Erdogan “abierto a trabajar con Assad” contra los kurdos-sirios

Fuente: THE NEW ARAB
Autor: Paul Iddon
Fecha: 08/12/2017
Traducido por Rojava Azadi
 
Erdogan

Turquía ve a los kurdos sirios como una amenaza fronteriza (Getty)

 
Análisis: El continuo apoyo estadounidense a los kurdos del otro lado de la frontera turca probablemente empujará a Ankara a tratar con Damasco, escribe Paul Iddon.
 
«La puerta de la política siempre está abierta hasta el último momento», decía recientemente el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sobre la posibilidad de una coordinación ad-hoc entre Ankara y Damasco.
Si bien tal cooperación con el régimen del presidente sirio Bashar al-Assad contra las Unidades de Protección del Pueblo kurdo sirias (YPG) puede no materializarse, Erdogan aclaró que «no existe tal situación en este momento».
Hay, por el contrario, muchos intereses divergentes entre el presidente turco y su archienemigo de antes cuando se trata de este grupo kurdo sirio.
El presidente turco ha expresado durante años su frustración con Estados Unidos por apoyar a las YPG por medio de la coalición de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) árabe-kurdas lideradas por las YPG contra el grupo Estado Islámico, argumentando invariablemente que las YPG no eran diferentes al Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), proscrito por Turquía.
Un grupo «terrorista» no puede ser utilizado de manera viable contra otro, argumenta Ankara.
Si bien recientemente la administración Trump prometió que Washington ya no armaría a las YPG, el grupo kurdo todavía está recibiendo equipos de Washington, y los estadounidenses parecen dispuestos a retener sus fuerzas militares en las áreas controladas por los kurdos de Siria en el futuro previsible.
«Cuando Estados Unidos intervino en Siria contra IS … Ankara se mostró furiosa, argumentando que las fuerzas estadounidenses también deberían haber puesto a Assad en su punto de mira».
 
Durante años, Erdogan ha venido pidiendo el derrocamiento de Assad. Sin embargo, la creciente autonomía de las áreas controladas por los kurdos en el norte de Siria en los últimos años ha eclipsado su oposición al régimen en Damasco. Erdogan ha descartado básicamente su anterior determinación por deponer a Assad, después de que la intervención militar rusa diezmara de forma contundente a la oposición junto con cualquier posibilidad realista de cambio de régimen.
Cuando Estados Unidos intervino en Siria contra IS, en septiembre de 2014, y, poco después, comenzó a apoyar a las YPG contra IS, Ankara se enfureció, argumentando que las fuerzas estadounidenses también deberían haber puesto a Assad en su punto de mira. Eso nunca ocurrió.
Los esfuerzos turcos para que los EE.UU formasen una nueva fuerza de combate de sirios para luchar contra el IS (el programa llamado «entrenamiento y equipamiento») y posteriormente marginar a las SDF/YPG en la operación de Raqqa, en favor de un ataque militar turco-estadounidense, fracasó, ya que los EE.UU. se lanzaron con todo su equipo junto con el grupo liderado por los kurdos para derrotar al IS.
Desde el verano, Turquía se ha estado preparando para atacar a las YPG en su aislado cantón de Afrin, al noroeste. Llegó a un acuerdo con el grupo Tahrir al-Sham (HTS) en la provincia de Idlib para enviar fuerzas que rodeasen y separaran ese territorio. A medida que la guerra contra el IS se reduzca, Erdogan probablemente revisará otras opciones para presionar a las YPG en cualquier otra parte.
mapa_siria
Ahora que ha suspendido sus discontinuos esfuerzos de apoyo a los restantes oponentes de Assad y aumentado su acercamiento a Rusia -tras las tensiones provocadas por el derribo, por parte de Turquía, de un avión de combate Su-24 ruso en su frontera con Siria en noviembre de 2015-, la coordinación ad-hoc con Assad contra las YPG tiene mucho sentido desde la perspectiva de Ankara.
«Turquía ha dejado de armar a las facciones rebeldes de Siria y se ha alejado de su posición inicial de que Assad debe irse», ha dicho el profesor Joshua Landis a The New Arab.
«Erdogan ha arrastrado a Turquía a la órbita de Rusia para contrarrestar la decisión de los Estados Unidos de ayudar a los kurdos sirios al entrenar, armar y financiar a sus fuerzas YPG», agregó. «Para limitar el crecimiento del poder kurdo en Siria, Turquía tendrá que cooperar con Assad y Rusia».
En la misma entrevista de Hurriyet en la que Erdogan dejaba abierta la posibilidad de trabajar con Assad contra las YPG, también se quejó de que Estados Unidos estaba aportando a las YPG «no sólo armas, sino también personal», en referencia a las tropas estadounidenses que han ayudado a las SDF/YPG contra el IS.
No sólo no es la primera vez que se queja de la presencia de estas tropas en Siria, sino que ni siquiera es la primera vez que lo hace en las últimas semanas. Después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, acordaran que no había una solución militar para el conflicto sirio, Erdogan los criticó.
«Si una solución militar está fuera de discusión, entonces los que dicen esto deberían retirar sus tropas… y deberían tomarse medidas para una solución política», declaró.
«Si EE.UU. decide quedarse en Siria para reforzar a los kurdos, tanto Turquía como Assad se acercarán más».
Assad se congratula de retener una fuerza militar rusa en Siria -Moscú tiene un acuerdo con Damasco para mantener su base naval y aérea en Latakia por otros 49 años- pero se opone a la presencia de tropas estadounidenses y turcas en su país. Sin embargo, tanto Assad como Erdogan se sienten incómodos con la presencia de la tropa norteamericana en Siria y el continuo apoyo de Washington a las SDF/YPG.
«Si los EE.UU. deciden quedarse en Siria para reforzar a los kurdos, tanto Turquía como Assad se acercarán más para expulsar a Estados Unidos y limitar el daño que la autonomía kurda les causará a ambos países», anticipó Landis. «Los kurdos controlan ahora el lago Assad, la mayoría de los principales campos productores de petróleo y gas de Siria y muchas de sus mejores tierras agrícolas».
En septiembre, las SDF, respaldadas por Estados Unidos, hicieron un gran avance en Deir az-Zour para apoderarse de muchos de estos yacimientos petrolíferos, incluido el más grande de Siria, de manos del IS. Las SDF incluso advirtieron a Damasco -que estaba avanzando simultáneamente con apoyo ruso en la misma provincia-, que no cruzara a la orilla este del río Éufrates.
Las SDF/YPG planean administrar las zonas ricas en petróleo de la provincia que han incautado al IS con su Consejo Militar de Deir az-Zour, algo a lo que se oponen tanto Ankara como Damasco.
«Es probable que Assad y Turquía jueguen un largo partido contra Estados Unidos, pensando que Washington no querrá verse envuelto en un costoso y abierto proyecto de construcción nacional en el noreste de Siria», concluyó Landis.
 
Paul Iddon es un periodista independiente con sede en Erbil, Kurdistán iraquí, que escribe sobre asuntos de Oriente Medio. Síguelo en Twitter: @pauliddon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies