Es hora de reafirmar el compromiso con Rojava en lugar de revolcarse en la desesperación

Fuente: The region

Autora: Hawzhin Azeez

Fecha de publicación: 20/12/2018

Traducción: Kurdistan America latina

YPJ-guerrilleras-liberacion-730x410

El anuncio del retiro de Estados Unidos de Rojava (Kurdistán Occidental) ha enviado ondas de choque a las comunidades kurdas. Hay desconcierto y genuina confusión. A la luz de las amenazas anteriores por parte de Erdogan de una inminente invasión turca de Rojava, existen preocupaciones serias y genuinas sobre la aproximación de una limpieza étnica, como vimos claramente este año cuando Turquía ocupó Afrin.

Sin embargo, hay puntos importantes que destacar.

Para empezar, Estados Unidos nunca fue un aliado de la Revolución de Rojava. En repetidas ocasiones declaró su “alianza temporal” hacia los kurdos.

La enorme reacción emocional ante la supuesta retirada de Estados Unidos de Rojava, algo que todos sabíamos que era inevitable, debería ser una fuente de preocupación para todos los kurdos. Debemos preguntarnos en qué punto vamos a descolonizar nuestras mentes. ¿No nos ha enseñado nada la ideología del Confederalismo Democrático, las miles de personas que dieron sus vidas con alegría y amor, y un líder (Abdullah Öcalan) que se encuentra en una prisión turca hace 19 años?

Abdullah Öcalan continúa perseverando en las condiciones más duras, viviendo y encarnando nuestra máxima de “Berxwedan Jiyane” (La resistencia es la vida). Estos son los símbolos revolucionarios que deben hacernos sentir tranquilos y, sin embargo, determinan un sentido de compromiso continuo con todo lo que encarna Rojava, independientemente de lo que implique la crisis actual.

Si bien tenemos temores legítimos de que Turquía invada y participe en una limpieza étnica como lo hizo en Afrin, nunca debemos olvidar algo extremadamente importante: estamos participando en una revolución y nadie iba a entregarnos esta dura lucha por la libertad. Esta iba a ser siempre una lucha existencial entre los kurdos y el fascismo, entre la opresión y la libertad, la colonización y la emancipación, la ocupación y la liberación.

¿Quién nos enseñó que éste era un camino suave? ¿No hemos aprendido algo de la historia pasada de la traición? ¿Hemos olvidado que no importa que las montañas que albergan el Kurdistán siempre nos volverán a llamar a su abrazo defensivo? ¿Que los luchadores por la libertad se sientan en las cumbres y nos cuidan, comprometidos con nuestra inevitable liberación? ¿En qué momento cedimos nuestro poder a los neocolonialistas y los imperialistas?

Miles de personas han muerto para defender la ideología de la democracia radical. ¡Conozco personalmente a las familias que han dado más de 17 mártires de sus familias inmediatas para esta liberación! Estas son las personas que luchan por nosotros. Los habitantes de Rojava han vivido esta revolución y saben mejor que nadie lo que implica esta lucha.

Hay una razón por la que decimos “nuestros mártires iluminan el camino”. Ya no decimos “ni la libertad ni la muerte”. Öcalan nos enseñó que la elección siempre fue “libertad o libertad”, y esta libertad requiere un compromiso feroz, inquebrantable, ideológico y amoroso hacia la liberación colectiva. Esto nunca iba a ser una pelea fácil. Esto nunca iba a ser entregado a nosotros. Estados Unidos nunca estuvo comprometido con nuestra ideología. Vive y encarna la antítesis completa de lo que representan Rojava y sus mártires.

El segundo ejército más grande dentro de la OTAN y la décima potencia militar más grande del mundo (Turquía), bajo la dictadura de Erdogan, siempre se volvería contra nosotros. Pero esto no significa que la lucha haya terminado. Sí, Rojava necesita solidaridad urgente. Necesita la voz internacional de prominentes feministas, de defensores de derechos humanos, ecologistas y muchos otros para que se solidaricen con ella. La evacuación de Estados Unidos es una luz verde para que Turquía invada y participe en la limpieza étnica de los kurdos y de todos aquellos que comparten con ellos la tierra del norte de Siria. Todos aquellos que creen en la humanidad deben hablar sobre un inevitable desastre de derechos humanos que está en el horizonte. Pero la lucha es mucho más. Simplemente significa que debemos ser más comprometidos, activos, firmes e inquebrantables en nuestra resistencia colectiva contra el fascismo. Pero, sobre todo, significa que debemos creer en nosotros mismos y en nuestra gente.

Sí, la retirada de los Estados Unidos es un momento aleccionador, pero inevitable. Un momento repetido en nuestra historia como un pueblo desposeído y oprimido. Sin embargo, todavía estamos aquí, a pesar de todos los genocidios y masacres cometidas por los ocupantes. Perseveramos y prosperamos. Tenemos a los guerrilleros y a las luchadoras por la libertad. Tenemos las montañas, nuestros mártires y nuestros jóvenes, que aún luchan en las líneas del frente.

Solo cuando el último guerrillero esté muerto, solo cuando ya no haya más YPG/YPJ en el frente, solo cuando las montañas ya no estén, solo cuando la resistencia solitaria de Öcalan ya no encienda nuestro camino, ese será el día que debemos decir “los kurdos no existen más”.

Hasta entonces, nuestra resistencia debe continuar hasta que el último kurdo amante de la libertad dé su último suspiro.

La libertad y la lucha por la libertad nunca pueden morir.

¡Si queremos libertad tenemos que tomarla! No podemos apelar a la conciencia de los imperialistas, los colonialistas, los opresores y los creadores de un desposeído Estado marginado. Nuestros mártires no murieron por esta ideología, murieron luchando contra ella.

Un comentario en “Es hora de reafirmar el compromiso con Rojava en lugar de revolcarse en la desesperación

  • el 26 de diciembre, 2018 a las 6:27
    Permalink

    si queremos libertad tenemos que tomarla!! (grande esas palabras igual que bellas)y no apelar a la consciencia de los opresores y colonizadores que son quienes nos privan y enceguecen mentira tras mentira. viva la lucha por las libertades!!, viva la lucha en rojava!! por un sistema donde todos quepamos. quisiera luchar codo a codo contra este sistema fascista y asesino apoyando desde las colinas de kurdistan pero por motivos de distancia solo puedo manifestar todo un apoyo y admiracion desde otro lugar del mundo.
    son grandes y gracias por acarriar la lucha que todos temen o que nisiquiera saben.
    saludos y muchos abrazos a cada uno.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies