La huelga de hambre de los solicitantes de asilo kurdos en Polonia entra en su tercera semana

Una imagen de noviembre muestra a los migrantes en el bosque cerca de la frontera entre Polonia y Bielorrusia | Foto: Leonid Shcheglov/Belta/AFP/REUTERS

Infomigrants – Benjamin Bathke – 30 mayo 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Diez solicitantes de asilo kurdos en Polonia llevan tres semanas seguidas negándose a comer en protesta por lo que describen como condiciones carcelarias y lentitud en los procedimientos de asilo.

«La huelga comenzó el 4 de mayo», declaró Dagmara Bielec, portavoz de la guardia de fronteras polaca, y añadió que los seis iraquíes y los cuatro turcos han solicitado asilo y se encuentran en un centro de retención de inmigrantes en Lesznowola, cerca de la capital, Varsovia.

Citando a un portavoz de los huelguistas de hambre, la agencia de noticias AFP informó que nueve de los inmigrantes habían cruzado a Polonia desde Bielorrusia y habían pasado varios meses «confinados» en el centro.

Citando al sitio web de noticias Iraqi News, la alianza de ONGs ECRE (Consejo Europeo de Refugiados y Exiliados) tuiteó el lunes (30 de mayo) que la huelga de hambre en la frontera polaco-bielorrusa entraba en su tercera semana.

Ruta de Bielorrusia

Desde el pasado mes de mayo, miles de migrantes, en su mayoría de Oriente Medio, intentan llegar a Polonia, Lituania y Letonia -todos ellos miembros de la Unión Europea- a través de Bielorrusia, lo que ha provocado una crisis humanitaria al permanecer varados en la frontera exterior de la UE durante semanas en condiciones de congelación. Sólo en la región fronteriza entre Polonia y Bielorrusia se han encontrado al menos 19 cadáveres presuntamente de migrantes desde septiembre de 2021.

La UE ha acusado al gobernante bielorruso, Alexander Lukashenko, de orquestar la afluencia alentando a los migrantes de países como Irán y Afganistán a volar a la capital, Minsk, y transportarlos a las fronteras exteriores de la UE.

Los activistas de los derechos humanos han condenado la estricta respuesta de Polonia -construyendo una valla de alambre de espino y cometiendo rechazos-, señalando el hecho de que Polonia ha estado acogiendo simultáneamente a los refugiados de guerra ucranianos con los brazos abiertos.

Leer más: Continúan los rechazos polacos a Bielorrusia mientras se acoge a los ucranianos

Aumento de las llegadas

En abril, las autoridades polacas afirmaron que el número de personas que intentaban cruzar a Polonia de forma irregular volvía a aumentar. Sin embargo, los últimos inmigrantes que intentaban entrar en Polonia no viajaban directamente desde sus países a Bielorrusia, según la guardia de fronteras polaca, sino que tomaban una nueva ruta a través de Dubai y Rusia.

A finales del año pasado, Siria, Turquía, Líbano e Irak tomaron diversas medidas para impedir que los migrantes volaran directamente a Bielorrusia con el objetivo de entrar en la UE. Estas medidas provocaron un descenso del número de personas reunidas a lo largo de la frontera polaca, una tendencia que, según las autoridades polacas, podría invertirse.

Hace un mes, un grupo de solicitantes de asilo sirios detenidos en un centro cerrado al sur de Varsovia también se puso en huelga de hambre. Los hombres dijeron que los trataban «como criminales». Y el pasado mes de noviembre, un grupo de unos 100 inmigrantes, en su mayoría iraquíes, realizaron una protesta de hambre por las condiciones del centro de acogida polaco de Wędrzyn donde estaban recluidos. La huelga fue la segunda de este tipo en el centro de Wędrzyn.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies