La difícil situación de los antiguos cristianos en el noreste de Siria

Foto de Burak Kara/Getty Images

Faithwire – Sanharab Barsoum – 7 noviembre 2019 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no representan necesariamente las de Faithwire.

A las afueras de Tel Temir, en el noreste de Siria, las ruinas de la antes magnífica iglesia de Tel Nesri se levantan sobre el cielo, su cúpula destrozada y sus paredes agrietadas son un testimonio de la brutal historia de la región.

Tel Nesri era un asentamiento cristiano de 70 familias, parte del tapiz multiétnico de la región, donde un cuarto de millón de cristianos vivía junto a las comunidades kurda, árabe, armenia, turcomana, yezidi y circasiana.

Cuando las fuerzas de ISIS invadieron la región en 2014 y 2015, atacando a los cristianos con ejecuciones, secuestros, esclavitud sexual y destrucción de lugares de culto, la comunidad cristiana huyó de la región en busca de seguridad en otras regiones o en el extranjero. Entre 100.000 y 150.000 cristianos fueron asesinados o huyeron al extranjero como refugiados.

Las raíces de la comunidad cristiana en el norte y el este de Siria son profundas. Los sirios como etnia vivían aquí antes de que apareciera el cristianismo en la región. Los cristianos asirios estuvieron entre los fundadores de ciudades como Hasakah y Tel Tamer, mientras que muchos cristianos armenios buscaron refugio en Tel Abyad, Ras Al Ain, Qamishlo y Derik durante el genocidio otomano de 1915, cuando los «jóvenes turcos» mataron a más de un millón y medio de armenios, y a más de setecientos cincuenta mil sirios.

@khabat_abas
Esta acogedora iglesia está situada en el sur de la campiña de Serekaniya, a menos de 8 km. del frente. Esperemos que el TFSA (Ejército Libre Sirio) no lo alcance.

Mucho antes de la existencia de Siria como Estado, los cristianos sirios, los kurdos y los árabes compartían una patria, y es esta historia la que el proyecto democrático de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria se esfuerza por reconstruir.

Este intento de construir una alternativa al sectarismo y fundamentalismo que ha asolado Oriente Medio durante décadas es la base del proyecto político de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria. Aquí se respeta la libertad religiosa y las estructuras políticas democráticas incluyen a todas las minorías religiosas y étnicas de la región.

Cristianos como yo ocupamos altos cargos de liderazgo dentro de la Administración, y las instituciones sociales, religiosas y políticas cristianas son activas en la sociedad civil. El sirio es reconocido como lengua oficial, y en las zonas con gran población siria, las escuelas enseñan kurdo, árabe y sirio a los estudiantes. En Qamishlo, la capital de facto del norte y el este de Siria, el kurdo, el árabe y el siríaco se utilizan en los documentos oficiales y en las señales de las calles.

Con la derrota de ISIS por las Fuerzas Democráticas Sirias y el establecimiento de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria, muchos cristianos regresaron a las ciudades y pueblos de los que habían huido. Se reunieron con los que se habían quedado para luchar contra ISIS y lloraron a los que perdieron la vida en la lucha.

Estamos orgullosos de haber construido aquí el proyecto político, un proyecto que acepta a todas las personas que existen en esta zona, independientemente de su religión o nacionalidad. Hemos trabajado para superar las tensiones históricas y crear una sociedad diferente, en la que todos podamos vivir en paz y armonía.

Por el contrario, el futuro de los cristianos en el norte y este de Siria, si la comunidad internacional no interviene para detener la invasión turca, es sombrío. Al igual que los kurdos, los cristianos en Turquía han sido víctimas de genocidio y represión.

CEYLANPINAR, TURQUÍA – 18 DE OCTUBRE: Un tanque del ejército turco se dirige hacia la frontera con Siria el 18 de octubre de 2019 en Ceylanpinar, Turquía. Las fuerzas turcas parecían continuar bombardeando objetivos en el norte de Siria a pesar del anuncio hecho ayer por el vicepresidente estadounidense Mike Pence de que Turquía había acordado un alto el fuego en su asalto a ciudades controladas por los kurdos cerca de su frontera. (Foto de Burak Kara/Getty Images)

La Turquía de Erdogan se basa en el nacionalismo y el fundamentalismo; quiere diseñar demográficamente el norte y el este de Siria para su propio beneficio, a expensas de los cristianos, yezidis y kurdos. Lo que ocurrió en Afrin después de la invasión y ocupación apoyada por Turquía en 2018 es un sombrío ejemplo de lo que sucederá en todo el norte y este de Siria si Turquía tiene éxito en su invasión. La comunidad cristiana de Afrin, que sigue ocupada por fuerzas apoyadas por Turquía, ha tenido que huir de la región tras la destrucción de iglesias y lugares religiosos y las amenazas de masacre.

AKCAKALE, TURQUÍA – 19 DE OCTUBRE: Vehículos que transportan a los miembros del Ejército Sirio Libre respaldado por Turquía cerca de la frontera el 19 de octubre de 2019 en Akcakale, Turquía. Las fuerzas turcas parecían seguir bombardeando la ciudad a pesar del anuncio hecho ayer por el vicepresidente estadounidense Mike Pence de que Turquía había acordado un alto el fuego en su asalto a ciudades controladas por los kurdos cerca de su frontera. (Foto de Burak Kara/Getty Images)

La invasión turca ya ha causado daños a nuestra comunidad cristiana, y los cristianos sirios se encuentran entre las víctimas de los ataques hasta ahora. Los bombardeos turcos se dirigieron contra el pueblo predominantemente cristiano de Pirik, en el campo de la ciudad de Derik (Al Malikiyah), y contra el barrio cristiano de Bishrefiye, en la ciudad fronteriza de Qamishlo. Las ciudades de Ras al Ain y Tel Abyad son las más afectadas por la guerra, y las comunidades cristianas han tenido que huir junto con toda la población civil.

DOHUK, IRAK – 24 DE OCTUBRE: Un camión de distribución de agua hace su ronda en el campamento de desplazados internos de Badarash, que ha seguido creciendo para los refugiados sirios kurdos que huyen de la reciente incursión turca en Rojava el 24 de octubre de 2019 en Dohuk, Irak. En siete días, el ACNUR informa de que ya han llegado al campamento 7.100 personas. Muchos de los que huyen han dicho que pagaron para pasar de contrabando a través de la frontera siria. (Foto de Byron Smith/Getty Images)

Ahora que las Fuerzas de Autodefensa han llegado a un acuerdo militar con el gobierno sirio, podemos apreciar tanto los aspectos positivos como los negativos. Como la comunidad internacional no tomó medidas para impedir la invasión, tuvimos que elegir entre la coordinación militar con Damasco o la destrucción total de nuestra sociedad.

Ya hemos visto a cientos de miles de civiles -incluidos al menos 70.000 niños- huir de sus hogares. Hemos visto niños muertos por bombardeos indiscriminados y nuestros barrios destruidos por ataques aéreos. Esperamos que este acuerdo ayude a proteger a los cristianos, y a todo el pueblo del norte y del este de Siria, de la brutalidad del gobierno turco y de sus representantes yihadistas.

DOHUK, IRAK – 24 DE OCTUBRE: Una visión general de una sección del campo de desplazados internos de Badarash que ha seguido creciendo para los refugiados sirios kurdos que huyen de la reciente incursión turca en Rojava el 24 de octubre de 2019 en Dohuk, Irak. En siete días, el ACNUR informa de que ya han llegado al campamento 7.100 personas. Muchos de los que huyen han dicho que pagaron para pasar de contrabando a través de la frontera siria. (Foto de Byron Smith/Getty Images)

Pero sabemos que también hay riesgos. Hasta ahora, la mentalidad del régimen de Assad era de autoritarismo nacionalista: no aceptaba y reconocía los derechos de todos los pueblos, los valores de la democracia. Se trata de una gran amenaza para nuestro futuro, y tenemos que trabajar por un acuerdo político que reconozca la diversidad de nuestra región.

También sabemos que trabajar con el ejército sirio no es suficiente para protegernos. Necesitamos que el mundo entero y la comunidad internacional detengan esta guerra, apoyen la estabilidad de la región y protejan a los cristianos y a todos los demás pueblos.

Todavía estamos sanando de los ataques de ISIS, y de Turquía y sus representantes extremistas. Todavía estamos reconstruyendo una sociedad en la que los niños cristianos y musulmanes pueden sentarse uno al lado del otro en un aula, ya sean sirios, kurdos, armenios o árabes, aprendiendo los idiomas de los demás y construyendo un nuevo futuro para el norte y el este de Siria.

—————————-

Sanharab Barsoum es copresidente del Syriac Union Party y abogado que trabaja con el comité de derechos humanos de la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria.  El Sr. Barsoum es un cristiano sirio de Qamishlo, la capital de facto de las regiones autónomas, donde vive una considerable minoría cristiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies