Estamos intentando construir una Siria democrática, entonces, ¿por qué nos ataca Turquía?

Fuente: The Washington Post
Autoría: Hayvi Mustafa
Fecha: 22/1/2018
Traducción: Rojava Azadi

Hayvi Mustafa es copresidente del Consejo Ejecutivo de Afrin, una región en el norte de Siria de 1,5 millones de personas que actualmente incluye a unos 500,000 desplazados internos.

Hace tres meses, estaba sentado aquí en mi oficina con mis colegas, celebrando la liberación de Raqqa del Estado Islámico. Los combatientes del Estado Islámico fueron derrotados por nuestras propias Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), con la ayuda de nuestros aliados estadounidenses. Ese día tuvimos grandes esperanzas: eliminar la amenaza a la seguridad significaba que finalmente podríamos comenzar a invertir en educación y servicios sociales. Como mujer, estaba especialmente interesada en empoderar a las de mi género, algo que vi como una parte crucial en nuestros planes para transformar nuestra sociedad en una verdadera democracia tras nuestras vidas bajo el Estado totalitario del presidente sirio Bashar al-Assad. Mis funciones evolucionaron para incluir la supervisión del trabajo de 15 departamentos gubernamentales que brindan seguridad y servicios a personas independientemente de su origen étnico, religión o política. Entre nuestros logros se encuentra una nueva universidad que ofrece instrucción en ingeniería y ciencias sociales y brinda acceso total tanto a mujeres como a hombres.

Hoy estoy sentada en la misma oficina, escuchando y viendo como Turquía bombardea nuestras casas con cazas y artillería. Estamos recibiendo llamadas de funcionarios locales que advierten que Turquía cada vez se adentra más en nuestro territorio, quizás incluso con la esperanza de tomar la ciudad de Afrin. Turquía nos acusa de ser una rama del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Todos los líderes de la región y funcionarios de los EE.UU. han negado estas acusaciones. No obstante, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan sigue decidido a emprender su guerra contra Afrin. Su invasión en nuestro territorio también le sirve para distraer a su propio pueblo de su poder autoritario en el hogar.

Nuestra región es religiosa y étnicamente diversa. Nuestra población incluye kurdos, árabes, armenios, yazidíes y alawitas. Muchos de nosotros somos descendientes de los sobrevivientes de genocidios cometidos por los estados turcos contra los pueblos no turcos durante y después de la Primera Guerra Mundial. Todas estas comunidades se han negado a abandonar Afrin a pesar de la amenaza del gobierno islámico de Turquía y los grupos yihadistas asociados con él que públicamente nos amenazan con la limpieza étnica. Todas estas comunidades están trabajando juntas para construir una alternativa democrática en Siria.

Erdogan quiere destruir esta libertad; sus fuerzas ya han matado a 18 civiles inocentes. Aunque supuestamente es un aliado de Estados Unidos, Erdogan no se avergüenza de utilizar a los grupos yihadistas para eliminar Afrin como una alternativa democrática. Erdogan no solo permitió que al-Qaeda creciera a lo largo de la frontera de Turquía con Idlib, sino que también se coordinó con al-Qaeda para facilitar la entrada de las tropas turcas en nuestra región. Erdogan no lucha contra Al Qaeda, él trabaja con ellos.

Desde 2011, cuando el régimen de Assad comenzó a colapsar, las instituciones políticas democráticas de nuestra región han trabajado incansablemente para movilizar a las personas en una lucha por la democracia y la seguridad contra la barbarie del Estado Islámico y el caos de la guerra civil siria. Hemos organizado nuestra autodefensa y hemos hecho cumplir los derechos humanos. Lo que es más importante, nuestras fuerzas de seguridad no llevan a cabo ejecuciones sumarias -con un solo hombre como juez, jurado y verdugo- como sucede con frecuencia en las otras zonas sin ley de Siria. Nuestras fuerzas cumplen con las leyes escritas en nuestra asamblea legislativa.

Irónicamente, el hecho de que el Estado Islámico nunca tomara el control de nuestra región ha limitado la presencia estadounidense aquí, y ahora estamos pagando el precio. A diferencia de otras regiones del norte de Siria, no contamos con bases militares de EE.UU., ni con observadores militares. Esto ha alentado a Erdogan a librar la guerra contra nosotros con el pretexto de «luchar contra el terrorismo». Acusa a todos los kurdos de ser terroristas en virtud de su nacimiento. Pero hoy no son solo los kurdos los que están siendo atacados por Erdogan. Las prisiones turcas están llenas de activistas políticos pacíficos de una amplia variedad de orígenes, y sin embargo, todos están acusados ​​de terrorismo.

No debemos ser destruidos porque nuestra lucha por la democracia y la libertad limita las ambiciones de Erdogan. No debemos ser destruidos porque mantuvimos al Estado Islámico y al-Qaeda fuera de nuestra región. Consideramos a Turquía como un vecino y buscamos una mejor relación con su gente. Diferenciamos entre el gobierno de Turquía y su gente, entre Erdogan como un dictador islamista y sus súbditos oprimidos. Creemos que esta es una distinción que nuestros amigos en los Estados Unidos y Europa también deberían hacer.

No es una sorpresa que la diplomacia de EE.UU. parezca tener poco efecto en Turquía. Erdogan no apoyó una alternativa democrática al régimen de Assad y se negó a ayudar a los Estados Unidos a derrotar a al-Qaeda en Siria. Nuestras fuerzas de defensa han reclutado a muchos sirios con una mentalidad democrática de las áreas donde Al Qaeda se encuentra ahora concentrada, y estamos preparados para trabajar junto con los Estados Unidos para poner fin a esta amenaza a la seguridad global. Para hacer esto, Estados Unidos necesita declarar una zona de exclusión aérea similar a los acuerdos con Rusia para prevenir que la fuerza aérea siria bombardee los objetivos de las SDF, y establecer una cooperación más estrecha con nuestras fuerzas de seguridad en la región. Pero Washington debe actuar pronto. El tiempo se acaba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies