En nombre de las personas desplazadas en Shehba a la Organización Mundial de la Salud

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés), en cooperación con la Organización Mundial de la Salud (OMS), emitió un informe sobre la aparición del coronavirus (COVID-19) en la República Siria el 11 de marzo de 2020. El informe indicaba que el Ministerio de Salud sirio confirmaba el negativo en todos los casos sospechosos de coronavirus y que nadie estaba infectado.

Para contrarrestar la amenaza del virus, la OMS proporciona todos los medios de apoyo y asistencia al Ministerio de Salud para complementar sus capacidades y la preparación necesaria para abordar esta epidemia proporcionando equipos de detección y monitorización, formar al personal sanitario en varias provincias y proveer de centros de cuarentena. Además de la realización de talleres para comprender y concienciar sobre los riesgos de la epidemia.

El informe indicaba la disponibilidad de los centros de aislamiento en seis provincias (Damasco, Alepo, Deir Al-Zour, Homs, Lattaquia y Qamishlo) y un centro de salud en la región de Dwer, Damasco.

¿Qué hay de los más de 200.000 desplazados en el norte de Aleppo (Al-Shahba)?

Viendo el informe, percibimos grandes esfuerzos para ayudar a los sirios a evitar la amenaza de esta epidemia, pero también está muy claro que olvidaron una zona muy grande en el que miles de desplazados llevan ya dos años frente al desprecio del gobierno sirio. Los lugares de los desplazados procedentes de Afrin, que fueron obligados a huir por el ejército turco y sus facciones de islamismo militante, sufre carencias significativas de servicios, especialmente sanitarios.

Razones por las cuales esta zona es más vulnerable al virus:

Al-Shahba se encuentra al noreste de Alepo, entre las ciudades de Al-Bab y Azaz, una zona con vastas tierras agrícolas, suelo fértil y abundantes cerros. Se compone se compone de las siguientes ciudades principales; Tal Refaat, Tal Qarrah, Al-Ahdath, Fafin, Deir Jamal, Kfarnaya, Ahras. Pero no es un lugar adecuado para una vida saludable por las siguientes razones:

  1. Al-Shabbah se considera una de las zonas liberadas del ISIS en 2016 después de una guerra que duró dos años, tras la que quedaron en ruinas todas las infraestructuras; viviendas, escuelas, depósitos de agua, hornos y centros de salud.
  2. Al-Shahba tiene un alto riesgo de contagio y un sitio ideal para la propagación de enfermedades como resultado de una negligencia tras otra durante años. Es conocido como foco de enfermedades desde hace tiempo. Desgraciadamente los desplazados de Afrin han debido vivir en este entorno en contra de su voluntad al ser un sitio relativamente seguro, pero en el que se pueden encontrar viviendo en casas semidestruidas donde no hay condiciones para una vida sana. Aquí queremos hacer una mención especial a que en un momento en el que nadie recuerda la leishmaniosis hay cientos de personas afectadas en esta área. Reciben tratamiento a duras penas debido a la falta de medicamentos y suero, imaginen ahora lo que sucedería con nosotros si resultamos infectados por este peligroso virus.
  3. Hay un grave asedio en este lugar, por un lado las facciones islámicas armadas y por otro el ejército sirio con controles y barreras de seguridad que obstaculizan el movimiento, por ello los desplazados de Afrin nos preguntamos ¿Cómo llegaremos a Alepo, la ciudad capacitada más cercana, para recibir tratamiento?
  4. En cuanto a las personas que se encuentran desplazadas en campamentos la situación es todavía más grave, al ser foco de enfermedades y contagio ante la inexistencia de esterilización o desinfección.

¿Qué pasará si el virus se propaga en Shabba?

Hasta el momento de redacción de este informe no hay constancia de ningún caso de coronavirus en esta zona. Los comités de salud han tomado una serie de medidas preventivas, como alertar sobre reuniones o cerrar escuelas, pero son medidas insuficientes y desgraciadamente es lo único que podemos hacer.

Asistiremos a una verdadera tragedia si no actuamos tan rápido como podamos. Los resultados serán catastróficos para la seguridad y salud de la paz civil en toda Siria por los siguientes motivos:

Infraestructura del único hospital de Al-Shahba (hospital de Afrin)

El hospital está ubicado en Fafin, a unos 10 Km de Alepo. El hospital es una villa residencial que consta de varias habitaciones interiores que no están aisladas y algunas instalaciones básicas como quirófano, laboratorio, cuidados intensivos y algunas “clínicas móviles” más pequeñas de pediatría y asistencia a madres. El edificio es viejo. La capacidad de atención del hospital es muy limitada, en días normales colapsa debido a la escasez de camas, habitaciones e incubadoras. El hospital recibe pacientes de Alepo, Shirwa, Noble y Al-Zahra además de los 200.000 desplazados.

En cuanto a los especialistas son muy pocos, y los enfermeros profesionales también, el grueso del personal está constituido por voluntarios y aprendices sin cualificación, a pesar de todo, el hospital ofrece sus servicios las 24h sin hacer discriminación étnica.

¿Qué echamos en falta para hacer frente a la amenaza del coronavirus?

  1. Mascarillas, guantes y trajes de protección, especialmente las mascarillas N95, gorros y zapatos protectores para el personal que atienda en caso de sospecha.
  2. Los aparatos térmicos que revelan los síntomas del virus, y no nos referimos a dispositivos que revelan la temperatura corporal, ya que estos no sirven para detectarlo.
  3. El personal médico capacitado para atender a los infectados, especialmente enfermeros titulados, contamos con aprendices que solo trabajan en el hospital pero fueron formados en Al-Shahba y no están capacitados para intervenir en situaciones críticas, sus conocimientos no alcanzan para tratar a los infectados y esto representa el mayor problema. Sabemos que para afrontar la epidemia el hospital requiere de atención especial con un correcto método científico. Las titulaciones académicas y científicas brillan por su ausencia en el hospital y la Media Luna Roja del Kurdistán. Solo se llega a cinco o seis enfermeros titulados.
  4. Centros de aislamiento preparados (si se sospecha de algún caso), por lo que sugerimos ayudar a construir un centro de salud separado que cumpla con los requisitos sanitarios para aislar y tratar a los infectados.
  5. El equipo de laboratorio para realizar pruebas PCR (Prueba de Proteína Reactiva, por sus siglas en inglés) ya que de momento solo cuenta con equipos para realizar controles rutinarios e incluso en éstos hay escasez.
  6. Nos falta material y personal de esterilización en la Media Luna Roja del Kurdistán y en el hospital.
  7. Mecanismos de transporte de infectados a Alepo en condiciones sanitarias adecuadas, por la obstaculización de barreras y puntos de control.
  8. Unidades ambulatorias capacitadas entre los desplazados de esta extensa región.
  9. Máquinas de ventilación, ya que solo hay tres habitaciones que dispongan de ellos y que pueden acoger a un reducido número de pacientes. También respiradores, ya que sólo contamos con bombonas de oxígeno, ineficaces contra el virus.
  10. Todos los desplazados sufren malnutrición y están inmunodeprimidos, especialmente los niños, embarazadas y ancianos, lo que los convierte en población de riesgo con mayor vulnerabilidad.

Por todo ello no sabremos si el virus se propaga debido a la escasez y la falta de apoyo para brindar atención sanitaria antes de la propagación de la epidemia. Y si esto llega a ocurrir será una catástrofe para todos.

Llamamiento urgente en nombre de los desplazados de Afrin a la OMS.

En nombre de la humanidad:

Queremos informar sobre la verdadera situación de las personas desplazadas de Afrin y los residentes de Al-Shahba y encuadrar la situación general así como los débiles medios financieros para afrontar la epidemia y pedimos que no se olvide de los 200.000 desplazados que esperan ayuda para evitar este peligro antes de que sea demasiado tarde.

Afirmamos que nosotros, como comité de salud de la Media Luna Roja del Kurdistán y como único hospital en la región que hacemos todo lo posible para evitar la amenaza del virus educando y evitando reuniones, pero es absolutamente insuficiente, y el mayor peligro es la incapacidad para conocer si realmente hay infectados por el virus debido a la falta de un dispositivo de detección eficaz.

Los desplazados de Afrin han sufrido mucho por el efecto de la guerra y la migración forzosa y las consecuencias en el estado psicosanitario, por ello es importante apoyarlos en estos momentos ya que mostraría compromiso y provocaría una reacción positiva en los desplazados. Lo más importante en esta etapa decisiva es la cooperación y la solidaridad de todo el mundo para afrontar este virus sin discriminación ni racismo.

Por lo tanto, esperamos que este llamamiento no deje caer en el olvido a más de 200.000 personas que necesitan apoyo logístico médico urgente.

Nuestros agradecimientos humanitarios.

Este llamamiento procede de las personas desplazadas de Afrin y de la Media Luna Roja del Kurdistán pero también se adscriben:

  1. La Autoadministración Democrática de Sehba
  2. La Administración de campos de refugiados de Sehba
  3. La Administración del hospital de Afrin
  4. La Administración de sanidad de Sehba
  5. La Asociación por los Derechos Humanos en Sehba
  6. La Media Luna Roja del Kurdistán

Adjuntamos una copia de sus firmas y sellos.

Podéis descargar el documento original en inglés Aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies