[INFORME 2019]: Análisis de los ataques por células durmientes de ISIS e incursiones anti-ISIS en el norte y este de Siria

Rojava Information Center (RIC) – 27 enero 2020

Hallazgos principales

– En los meses anteriores a septiembre se observó una disminución constante mes a mes de los ataques de células durmientes de ISIS, y un aumento de las incursiones anti-ISIS (Estado Islámico) de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF). Tras la invasión turca de octubre, el número de ataques ha aumentado constantemente y el ritmo de las incursiones de las SDF ha disminuido

– La cantidad de redadas anti-ISIS se redujo de 77 a 13 en diciembre. Ésta es la segunda tasa más baja en 2019, después de enero (10 redadas).

– En diciembre se registró el menor número de detenciones de miembros de células durmientes de 2019, con sólo 12 detenciones reportadas.

– Un total de 84 ataques se documentaron en el mes de diciembre, igual que el mes anterior, pero con un aumento del 162% en comparación con el principio del año.

– Documentamos un total de 906 ataques de células durmientes en 2019, 683 de los cuales fueron reclamados por el ISIS, y 395 incursiones conjuntas de las SDF y la Coalición.

– Nuestra mejor estimación de las muertes* causadas por los ataques de células durmientes es de 406.

– Al menos 581 agentes de células durmientes fueron arrestados en 2019.

– A pesar de la significativa disminución de los ataques experimentados en el mes de septiembre, antes de la invasión turca, de enero a diciembre el número de ataques reclamados por ISIS ha aumentado un 722%.

– En el mes de octubre, al comienzo de la invasión turca, las muertes de civiles aumentaron un 325%.

Análisis Anual

Robin Fleming, investigadora del Centro de Información de Rojava, dice: «Mirando hacia atrás en 2019, está claro que la situación política de la región ha afectado al ritmo de las redadas y ataques mensuales, con una reducción significativa de los ataques de las SDF y deteriorándose la estabilidad lograda en gran parte del norte y este de Siria en los meses anteriores a la invasión turca, mientras que el número de muertes e incidencia de los ataques [de ISIS] se disparó después de la operación de octubre de 2019.

Durante la guerra contra ISIS, en los meses de enero, febrero y marzo, los ataques e incursiones se mantuvieron bastante bajos, ya que tanto las SDF como ISIS estaban dedicando la mayor parte de sus esfuerzos y recursos a la guerra propiamente dicha. Después de la derrota territorial de ISIS, vemos un aumento inmediato de los ataques, ya que ISIS buscaba venganza y se esforzaba por seguir siendo relevante, con sus elementos dispersos en el territorio de Deir-ez-Zor. En mayo, dos meses después de la derrota de ISIS, se produjo un máximo histórico de 139 ataques documentados.

Después de mayo, las SDF respondieron a la amenaza y aumentaron el nivel de sus incursiones. Gracias a los esfuerzos de las incursiones conjuntas de las SDF y la coalición, así como al trabajo de la Asayish (fuerzas de seguridad interna), los ataques y las bajas fueron disminuyendo lentamente. Ambos alcanzaron su punto más bajo en el mes de septiembre (sólo 12 muertos y 51 ataques), el mes anterior a la invasión turca. Observamos una excepción a la tendencia general de disminución, cuando el ritmo de los ataques aumentó en agosto, el mismo mes en que Erdogan amenazaba con invadir el noreste de Siria mientras no se estableciera un acuerdo temporal sobre la llamada «zona segura».

Durante septiembre, mientras este acuerdo estaba en vigor, los ataques se mantuvieron bajos, sólo para volver a aumentar inmediatamente después de la invasión de octubre, ya que ISIS prospera en la inestabilidad causada por la invasión turca. En diciembre, las incursiones contra ISIS cayeron al nivel más bajo que tenían a principios de año, lo que deshizo gran parte del progreso y la estabilidad conseguidos a lo largo de 2019 a medida que ISIS sigue creciendo en fuerza».

La invasión turca ha precipitado un aumento significativo de la actividad de las células durmientes, aunque la situación sigue siendo ligeramente mejor que el punto álgido de la insurgencia en julio de 2019.

La invasión turca ha precipitado un aumento significativo de la actividad de las células durmientes, aunque la situación sigue siendo ligeramente mejor que el punto álgido de la insurgencia en julio de 2019

Desglose mes a mes

Enero

El año 2019 comenzó con los índices más bajos tanto de incursiones de las SDF (10) como de ataques totales por células durmientes (32). Éstas siguen siendo las tasas mensuales más bajas documentadas en 2019. Las 10 redadas resultaron en el arresto de 17 células durmientes. Un gran porcentaje de estos ataques no han sido reclamados (23, 72%) por ningún grupo, y sólo 9 de los 32 ataques (28%) han sido confirmados como responsabilidad de ISIS.

Como seguirá siendo la tónica a lo largo de todo el año, la mayoría (15, o 47%) de los ataques de células durmientes en enero se dirigieron a la región de Deir-ez-Zor. El ISIS sigue manteniendo territorio en esta región y lo seguirá teniendo hasta su derrota territorial por parte de las SDF el 23 de marzo de 2019. Después de Deir-ez-Zor, en Raqqa se produjeron los ataques más frecuentes, nueve de ellos en el mes de enero. Las células durmientes utilizaron principalmente coches y motocicletas-bomba, o IED (Artefacto Explosivo Improvisado, por sus siglas en inglés). Cabe destacar el ataque con un artefacto explosivo improvisado en Manbij, que se cobró la vida de cuatro ciudadanos estadounidenses. En total se registraron 24 muertes*. En enero, sólo dos ataques con células durmientes tuvieron como objetivo la región de Manbij y seis la región de Heseke, incluidos dos ataques -uno de los cuales fue frustrado por la Asayish-, en la capital de facto de Qamishlo.

Febrero

En el mes de febrero, las redadas aumentaron en un 220%, con 32 redadas documentadas, mientras que hubo 53 ataques totales -un aumento del 66% desde enero-. A diferencia del mes anterior, ISIS se atribuyó todos los ataques menos dos. Las muertes se duplicaron, pasando de 24 en enero a 50. Los arrestos aumentaron en un 394%, llegando a 84. Los ataques en las regiones de Manbij y Heseke se mantuvieron bajos. El uso de IED y VBIED (Vehículo Explosivo Improvisado, por sus siglas en inglés) se mantuvo constante. El ISIS también intensificó sus esfuerzos para dirigirse contra las personas relacionadas con las SDF y la Administración Autónoma, en una tendencia que continuaría a lo largo del año, por ejemplo, asesinando a dos miembros de las unidades de seguridad interna en Raqqa.

Marzo

El ritmo de las redadas no experimentó ningún cambio significativo en marzo. Se realizaron 32 redadas, pero sólo se produjeron 16 detenciones, lo que supone una disminución del 80% con respecto a las 84 detenciones del mes anterior. Los ataques aumentaron un 19% (a 63). Se confirma que 41 de los 63 ataques fueron realizados por ISIS. Se produjeron 54 muertes como resultado de estos 63 incidentes. El 70% de todos los ataques (44) tuvieron lugar en Deir-ez-Zor, incluyendo 15 ataques armados, 13 asesinatos y 16 coches bomba e IED.

En la región de Deir-ez-Zor se produjo el 72% (23) de los ataques de marzo. La región de Heseke sólo vio el 11% (7) de los ataques, 1 asesinato, 1 ataque armado y varios IEDs y coches bomba. Sólo se produjo una incursión en la región de Heseke. Manbij siguió siendo la región más segura del norte y este de Siria, con sólo 2 explosiones documentadas y 2 incursiones. Sólo 7 (11%) de los ataques tuvieron lugar en Raqqa, la mayoría de ellos fueron ataques armados, más 1 asesinato y 2 explosiones. Las SDF y las fuerzas de seguridad interna llevaron a cabo 5 incursiones en Raqqa.

Abril

En abril, las redadas aumentaron en un 29% (40), dando lugar a 34 detenciones -un aumento del 112%-. En abril se produjeron 89 ataques por células durmientes -un 41% más-, de los cuales 68 fueron reivindicados por ISIS, dejando 21 sin atribuirse a grupo alguno. El número de muertes se mantuvo estable en comparación con marzo, 55 frente a 54 en el mes anterior. ISIS reivindicó hasta 21 asesinatos, incluidos varios individuos afiliados a las SDF, 26 ataques armados, 39 explosiones y 2 secuestros de miembros de las SDF.

Mayo

A lo largo de 2019, el mes de mayo fue el que registró el mayor número de ataques: 139, lo que supone un aumento del 56% respecto a abril y del 334% respecto a principios de año. ISIS reclamó 95 de estos ataques, mientras que 44 no fueron reivindicados. Las muertes aumentaron en un 42% este mes hasta alcanzar las 78, significativamente más que cualquier otro mes del que pudimos recopilar datos. Las redadas disminuyeron en mayo, con sólo 34 redadas en comparación a las 40 de abril: una disminución del 15%. A pesar del bajo índice de redadas, fueron altamente productivas, resultando en 100 arrestos, aumentando éstos el 194% (de 34 a 100), el segundo número más alto de arrestos mensuales documentados hasta 2019.

En mayo se produjeron 87 ataques en Deir-ez-Zor, incluyendo 37 IED y coches bomba, 16 asesinatos y ejecuciones y 34 ataques armados. Las fuerzas de defensa y de seguridad Interna realizaron 22 incursiones en Deir-ez-Zor en mayo. En la región de Heseke se produjeron 21 ataques, que aumentaron en un 163%, incluido el asesinato de una activista feminista local y un anciano de una tribu. Se produjeron 9 ataques y 2 incursiones en Manbij, 11 ataques y 3 incursiones en Raqqa, y 3 ataques y 4 incursiones en Tabqa.

Junio

En junio, el número de ataques disminuyó en un 40% (139 a 83), mientras que el número de incursiones aumentó en un 70% (34 a 58) en comparación con el mes anterior. El mes de junio fue el de mayor número de incursiones en 2019. El 80% (66) del total de los ataques fueron reclamados por ISIS, el 20% (17) no fueron reivindicados. El número de muertes y arrestos no fue documentado en el mes de junio.

Hubo un alto índice de ataques en la región de Heseke, anteriormente pacífica (15), con múltiples incidentes de vehículos explosivos contra la capital de facto, Qamishlo. ISIS utilizó la ejecución de niños, vehículos explosivos y ataques en zonas pacíficas alejadas de Deir ez-Zor para sembrar el terror a pesar del control de las SDF. Se produjeron notables disminuciones en Deir-ez-Zor (de 87 a 55) y Manbij (de 9 a 4). Durante este mes, se produjeron 25 ataques armados y emboscadas, 31 ataques con explosivo e IEDs, 9 asesinatos, 5 secuestros, 4 coches bomba, 4 motos bomba, 3 ataques con RPG, 1 decapitación y la ejecución de un niño. Aunque el número de muertes en los ataques por células durmientes está disminuyendo, la tasa de incursiones de las SDF contra los IEDs también ha caído en picado.

Aunque el número de muertes en los ataques de células durmientes está disminuyendo, la tasa de incursiones anti-ISIS de las SDF también se ha desplomado.

Julio

En julio hubo pocos cambios en el número de incursiones (de 58 a 50) o ataques (de 83 a 86). Las redadas de las SDF siguieron siendo productivas este mes, con el mayor número de detenciones de 2019 (136). No hay un número fiable de muertes para este mes. ISIS reivindicó el 70% (60 de 86) de los incidentes documentados, mientras que 17 no fueron reivindicados, dejando los 9 ataques restantes para ser reivindicados por Ahrar al-Shaab**, un grupo de células durmientes recientemente activo vinculado a Turquía.

La situación de seguridad siguió mejorando en Manbij (ningún ataque, sólo se desactivó un artefacto explosivo improvisado) y en al-Raqqa (2 ataques, ambos reivindicados por Ahrar al-Shaab). En Deir-ez-Zor también se registró una disminución constante de los ataques (47 ataques, en comparación con los 55 del mes anterior), ya que continuaron las incursiones generalizadas de las SDF en la zona, aunque ésta siguió siendo objeto de violencia diaria, incluidos ataques con vehículos explosivos sin detonar, asesinatos y ataques frontales en los puestos de control. Sin embargo, hubo un aumento de los ataques en la región de Heseke, con 10 en la ciudad de Heseke solamente, además de los ataques en Qamishlo y Sere Kaniye. Entre ellos, se han incluido coches bomba en las tres ciudades y siete motobombas en toda la región.

Agosto

En agosto se registraron 95 ataques totales con células durmientes, lo que supone un aumento del 10% (de 86 a 95) incluyendo los ataques llevados a cabo tanto por ISIS (64) como por Ahrar al-Shaab (14), con un resultado de 35 muertes registradas. En agosto se registró la segunda tasa más alta de ataques totales. De las 35 muertes totales, 7 fueron reivindicadas por Ahrar al-Shaab y 18 por ISIS, quedando 10 sin reclamar. Los siete apuñalamientos, decapitaciones y asesinatos documentados de Ahrar al-Shaab tuvieron lugar en la región de Jazeera, cerca de las regiones fronterizas donde Turquía amenazaba con la ocupación.

En al-Raqqa se produjeron cuatro ataques contra ancianos de aldeas (mukhtars), tendencia que se mantendrá a lo largo del año. La situación de la seguridad en Deir Ez-Zor permaneció prácticamente inalterada: la mayoría de los ataques (49 ataques, 20 muertes) en el noreste de Siria se produjeron todavía en la región recién liberada, así como la mayoría de las incursiones de las SDF. Manbij permaneció estable, con una sola incursión de las SDF y ningún ataque. La ciudad de Raqqa sufrió 7 ataques, y más en los alrededores. En la región de Heseke se produjeron siete atentados con motocicletas y coches bomba, además de ataques con granadas, artefactos explosivos improvisados y ataques armados, así como asesinatos de miembros de las fuerzas de defensa y de las fuerzas de seguridad interna.

Mientras tanto, más de 78 miembros de ISIS y otras células fueron arrestados en 39 redadas de las SDF y de la Coalición en agosto, incluido un miembro de alto rango de ISIS, el belga Anwar Mohammad Hadoushi, que se cree que estuvo implicado en los ataques de París y Bruselas.

Septiembre

El mes de septiembre se caracterizó por una fuerte disminución de los ataques totales, con una reducción del 46% (95 a 51). Esto fue acompañado por un aumento del 23% (de 39 a 48) en las incursiones de las SDF, que resultaron en 48 detenciones. Los ataques de ISIS también disminuyeron en un 32% (de 64 a 43), y los ataques de Ahrar al-Shaab, vinculado con Turquía, casi cesaron, ya que sólo se produjo un ataque este mes. Se dejaron sin reclamar siete ataques. Las muertes también disminuyeron a un mínimo histórico en comparación con agosto, bajando un 65% (de 35 a 12). Esto marcó una disminución del 85% en comparación con el pico de muertes en mayo, cuando se reclamaron 78 muertes. Hubo un total de 10 ataques en Raqqa este mes, todos reclamados por ISIS. Manbij se mantuvo relativamente segura con sólo 2 ataques registrados, mientras que hubo 5 ataques en Heseke y 31 en Deir-ez-Zor, lo que supone un descenso del 37% (frente a 49). Las SDF y la Coalición llevaron a cabo 26 de sus 48 incursiones en Deir-ez-Zor.

Octubre

En general, a pesar de la invasión turca del 9 de octubre, la tasa de ataques se mantuvo estable (de 51 a 48). Sin embargo, en la semana anterior a la invasión turca se produjo poco más de 1 ataque de células durmientes de ISIS al día (1,1/día), mientras que en las tres semanas hasta el final del mes siguiente a la invasión se produjeron 38 ataques en 21 días, o 1,8 ataques diarios, lo que supone un aumento inmediato del 48%. 45 de los ataques fueron reivindicados por ISIS, dejando 3 sin asumir, y en octubre se produjo el fin de los ataques reclamados por Ahrar al-Shaab, vinculado con Turquía. En todo el norte y el este de Siria se produjo un pico en las reivindicaciones de muertes, con 51 muertes documentadas por células durmientes en comparación con 12 en septiembre, o un aumento del 325%. ISIS continuó atacando a los ancianos de las aldeas (mukhtars) que trabajan con la Administración Autónoma, así como a comandantes de las SDF. Mahmoud Al-Mazyouz y Abdul Latif Abdul Rahman al-Huwaidi fueron identificados como víctimas civiles de asesinato.

La asociación entre las SDF y la Coalición Internacional contra ISIS se vio interrumpida por la invasión turca. En los tres meses anteriores a la invasión turca se produjo un promedio de aproximadamente 2 incursiones al día, mientras que el promedio de octubre fue sólo una incursión cada dos días, una disminución del 75%. El número total de incursiones fue de sólo 17 en octubre en comparación con las 48 del mes anterior (una disminución del 65%).

Noviembre

Tras la invasión turca, los ataques de células durmientes aumentaron en un 63%, con 83 ataques documentados en noviembre en comparación con 51 en septiembre, 85% de los cuales fueron reclamados por ISIS. En noviembre se registraron 38 muertes, en comparación con 12 en septiembre -un aumento del 216%-, aunque inferior a las 51 muertes registradas en octubre. Las redadas conjuntas de las SDF y la Coalición se mantuvieron bajas desde el comienzo de la invasión, y en noviembre sólo se registraron 23 redadas.

El 58% de los ataques de noviembre se produjeron en Deir-ez-Zor, con un saldo de 21 muertos. La región de Heseke sufrió un total de 21 ataques y 15 muertes, 10 de las cuales no fueron reclamadas por ningún grupo. ISIS continuó atacando a los ancianos de las aldeas, así como a miembros de los consejos, sacerdotes y a una mujer miembro del Partido del Futuro de Siria, Lina Abdulwahid.

La gran prevalencia de ataques no reclamados en la región de Heseke, que fue la más afectada por la invasión turca, puede indicar la participación de células durmientes respaldadas por Turquía, ya que ISIS suele reclamar rápidamente cualquier ataque que cometa. En particular, un atentado con bomba del 11 de noviembre en Qamishlo en el que murieron cinco civiles no fue reivindicado por ISIS, y las fuerzas de seguridad locales informaron de que los perpetradores habían sido detenidos y confesaron haber recibido instrucciones y pagos de Turquía.

Diciembre

No hubo un cambio significativo en los ataques al comparar diciembre con noviembre (de 83 a 84). ISIS reivindicó 74 ataques, mientras que 10 no fueron reclamados, y se perdieron 18 vidas. Las incursiones [de las SDF] disminuyeron a la sombra de la invasión turca; sólo se documentaron 13 incursiones en diciembre, o sea una disminución del 43%. Sólo en enero hubo menos redadas (10) que en diciembre, y el número de detenciones documentadas fue el más bajo de todos los tiempos este mes -sólo se registraron 12-, una disminución del 59% (12 menos desde 29). Se produjeron 14 ataques en la región de Heseke, 49 en Deir-ez-Zor, 13 en Raqqa, 7 en Tabqa y sólo uno en Manbij. La principal forma de ataque fue con IED, ya que este mes se registraron 23 ataques con tales artefactos. ISIS continuó su campaña de asesinatos, incluyendo al menos a 3 personas asociadas a las SDF y a dos miembros del consejo civil de Shaddadi.

* Nota sobre las muertes: la cifra de muertes es una cifra comparativa que recopila tanto las muertes declaradas como las notificadas en los ataques por células durmientes.

* Nota sobre los vínculos de Ahrar al-Shaab con Turquía. Varios factores indican que es muy probable que la inteligencia turca participe en las actividades de Ahrar al-Shab, ya que el grupo opera de manera similar a los grupos anteriormente activos vinculados a Turquía, como Harakat al-Qiyam: 1) centrar la propaganda en el «PKK» y el «PYD»; 2) utilizar la frase turca «Zaytin Dali» para referirse a la Operación Rama de Olivo; 3) utilizar su canal de telegramas para estimular las líneas de propaganda turca sobre los vínculos del PKK con las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF).

Y lo que es más significativo, 4) Ahrar al-Shaab ha declarado que están respondiendo a «los ataques contra nuestro pueblo en las zonas de la Rama de Olivo y el Escudo del Éufrates», alineándose claramente con la ocupación turca en Afrin. Podemos proporcionar más antecedentes y comentar sobre el grupo si es necesario.

Traducido por Rojava Azadi Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies