El gobierno sirio pide a Turquía que libere el agua del Éufrates

El gobierno sirio y las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) acusan a Turquía de estar detrás del dramático descenso del nivel de agua que fluye hacia Siria, algo que podría suponer una importante crisis económica y medioambiental.

Miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), respaldadas por Estados Unidos y formadas por una alianza de combatientes árabes y kurdos, miran hacia el castillo de Jaabar mientras están sentados en un barco en el lago Assad, un enorme embalse creado por la presa de Tabqa, el 29 de abril de 2017. – DELIL SOULEIMAN/AFP vía Getty Images)

Fuente: Al-Monitor

Autor: Khaled al-Khateb

Fecha de publicación original: 14 de mayo de 2021

ALEPPO, Siria – El nivel del agua del río Éufrates en Siria sigue disminuyendo, lo que hace que el lecho del río se estreche con la disminución de los niveles de agua que fluyen río abajo desde Turquía, cayendo por debajo de los 200 metros cúbicos por segundo. Se prevé que este drástico descenso del nivel del agua del río provoque graves desastres económicos y medioambientales.

El río Éufrates en Siria separa las tierras bajo el control del gobierno sirio y los territorios en manos de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) dirigidas por los kurdos. El gobierno sirio controla las zonas situadas al sur del Éufrates y que dan a su orilla derecha, incluidas las zonas que se extienden hasta el campo sur de las provincias de Raqqa, Deir ez-Zor y Manbij en el campo de Alepo. A pesar de la escasez de flujos de agua, el gobierno sigue explotando las bombas de agua y los proyectos y sistemas de riego.

Las Fuerzas de Autodefensa, por su parte, controlan la orilla izquierda del río, que se considera su primer punto de control que abarca las zonas del noreste de Siria, incluida la campiña norte de las provincias de Raqqa y Deir ez-Zor.

El Ejército Sirio Libre (ESL), respaldado por Turquía, controla la orilla derecha del Éufrates en una distancia de no más de 6 kilómetros dentro de los territorios sirios cerca de Jarablus.

Tanto el gobierno sirio como las Fuerzas de Autodefensa acusan a Turquía del dramático descenso de los niveles de agua que fluyen en el río Éufrates. La oposición siria, sin embargo, ha permanecido en silencio, ya que no se beneficia del agua del río.

Durante una gira para comprobar la situación del agua en el río Éufrates el 7 de mayo, el ministro de Recursos Hídricos del gobierno sirio, Tamam Raad, pidió a Turquía que liberara agua en el río según la parte que le corresponde a Siria e Irak. También instó a la comunidad internacional y a las organizaciones internacionales a intervenir en este sentido.

La agencia estatal siria de medios de comunicación SANA citó a Raad diciendo: “La caída de los niveles de agua que fluye en el río Éufrates a menos del 50% a partir del punto de entrada del río en los territorios sirios se reflejó en los niveles de agua que fluye en el lecho del río en diferentes lugares de las estaciones de agua potable y de riego.”

“La situación sigue siendo tranquilizadora en cuanto a la seguridad del agua potable y en lo que respecta a las bombas de riego agrícola. El descenso de los niveles de agua se debe a que la parte turca bloqueó los flujos de agua. Por lo tanto, pedimos a Turquía que libere el agua de acuerdo con la parte justa tanto de Siria como de Irak”, añadió.

Un funcionario del Departamento de Recursos Hídricos de la provincia de Raqqa, afiliado al gobierno, dijo a Al-Monitor bajo condición de anonimato: “Las estaciones de bombeo de agua del Éufrates en la orilla derecha del río siguen funcionando hasta ahora a pesar del descenso del nivel del agua. Pero el descenso del nivel del agua ha detenido la generación de energía en el lago Assad (una presa), lo que ha cortado la energía de la estación de bombeo, lo que nos ha obligado a depender de generadores que funcionan con diesel para reanudar el riego de los cultivos agrícolas.”

SANA citó al director general de la Compañía de Electricidad de Hasakah, afiliada al gobierno, Anwar Okla, diciendo el 5 de mayo: “Debido a la falta de suministro de agua, la línea de tensión que conecta las estaciones de Tabqa y al-Bawab quedó fuera de servicio. Esta línea es la principal fuente de energía en las ciudades y barrios de la provincia [de Hasakah]”.

“La mejora del suministro eléctrico en la provincia depende del aumento del nivel de agua en el [lago Assad]. Por eso es necesario liberar el agua del Éufrates y poner fin a las violaciones turcas por todos los medios posibles”, dijo Okla.

Zaher Hashem, redactor jefe del sitio web Environment News, que se ocupa de cuestiones medioambientales, declaró a Al-Monitor: “El descenso de los niveles de agua no se debe únicamente a la apropiación por parte de Turquía de grandes cantidades de agua que debían fluir hacia el río, sino también a factores naturales, como la sequía y la falta de lluvias que han afectado a la región de Oriente Medio, incluida Turquía.”

En un mensaje de Telegram de principios de 2021, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan advirtió del peligro de sequía que afectaría a Turquía, especialmente a los estados del sureste y del centro, donde nacen los ríos Éufrates y Tigris.

En los meses siguientes, el nivel de precipitaciones siguió descendiendo por debajo de la media anual, lo que se reflejó en Siria e Irak, pero no en Turquía, ya que esta última tiene reservas de agua almacenadas en cientos de presas.

En su mensaje, Erdogan dijo que Turquía construyó 600 presas y 590 centrales hidroeléctricas, incluidas nueve presas en el río Éufrates.

“Hay muchos factores, además del cambio climático, que afectan a los niveles de agua, como la falta de agua en la fuente [del río] y el control del agua que fluye hacia los territorios sirios. Esto sin mencionar el aumento del número de presas construidas a lo largo del cauce del río. También hay que mencionar el uso intensivo de agua para fines agrícolas y la adopción de políticas basadas en cultivos de alto riego, como el trigo y el algodón, y el uso de métodos de riego rudimentarios basados en la inundación de los cultivos con agua”, explicó Hashem.

Al comentar las posibles repercusiones medioambientales de la escasez de agua en el río Éufrates, dijo: “Esto podría conducir a la concentración de contaminantes industriales y de aguas residuales, aumentando la salinidad del agua, lo que hace que el agua no sea apta para el riego y la bebida, así como la perdición de los peces”.

“Los peces muertos también provocan una contaminación orgánica, que supone un riesgo para la salud de la población, ya sea por beber el agua del río o por utilizarla en el riego”, dijo Hashem.

Y añadió: “El descenso de los niveles de agua también provocaría que las estaciones de bombeo de agua de las orillas del río dejaran de funcionar. Estas bombas se utilizan para el riego. La falta de agua significa que grandes extensiones de tierras agrícolas se verían perjudicadas, lo que amenaza la seguridad alimentaria de los agricultores. Además, el bajo suministro de agua del río hará que las estaciones de electricidad dejen de funcionar, lo que provocará la suspensión de varios sectores económicos.”

“Las estaciones de bombeo y tratamiento de agua para beber y regar también corren el riesgo de dejar de funcionar, ya que dependen de la electricidad. Lo mismo ocurre con las plantas de tratamiento de aguas residuales, que podrían dejar de funcionar también como consecuencia del drástico descenso del nivel de los ríos. Esto augura un gran desastre medioambiental y económico”, advirtió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies