Haciendo que Rojava vuelva a ser verde

Anotaciones al folleto "Make Rojava Green Again" de la Comuna Internacionalista de Rojava, por Pierre Bance. Traducido al inglés por Moh Hamdi y publicado en OpenDemocracy el 21 de junio de 2019.
– «Make Rojava green again»

En el artículo 2 de su Contrato Social, la Federación Democrática del Norte de Siria declara que está «basada en un sistema democrático y ecológico y en la libertad de las mujeres». En el artículo 57, la democracia es el «modo de lograr el equilibrio entre economía y ecología». Dar tanta importancia a la ecología en una democracia directa basada en la autosuficiencia y el federalismo no es sorprendente cuando sus promotores toman como referencia a Murray Bookchin, fundador de la ecología social y el municipalismo libertario, y a Abdullah Öcalan, inspirador del diseño de su confederalismo democrático. ¿Qué pasa con la ecología en el norte de Siria? Voluntarios internacionales reunidos en una asamblea llamada Comuna Internacionalista de Rojava, con el apoyo de la Federación, lideran la campaña «Make Rojava Green Again» (Haz que Rojava vuelva a ser verde). En 2018, se publicó por primera vez en inglés un inventario del medio ambiente en el norte de Siria, con un prólogo de Debbie Bookchin y un diseño de Matt Bonner, en el que se formulan propuestas y se explican las medidas adoptadas.

La Comuna Internacionalista, fundada en 2017 para integrar a los militantes extranjeros que se unen a Rojava, es una eco-aldea ejemplar y un modelo de solidaridad agrícola. En este sentido, también pretende ser una «academia» destinada a formar a los internacionalistas y a la población de Rojava para que «sean conscientes y se preocupen por el medio ambiente». Se ve a sí mismo como un laboratorio para la «construcción de una sociedad ecológica». Ante la actual falta de una «conciencia medioambiental compartida por toda la población», la Comuna lanza una campaña apoyada por la Federación Democrática del Norte y Este de Siria y descrita en el folleto «Make Rojava Green Again».

En su cuidada composición e ilustración, el folleto recuerda a los folletos de la URSS que inundaron el mundo en los años 50 y 60 del siglo pasado. Pero la comparación se detiene aquí. Aunque la Comuna Internacionalista colabora con las autoridades políticas, sin embargo, lo que no hace es ocultar la realidad ambiental de Rojava así como las deficiencias administrativas. Presenta una evaluación de la situación actual, ofrece sugerencias y actúa.

Revisión del Contrato Social

La Comuna internacionalista no aborda la cuestión desde un punto de vista institucional, pero un examen del Contrato Social de la Federación Democrática del Norte de Siria permite una mejor valoración de su labor militante en el ámbito de la transformación social. Ya en el artículo 2, la Constitución declara que la Federación «se basa en un sistema ecológico y democrático, así como en la libertad de las mujeres». El artículo 57 añade que «adoptará el sistema democrático para organizar la sociedad y permitirle vivir dentro de un equilibrio económico y ecológico». Como en muchas constituciones extranjeras y tratados internacionales, el Contrato Social también incluye la idea según la cual «el equilibrio y la vida ecológica se mantendrán» porque «toda persona tendrá derecho a vivir en una sociedad ecológica sana» (arts. 76 y 32).

Más allá de las declaraciones de principios, el Contrato Social ordena a la Federación que garantice un ambiente de vida saludable para sus ciudadanos. Además, permite al Consejo del Contrato Social (el juez constitucional) censurar las leyes que no se ajustan a los imperativos ecológicos. Proporciona los medios a las jurisdicciones para controlar los actos administrativos relacionados con el medio ambiente. Su tarea se habría simplificado si se hubiera mencionado el cambio climático, así como la protección de la biodiversidad, la protección de la interdependencia de los diferentes parámetros de un medio ambiente equilibrado y el principio de progresividad que evitaría cualquier regresión de las normas medioambientales.

Un entorno deplorable

Esto podría haber sido suficiente, afirmando que la seguridad ecológica es un derecho fundamental que se funde gradualmente con los derechos humanos, y concluyendo que el Contrato Social respeta las normas internacionales en la materia. Pero como muestra el folleto de la Comuna Internacionalista, esto ignoraría el hecho de que el pueblo kurdo, o al menos los más politizados, son discípulos de Murray Bookchin y Abdullah Öcalan.

Por lo tanto, es necesario ir más allá del texto para comprender la filosofía de la ecología social, el municipalismo libertario y el confederalismo democrático. No estarán satisfechos con una ecología reguladora a largo plazo, aunque sea la mejor que se pueda imaginar. Tampoco imputarían la responsabilidad de los desórdenes ecológicos a la propia tecnología -como hace el movimiento ecologista profundo- en lugar de culpar a los poderes económicos y estatales que la explotan. Aunque la ecología social nunca se menciona como tal en el Contrato Social, está presente en el proyecto de comunas autosuficientes y federadas. No se contenta con afirmar que la libertad de acción no debe ser superior a la protección del medio ambiente. Más bien, convoca a los seres humanos como dueños de su propio destino para cambiar el devastador sistema político y económico. No hay otra alternativa. La Federación Democrática del Norte y Este de Siria no reemplazará la vigilancia ecológica y los esfuerzos de transformación política que existen en sus diferentes niveles: sus regiones, cantones, distritos y, sobre todo, sus comunas. El papel de la Federación deberá limitarse al establecimiento de una acción coordinada y de capacidades humanas, materiales y financieras coordinadas.

El artículo 9 del Contrato Social dice lo siguiente: «La vida democrática, ambiental y social es la base para construir una sociedad democrática ecológica para no dañar, abusar y destruir la naturaleza». Esto significa, en otras palabras, que el capitalismo será superado a través de una revolución ecológica participativa. Sin embargo, esta revolución llevará tiempo. Teniendo en cuenta cómo están las cosas en este momento, estamos obligados a tratar con el poder del capitalismo global moderno. A modo de ejemplo, el Contrato Social permite inversiones en proyectos privados, siempre que «tengan en cuenta el equilibrio ecológico» (artículo 42). Asimismo, se garantiza el derecho a la propiedad privada «salvo que contradiga el interés común» (art. 43). En esta primera etapa, la ecología no se ve en oposición al capitalismo, sino más bien como un límite a un capitalismo que destruye la naturaleza y la salud humana.

Al tiempo que destaca la responsabilidad del capitalismo, la Comuna Internacionalista también señala que el capitalismo no es el único sistema responsable. El folleto explica en detalle cómo las políticas del Estado sirio han contribuido a la sobreexplotación colonial de sus recursos locales. Demuestra que la destrucción y el sabotaje de un Estado Islámico en retroceso tampoco son extraños. Por último, incluso los propios kurdos tienen su parte de responsabilidad, presente y pasada. Han estado más preocupados por las cuestiones relativas a la supervivencia inmediata que por las relativas al futuro del planeta. ¿Quién podría culparlos?

Los kurdos se han preocupado más por las cuestiones relacionadas con la supervivencia inmediata que por las relacionadas con el futuro del planeta. ¿Quién podría culparlos?

De la crítica a la acción

La agricultura en el norte de Siria está ecológicamente dañada por el monocultivo de trigo en la región de Cizre y de aceitunas en la región de Afrin. Esto último va acompañado de una deforestación sistémica y de un empobrecimiento del suelo. A este patrimonio sirio se añaden las sequías anuales, vinculadas al desorden climático, que no pueden ser contrarrestadas por diques ineptos para ríos, pozos y sistemas de riego que han sido dañados por la guerra o por la falta de mantenimiento. La aridez se ve agravada por el hecho de que el agua es retenida por las presas turcas y por el hecho de que el agua subterránea en Siria es desviada por Turquía.

Las reacciones no han tardado en llegar. Desde el comienzo mismo de la revolución, la distribución de la tierra expropiada al Estado sirio y entregada a las cooperativas -principalmente campos de trigo- fue acompañada por un compromiso con el cultivo diversificado, así como con el desarrollo de la agricultura y la plantación de árboles con el fin de restablecer una diversidad biológica y contribuir a la autosuficiencia alimentaria. El objetivo es crear un ecosistema regulado por una producción diversificada y por métodos razonados de explotación que a veces retoman el uso de técnicas agrícolas ancestrales. Estas técnicas ancestrales, además, conducen a un uso comunitario de la tierra. Se podrían mencionar otros ejemplos que aclaran el punto, en particular en lo que se refiere a las cooperativas agrícolas o a los servicios municipales de jardinería y parques. Los viveros agrícolas, por ejemplo, tienen como objetivo proporcionar a los agricultores, a los agrónomos de la ciudad y a los jardineros un gran número de plantas.

La Comuna Internacionalista ha creado su propio vivero de plantas. Se han plantado 2.000 árboles en 2018 y se han preparado 50.000 plantones para contribuir a la reforestación de las zonas de la comuna y de otras zonas de la región de Cizre. En particular, la Comuna apoya un proyecto del Comité para la Conservación Natural en la reforestación de la Reserva Natural de Hayaka, en las cercanías de Dêrik, que tiene previsto plantar 50.000 árboles en las orillas del lago Sefan en un plazo de 5 años.

Criando árboles – «Make Rojava green again»

Se han plantado 2.000 árboles en 2018 y se han preparado 50.000 plantones para contribuir a la reforestación de las áreas pertenecientes a la comuna.

Por supuesto, este proceso de transformación hacia una producción agrícola ecológica se enfrenta a obstáculos económicos, políticos y climáticos, e incluso a la resistencia a un cambio de hábito. Debido a la falta de material limpio adaptado al suelo local y a la sequía, las cooperativas y los agricultores se ven obligados a utilizar fertilizantes químicos contra su voluntad. Estos fertilizantes contaminan el suelo, el aire y el agua. Por lo tanto, la Comuna internacionalista ofrece diferentes procedimientos naturales para enriquecer el suelo.

Obra sin límites

Una agricultura ecológica también implica una industria ecológica. La idea de preservar la naturaleza en lugar de destruirla va de la mano con la idea de no saquear los recursos naturales (artículos 9 y 11 del Contrato Social). No es un asunto trivial si se tiene en cuenta que afecta a varios millones de habitantes y que el petróleo es el principal recurso del país. Hoy en día, la falta de refinerías modernas conduce a un refinado artesanal altamente contaminante y poco saludable. En la actualidad, Rojava no dispone de los medios técnicos y económicos para evitar este tipo de trastornos. Pero llegará el momento en que la justicia tendrá un papel que desempeñar en la construcción de una «sociedad que adopte un enfoque democrático y ecológico» (art. 67). La ley proporcionará los instrumentos para hacerlo, y ahora ya se consideran delitos las «acciones que perjudican la vida social y el medio ambiente» (artículo 68).

El estado de las ciudades y pueblos es decepcionante, tanto desde el punto de vista estético como de la restauración. Sin embargo, los municipios y las regiones de todo el norte de Siria han decidido solucionar estos problemas con proyectos de embellecimiento y restableciendo infraestructuras cruciales. Esto incluye la recuperación y el tratamiento del agua, así como el ensamblaje de material de desecho problemático en las ciudades y en el campo – ambos temas son una prioridad para la Comuna Internacionalista.

Jardines sencillos – «Make Rojava green again»

Todos los interesados están de acuerdo en que la educación del público sigue siendo una parte central de la solución. Esta solución se inicia en la escuela, donde los niños se familiarizan con las cuestiones ecológicas a través de un enfoque pedagógico activo, por ejemplo, permitiéndoles cultivar un jardín que no será simplemente una parcela de tierra, sino más bien un símbolo de libertad y el deseo de reconstruir después de la brutalidad de la guerra.

Observaciones finales

Salvador Zana, antiguo miembro del comité económico del cantón de Cizre, señala que «una de las críticas más frecuentes expresadas en los consejos de la autonomía democrática y en los de la Federación Democrática del Norte de Siria es la falta de desarrollo ecológico». Sin embargo, a pesar de los principios y resoluciones revolucionarios, «la economía apenas ha progresado para volverse más respetuosa con el medio ambiente y más sostenible. La razón principal de esto es la difícil separación de la agricultura industrial dadas las actuales condiciones de guerra y embargo». Sin embargo, la preocupación ecológica está progresando en la sociedad. Los esfuerzos realizados por las oficinas ambientales de los municipios o departamentos para remediar una situación que en algunos lugares está al borde de la catástrofe se pueden observar claramente. El hecho es que queda mucho trabajo por hacer y la comuna internacionalista de Rojava es consciente de que tendrá que explorar muchos más campos de actividad.

En pocas páginas, el folleto «Make Rojava Green Again» arroja luz sobre el papel principal que la economía social y las cooperativas desempeñan en la construcción de una democracia directa en Siria. Las instituciones protoestatales de la «Administración Democrática Autónoma» están tan preocupadas por la situación geopolítica y la amenaza de una invasión repentina del ejército turco o de Assad que se ven tentadas a pasar por alto la democracia directa. Como consecuencia, la Comuna Internacional hace un llamamiento a la solidaridad internacional porque «el mundo puede aprender mucho de Rojava en muchos aspectos, pero Rojava también tiene que aprender mucho del mundo».


Pierre Bance es un activista anarquista de 70 años que apoya los chalecos amarillos en Commercy, en el departamento de Meuse, en Gran Este, en el noreste de Francia. En 2017, publicó 'Un autre future pour le Kurdistan? Municipalisme libertaire et confédéralisme démocratique' (Otro futuro para el Kurdistán. Municipalismo Libertario y Federalismo Democrático) (Paris, Noir et Rouge).

2 comentarios en “Haciendo que Rojava vuelva a ser verde

  • el 9 de julio, 2019 a las 21:17
    Permalink

    Hago la siguiente propuesta desde la mas absoluta humildad, o sea desde total respeto por quienes se la estan jugando en el terreno cada dia y todos los dias.

    Propongo que el unico

    «modo de lograr el equilibrio entre economía y ecología»,

    pasa en primer lugar por aislar e independizar en la medida de lo posible la agricultura del entorno silvestre, al objeto de que la produccion esté pegada al lugar de consumo, reducir sensiblemente los recursos y trabajos necesarios y aproximarse a una agricultura circular, mediante el procesado de todos los residuos biologicos (incluidos los excrementos y orines humanos) retornando al suelo lo que se ha extraido de él.

    Ninguna agricultura ha sido sostenible, no solo la moderna agricultura industrial, incluso la agricultura tradicional y ecologica, pues convierte el suelo silvestre en suelo de maceta, con indenpendencia de que se reponga su fertilidad.

    Propongo pues cultivar en maceta, aunque un tipo de maceta algo peculiar que reduce extraodinariamente el consumo de agua y todos los laboreos, amen de que posibilita cultivar en cualquier parte y acaso tambien trasladar los cultivos a otra parte si la ocasion lo exige. El detalle mas significativo de este concepto de cultivo es el uso del riego por exudacion, pues reduce de modo extraordinario el consumo de agua.

    El concepto, que no los detalles y soluciones concretas, está expresado en esta publicacion:

    https://www.facebook.com/photo.php?fbid=2116926908347164&set=a.554899031216634&type=3

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies