El frágil statu quo del noreste de Siria

Washington Institute – Fabrice Balanche – 1 julio 2020 – Traducido por Pablo.

La zona mixta kurda-árabe podría ceder ante cualquier número de amenazas de seguridad, sanitarias y económicas, especialmente si Estados Unidos se rinde a los intereses rusos y turcos retirando sus fuerzas restantes.

Desde la ofensiva turca en octubre de 2019, la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES) se encuentra en una posición precaria. Los posibles nuevos ataques del ejército turco son la principal espada de Damocles que pende sobre su cabeza. Sin embargo, la AANES y sus principales autoridades locales ―las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) lideradas por los kurdos― también se enfrentan a otras numerosas amenazas a su autonomía, entre las que se incluyen importantes cuestiones humanitarias, el resurgimiento del Estado Islámico y las reiteradas exigencias del régimen sirio de que vuelvan al redil sin condiciones. Aunque Bashar al-Assad y sus aliados en Moscú carecen de los medios o del deseo de abrir una confrontación militar con las SDF, están jugando fácilmente con las debilidades locales acentuadas por la ofensiva turca y la retirada parcial de las tropas estadounidenses.

LAS SDF PERMANECERÁN UNIDAS SI LAS TROPAS ESTADOUNIDENSES SE QUEDAN

La ofensiva turca perjudicó gravemente a las SDF porque las unidades kurdas del grupo paraguas tuvieron que capear la batalla por su cuenta: las unidades árabes de las SDF se abstuvieron en gran medida de los combates porque no se consideran parte de la disputa con Ankara. Sin embargo, según los viajes del autor a la región y las conversaciones con funcionarios locales, ninguna de las milicias árabes parece estar desertando de las SDF, a pesar de los llamamientos urgentes del régimen para que las tribus árabes se unan al ejército sirio. Mientras las tropas estadounidenses estén presentes en el este y se paguen los sueldos de los combatientes, las SDF tienen muchas posibilidades de permanecer unidas y controlar la mayor parte del territorio en cuestión.

Sin embargo, la presencia de fuerzas sirias y rusas complica el panorama. Sus tropas ocupan algunas bases dentro de la AANES, así como todas las zonas fronterizas con el ejército turco. Es probable que el posicionamiento de Rusia esté destinado tanto a retrasar temporalmente una nueva ofensiva turca como a controlar los ejes estratégicos de la AANES. En cualquier caso, las unidades de las SDF y los civiles locales ya no pueden utilizar libremente el tramo de la carretera M4 entre Ain Issa y Til Tamer. La carretera estuvo cerrada desde octubre de 2019 hasta mayo de 2020, y el tráfico se limitó a los convoyes con escolta militar rusa. Para llegar a Raqqa o Kobane desde Qamishlo, los demás viajeros deben, por tanto, tomar una ruta mucho más larga y peligrosa que se ve amenazada regularmente por las incursiones del Estado Islámico. Las tropas rusas y sirias podrían cortar fácilmente esta estrecha carretera alternativa si quisieran separar la parte occidental de la AANES del bastión kurdo de Qamishlo-Hasake.

Algunas tropas estadounidenses han permanecido en Rmelan, al-Shadadi y los campos petrolíferos al sureste de Deir al-Zor. Patrullan intensamente las carreteras de estas zonas, impidiendo que las fuerzas rusas y sirias utilicen las rutas fuera de su zona de influencia inmediata. El cruce estratégico entre la autopista M4 y la carretera Amude-Hasake está fuertemente controlado por Estados Unidos: las tropas rusas no pueden utilizarlo para llegar a sus bases en Amude y Qamishlo. La carretera entre Rmelan y el cruce de Peshkhabur con Irak está igualmente prohibida a las fuerzas rusas y sirias, que provocan regularmente incidentes con las patrullas estadounidenses. Moscú quiere controlar este cruce porque es la única brecha en el cinturón de cerco que Turquía, Rusia, Irán y Assad han construido alrededor de la AANES. De hecho, con la cooperación de Ankara, el Kremlin parece seguir una estrategia de control progresivo a través de puntos estratégicos y de asfixia económica.

LA GUERRA DEL AGUA DE TURQUÍA

Antes de la guerra civil, el régimen del Baaz había impulsado durante mucho tiempo la región actualmente controlada por la AANES para que se especializara en la producción de materias primas como el trigo, el algodón y el petróleo, que luego se procesaban en el oeste de Siria. Esto tenía la ventaja de mantener la región dependiente de Damasco y limitar las tendencias autonomistas, ya sea entre los kurdos o las tribus árabes.

Estos acuerdos suponen un serio reto para la autonomía de la zona en la actualidad, ya que sigue dependiendo en gran medida de las importaciones en el ámbito agrícola y otros sectores (por ejemplo, la AANES no produce sus propios fertilizantes o pesticidas para los cultivos de exportación). Los rendimientos se han desplomado desde 2011, disminuyendo en gran medida los ingresos de los agricultores. Los incendios generalizados de 2019 también disuadieron a muchos lugareños de cultivar sus campos.

Sobre todo, los agricultores de la AANES carecen de agua suficiente debido a la destrucción de los grandes sistemas de riego del río Firat (Éufrates) durante la guerra contra el Estado Islámico. La rehabilitación de estos sistemas será lenta y costosa, y requerirá una importante ayuda de las ONG occidentales, cuya labor se ve actualmente obstaculizada por los riesgos de seguridad.

Además, Turquía ha estado utilizando el agua como arma contra la AANES, reduciendo el caudal del Firat y explotando las aguas subterráneas alrededor de la frontera, reduciendo así las cantidades disponibles río abajo. Con la captura de Serekaniye, las fuerzas turcas controlan ahora la principal fuente de agua potable de la provincia de Hasake, la estación de bombeo de Aluk, desde donde se envía el suministro a la capital de la provincia a través de Til Tamer y otras localidades. Los cortes voluntarios están aumentando a pesar de la mediación rusa, y es muy difícil encontrar nuevas fuentes de agua para la gran población de Hasake, que aumentó a 450.000 personas tras la llegada de nuevos refugiados de Tel Abyad y Serekaniye. El agua subterránea local es salada, y la construcción de una tubería desde Derik, una fuente más favorable, sería larga y costosa. Otra solución costosa es ampliar el canal de al-Suwar más al norte de al-Shadadi, pero las autoridades kurdas temen depender del “agua árabe”.

Por ahora, la escasez de agua exaspera a la población y crea más tensiones entre árabes y kurdos. Las tribus árabes del sur de la provincia de Hasake han acusado a las autoridades de la AANES de acaparar los suministros locales de agua para las comunidades kurdas del norte, reavivando los rumores de limpieza étnica.

BLOQUEO DE LA AYUDA HUMANITARIA

En total, unos tres millones de habitantes viven bajo el control de las Fuerzas de Autodefensa, incluidos el enclave de Shahba, al norte de Alepo, y el barrio de Sheikh Maqsoud, en Alepo. La mayoría de estas personas están muy necesitadas de ayuda humanitaria, especialmente los 700.000 desplazados internos que se calcula que hay. Los kurdos expulsados de Afrin, Tal Abyad y Serekani durante las ofensivas turcas del invierno de 2018 y el otoño de 2019 tienen pocas esperanzas de regresar a esas zonas. Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, esta última ofensiva desplazó a 222.000 personas, y todas las 117.000 que han regresado desde entonces a sus hogares eran árabes.

Esta situación hace que la ayuda occidental a la AANES sea aún más esencial. Sin embargo, Moscú ha intentado en repetidas ocasiones bloquear esta ayuda, tanto en el Consejo de Seguridad de la ONU como a través de sus acciones sobre el terreno. En diciembre de 2019 vetó la propuesta del Consejo de utilizar al-Yarubiya, en el noreste, como paso fronterizo para los suministros de la ONU a través de Irak. Ahora la ayuda sólo puede llegar a través del territorio controlado por el régimen. La Unión Europea y Estados Unidos han apoyado firmemente las entregas de las ONG humanitarias para compensar el déficit resultante de la ONU, pero estos grupos se han visto obstaculizados por la actividad de las patrullas rusas a lo largo del eje Peshkhabur-Qamishlo.

Mientras tanto, Assad ha intentado utilizar la pandemia de coronavirus para desacreditar a la AANES, afirmando que sólo el Estado sirio puede combatir la enfermedad. Debido a la inercia de la ONU y a la presión rusa, la Organización Mundial de la Salud sigue trabajando principalmente con el gobierno oficial sirio, por lo que todos los principales laboratorios capaces de realizar pruebas a los pacientes de COVID-19 se encuentran en Damasco, Latakia y Alepo. La AANES se niega a enviar pruebas a estos laboratorios porque no quiere que el régimen difunda desinformación potencialmente desestabilizadora sobre las tasas de infección en el noreste. A mediados de abril de 2020, Bashur instaló dos laboratorios en la AANES, pero los equipos médicos siguen siendo escasos, lo que obligó a las autoridades kurdas sirias a cerrar el paso de Peshkhabur a lo largo de marzo-abril y a establecer restricciones draconianas a la circulación interna para evitar una mayor propagación del virus. Estos esfuerzos fueron eficaces para contener la pandemia, pero han perjudicado a la ayuda exterior y a la frágil economía local.

LA NECESIDAD DE LA DETERMINACIÓN POLÍTICA DE OCCIDENTE

El objetivo aparente de Rusia es asfixiar a la AANES, forzar su disolución y convencer a las SDF de que se integren en el V Cuerpo del ejército sirio. Por el momento, la presencia de tropas estadounidenses y la importante ayuda han hecho fracasar esta estrategia. Sin embargo, Moscú y sus aliados no han perdido la esperanza de que EEUU cambie el juego ordenando nuevas retiradas. Rusia también cuenta con una nueva ofensiva turca contra los kurdos, que podría hacer insostenible la presencia estadounidense si se produce en las proximidades de Rmelan. Desde 2016, Moscú ha ofrecido regularmente a Turquía un trozo de Rojava a cambio de mantenerse al margen mientras el eje de Assad sigue retomando la parte noroeste del país. Tras el reciente avance del ejército sirio en Idlib, Ankara podría tener ahora la luz verde rusa para una nueva ofensiva en el noreste.

En cuanto al diálogo de junio de 2020 entre los partidos políticos kurdos sirios rivales, Estados Unidos y Europa acogieron con satisfacción los avances diplomáticos, ya que un frente kurdo unido reforzaría la AANES. Sin embargo, siendo realistas, este diálogo no eliminará ninguna de las amenazas mencionadas a la autonomía de la zona. Lo que se necesita, en cambio, es la determinación política de Occidente frente a las estrategias de Rusia y Turquía, apoyada por una presencia militar suficiente para disuadir los intentos de golpe de Estado externos y una campaña humanitaria y económica al estilo del Plan Marshall para reducir las tensiones internas. El contraste entre las mejoras en la economía de AANES y el deterioro financiero dentro de las zonas controladas por el régimen (por ejemplo, a causa de las nuevas sanciones estadounidenses derivadas de la Ley Cesar de Protección Civil de Siria) podría dar un impulso especialmente potente a las autoridades locales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies