el hecho de que Turquía ya no les ataque es un resultado satisfactorio en sí mismo? ¿Cuán sostenible es su situación actual, con los Estados Unidos negándose a comprometerse políticamente con ustedes y reduciendo su presencia militar? ¿Cree usted que los Estados Unidos permanecerán en Siria indefinidamente sólo para proteger a los kurdos? Después de todo, por mucho que valore las relaciones con las Fuerzas de Autodefensa, también concede una gran importancia a sus relaciones con su aliado de la OTAN, Turquía, a pesar de todas las tensiones entre ellas.

Kobane: Estoy de acuerdo. Y si todos estos esfuerzos, este proceso, no logran un resultado positivo, un acuerdo diplomático, es evidente que esto no sería satisfactorio desde nuestro punto de vista. Esto equivaldrá a una solución rápida, un enfoque provisional. Lo sería por parte de Turquía. Luego está la cuestión de llegar a un acuerdo político con el régimen. La comunidad internacional está tratando de encontrar una solución. Las conversaciones de paz de Ginebra dirigidas por las Naciones Unidas, las conversaciones de Sochi y el proceso de Astana. Pero hasta ahora, debido al veto de Turquía, hemos sido excluidos de todas estas conversaciones. Esto está mal y los Estados Unidos son responsables ante nosotros en este sentido. Si los Estados Unidos realmente lo quisieran, podrían presionar para que nos incluyeran en las conversaciones. Turquía y [el presidente turco Recep Tayyip] Erdogan tienen su propio estilo de equilibrar las relaciones. En realidad, nos están imitando al mantener relaciones con los estadounidenses, por un lado, y al tratar con los rusos, por otro.

Al-Monitor: ¿Qué está pasando con el mapa alrededor de Manbij? ¿Cree usted que Turquía aliviará la presión sobre esta cuestión después de las elecciones municipales del 31 de marzo?

Kobane: Manbij es un tema muy complejo. Antes de su liberación del Estado Islámico, existía un acuerdo entre todas las partes, entre la coalición, Ankara, el Consejo Militar de Manbij y las SDF. Nos juntamos e hicimos un trato. No provocamos hechos sobre el terreno en Manbij.

Como Fuerzas de Autodefensa, creemos que hemos cumplido todas nuestras promesas. Todavía teníamos algunos asesores allí. También los sacamos. Durante las dos últimas semanas se han celebrado negociaciones entre los Estados Unidos y Turquía sobre la composición del Consejo Militar de Manbij. Se presentó a Turquía una lista de 171 nombres examinados por el Consejo Militar y el Consejo Legislativo de Manbij. Lo último que supe es que Turquía había rechazado diez nombres de esa lista porque no cumplían sus criterios. Así que ellos también fueron eliminados de la lista.

Al-Monitor: ¿Cuáles son los criterios?

Kobane: No había nada malo en esos nombres en nuestra opinión. Turquía está constantemente presentando nuevas demandas, nuevas excusas. Su criterio es que los miembros del Consejo deben ser originarios de Manbij. Aceptamos esta demanda. No nos queda nada por hacer.

Al-Monitor: En cualquier caso, parece que a Turquía le gustaría trasladar sus fuerzas y a sus aliados del Ejército Libre Sirio a Manbij y sólo entonces se sentirá segura.

Kobane: No sólo Manbij; no es pan comido entrar en las tierras al este del Éufrates. Cualquier intervención de este tipo desencadenaría una gran guerra. De hecho, desencadenaría la segunda gran guerra en Siria. Eso es lo que decimos y creemos. Y nos hemos preparado para ello. No es fácil. Esto no es Afrin. Es un área grande y hay muchas fuerzas. Y la intersección de intereses internacionales es diferente aquí. En Afrin, Turquía hizo un trato con los rusos. Los americanos se sentaron en sus manos. Todo el mundo está interesado en esta región. Hay rusos en parte de Manbij, en Arima. Si Turquía interviene, todo el mundo lo hará. La situación se complicará mucho. Turquía no ha recibido la luz verde de nadie para intervenir aquí hasta ahora y no lo hará en el futuro. Pero como les dije antes, no estamos a favor de ninguna guerra con Turquía. Después de ocho años de guerra en Siria, queremos la paz.

Cualquier intervención de este tipo desataría una gran guerra. De hecho, desencadenaría la segunda gran guerra en Siria. Eso es lo que decimos y creemos. Y nos hemos preparado para uno.

Al-Monitor: Desde la perspectiva de un extranjero, parece casi imposible que usted pueda hacer malabarismos con todas estas fuerzas e intereses en competencia. Está físicamente con los americanos. Usted coopera, coordina con ellos diariamente. Ha dejado claro que quiere que los estadounidenses se queden. Para algunos, usted ha llegado a identificarse con los estadounidenses. Al mismo tiempo, usted se ha distinguido, ha ganado prominencia individual con su éxito contra el Estado Islámico. Se dice que esto ha creado algún nivel de incomodidad dentro de ciertos círculos. De hecho, se habla de que se le asigne un nuevo puesto una vez que Baghuz caiga y se declare la victoria contra el Estado Islámico. ¿Le importaría comentar algo de esto? ¿Podemos decir que su principal lealtad es hacia el movimiento político kurdo liderado por Abdullah Ocalan, y que su principal identificación es con él?

Kobane: Lo que nos importa es lo siguiente. Rojava [Kurdistán sirio] es parte de Kurdistán. Pero nuestro trabajo aquí como parte de las Fuerzas de Autodefensa se está llevando a cabo en un área que excede los límites de Rojava. Tenemos aliados árabes. Un tercio del territorio sirio está bajo nuestro control. Esta zona tiene su propia identidad con los árabes, kurdos y circasianos, etc. En las SDF, la mitad de nuestras fuerzas son árabes, la otra mitad son kurdas. La administración es igual [mitad árabe, mitad kurda].

Abdullah Ocalan es el líder del movimiento de libertad kurdo y vivió durante 20 años en Rojava. Los kurdos aquí e incluso los árabes llegaron a conocerlo entonces. Trabajaron juntos. Él ha contribuido en este área. En otras palabras, es una figura muy conocida aquí. Y hay un tremendo apego a él por parte de la gente. Especialmente de los kurdos, pero también de algunos árabes. Este apego a Ocalan continúa hasta el día de hoy.

Al-Monitor: ¿Y el suyo?

Kobane: Sí, todos lo hacen. Todos los kurdos lo hacen. Aquí no hay ningún problema. Pero lo que nos parece malicioso es la afirmación de Turquía de que todo aquí lo dirige el PKK. Esto no es cierto. Si Turquía sigue atacando esta zona es por su incapacidad para tratar con el movimiento kurdo en Turquía, por su incapacidad para abordar la realidad kurda. Es 100% por esto. La hostilidad turca no tiene nada que ver, como afirma, con nuestros supuestos vínculos con otro grupo. Turquía no quiere resolver el problema kurdo. Quiere eliminar a los kurdos. Lo dice abiertamente. La mayor parte del movimiento kurdo está dentro de Turquía. Pero Turquía no sólo se opone al movimiento kurdo dentro de Turquía y aquí. Se opuso al referéndum de 2017 sobre la independencia kurda en el Kurdistán iraquí.

En cuanto a sus otras cuestiones [una posible reasignación y malestar con su supuesta postura pro-estadounidense] son infundadas. Tal vez alguien esté propagando esos rumores a propósito. No lo sé. No lo sé.

Al-Monitor: ¿Qué pasaría si el aislamiento de Ocalan por parte de las autoridades turcas terminara y se le permitiera reanudar la comunicación con el mundo exterior y le dijera que pusiera fin a su alianza con los estadounidenses porque el coste había empezado a sobrepasar los beneficios? ¿Le obedecería?

No creo que él dijera eso. Sería un error especular sobre algo que nunca diría.

Al-Monitor: En las actas publicadas de la reunión entre Ocalan y los legisladores kurdos del Partido Democrático Popular (HDP) en la isla prisión de Imrali, cuando el proceso de paz entre el Estado y el PKK aún estaba en curso, se menciona que usted se reunió personalmente con funcionarios turcos aquí en Siria. ¿Es eso cierto?

Kobane: Sí, cuando el proceso de paz todavía estaba en curso en 2013, 2014 y 2015, tuvimos reuniones.

Al-Monitor: ¿Con quién?

Kobane: Con miembros de [la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía] MIT. Nos centramos principalmente en cuestiones de seguridad fronteriza.

Al-Monitor: ¿Se refiere a la protección de sus fronteras comunes contra el Estado Islámico?

Kobane: Las relaciones de Turquía con el Estado Islámico siempre fueron buenas. De hecho, durante una de nuestras reuniones, los funcionarios turcos nos dijeron que [el Estado Islámico] se había quejado con ellos de que Turquía no había hecho lo suficiente para socavar y bloquear las YPG [Unidades de Protección Popular] durante su asedio a Kobani. Puedes escribir esto.

Al-Monitor: ¿Hablaron de la operación para trasladar la tumba de Suleiman Shah a Esme?

Kobane: No, los oficiales turcos se reunieron con nuestros camaradas en Kobani. No conmigo. Se coordinaron. Proporcionamos escoltas a su convoy. Las fuerzas turcas llegaron y reubicaron los restos de Suleiman Shah.

Al-Monitor: Volviendo a los americanos, parece que quieres que se queden.

Kobane: Sí, mantener nuestra relación con los estadounidenses es para nuestro beneficio y el de la gente.

Pero, naturalmente, seguimos criticando a Estados Unidos por no haber establecido relaciones políticas con nosotros. Y no está haciendo lo suficiente para presionar a Turquía en este punto. Si quisiera, Estados Unidos podría incluir el territorio al este del Éufrates como parte de cualquier acuerdo político [con el régimen] en el curso de las conversaciones de Ginebra. Pero, además, no olvidemos que la batalla sobre el terreno contra el Estado Islámico continúa. La batalla será ganada, pero la guerra contra el Estado Islámico continuará. En ese sentido, nos conviene que las fuerzas de la coalición permanezcan aquí.

Al-Monitor: ¿Qué es exactamente lo que exige de los americanos?

Kobane: Tenemos cuatro demandas concretas.

Una es que el apoyo de la coalición en la guerra contra el Estado Islámico continúe hasta que el Estado Islámico sea 100% destruido y eliminado. Y está claro que nos interesa que las fuerzas de la coalición permanezcan hasta que lleguemos a un acuerdo con el régimen. Y de nuevo lo mismo se aplica a Turquía. Tienen que quedarse aquí hasta que arreglemos nuestros problemas con Turquía. Y debemos participar en las negociaciones dirigidas por las Naciones Unidas para lograr un acuerdo de paz global en Siria. No sólo buscamos el apoyo de Estados Unidos para esto, sino todo el apoyo de los miembros de la coalición.

Al-Monitor: Pero un número cada vez mayor de tribus árabes le están instando a que haga un trato con el régimen, diciendo que debe hacerlo ahora y que ignore a los estadounidenses. Dicen que ellos mismos están listos para darle la mano a Assad. Si las tribus árabes con las que estáis aliados hacen tratos por separado con el régimen, y varias ya lo han hecho, ¿no os quedaréis aislados?

Kobane: Necesitamos hacer un trato con el régimen, seguro. Pero tiene que estar en alianza con los árabes en el marco de una Siria unida. El régimen habla ahora de reconciliación. En primer lugar, no fuimos a la guerra con el régimen. El régimen se retiró de estos territorios y no pudo defenderlos. Así que los defendimos. Dado que no hay enemistad entre el régimen y nosotros mismos, no es necesario que nos reconciliemos con el régimen. Lo que hay que acordar entre el régimen y nosotros es la cuestión de nuestras reivindicaciones legítimas.

Al-Monitor: ¿Cuáles son sus demandas?

Kobane: Tenemos dos demandas principales. Una es que nuestras administraciones autónomas se preserven y se les conceda un estatuto jurídico. La segunda es que se preserven las Fuerzas de Autodefensa. La seguridad del territorio al este del río Éufrates debe dejarse en manos de las Fuerzas de Autodefensa. Éstas son nuestras líneas rojas. Estamos dispuestos a entablar todo tipo de negociaciones con el régimen sobre esta base.

Al-Monitor: Dado que los estadounidenses rechazan todo contacto con el régimen, parece que necesitan a los rusos como garantes de cualquier acuerdo de este tipo.

Kobane: Huelga decir que Rusia tiene un papel fundamental que desempeñar en la resolución de la crisis siria. Sin Rusia, no se puede alcanzar una solución duradera. Rusia puede presionar al régimen sirio para que resuelva el problema kurdo. Y nuestras conversaciones con Rusia continúan a este respecto. Pero los rusos desempeñaron un papel adverso en Afrin. Rusia abrió el espacio aéreo sirio sobre Afrin a la fuerza aérea turca y retiró sus propias fuerzas de Afrin. Esto condujo a una ruptura de confianza con el pueblo kurdo. Rusia tiene que corregir su error en Afrin si quiere curar las heridas.

Al-Monitor: ¿Está usted personalmente en contacto con el régimen?

Kobane: No, no lo estoy, pero nuestros camaradas sí. Nuestras delegaciones políticas se reúnen. Siempre estuvimos en diálogo con el régimen. De hecho, las negociaciones comenzaron, pero ahora están estancadas. Somos muy claros. Les presentamos una hoja de ruta. Y si se niegan a aceptar nuestras demandas, incluso si nos quedamos solos, incluso si la coalición se retira, lucharemos. Lucharemos hasta la muerte por nuestros derechos.


Amberin Zaman es corresponsal senior que informa desde Oriente Medio, África del Norte y Europa exclusivamente para Al-Monitor. Zaman ha sido columnista de Al-Monitor durante los últimos cinco años, examinando la política de Turquía, Irak y Siria y escribiendo el boletín Briefly Turkey.  Antes de Al-Monitor, Zaman cubrió Turquía, los kurdos y los conflictos en la región para The Washington Post, The Daily Telegraph, The Los Angeles Times y la Voz de América. Fue corresponsal de The Economist en Turquía entre 1999 y 2016, y ha trabajado como columnista en varios medios de comunicación en turco. En Twitter: @amberinzaman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies