El aislamiento de Öcalan en la isla de Imrali y la democracia en Turquía

Fuente: Komun Academy

Hoy es 4 de abril es el 71º cumpleaños de Abdullah Öcalan. A continuación publicamos la contribución de uno de sus abogados, Newroz Uysal, de la Oficina Jurídica de Estambul Asrın en la 16ª conferencia internacional «La Unión Europea, Turquía, el Medio Oriente y los Kurdos» en Bruselas a principios de febrero. Describe las condiciones de aislamiento de su cliente Abdullah Öcalan y la conexión entre su aislamiento en Imralı, la democratización de Turquía y la lucha por los derechos democráticos de la sociedad kurda.

Estimados participantes,

Me complace participar en esta ahora 16ª conferencia y me gustaría darles la bienvenida a todos ustedes en nombre de la Oficina de Derecho Asrın. El 15 de febrero, el Sr. Öcalan habrá sido encarcelado por 21 años en la isla carcelaria Imralı. Todos hemos experimentado que durante estos 21 años, en el marco del sistema de aislamiento Imralı, ha ido cambiando, desarrollándose e intensificándose constantemente a lo largo del tiempo, por un lado el derecho se ha definido por la arbitrariedad y las irregularidades, mientras que por otro lado la política se ha conformado por los enfoques dirigidos por los intereses.

Imralı contradice la prohibición de la tortura

Con la forma de detención, juicio, condena y ejecución de las sentencias, Imralı es arbitraria y viola tanto las normas jurídicas universales así como las regulaciones legales turcas. El sistema de Imralı se caracteriza por medidas que son sorprendentemente diferentes de ejemplos comparables en todo el mundo. Dado que está diseñado específicamente como una isla para una persona, también tiene una dimensión espacial. Las características especiales no se deben a motivos jurídicos, sino políticos; por consiguiente, se trata de una cuestión política. La prisión insular de Imralı es la primera de su tipo que constituye una excepción. Desde el traslado de Öcalan a Imralı, cada orden en la isla puede describirse como sistemática, porque se desarrolla constantemente de manera planificada y en conjunto. Las medidas aplicadas son variadas, reemplazadas o reforzadas dependiendo del resultado. La base del sistema no es la concesión sino la restricción de derechos. Este sistema se mantiene 24 horas al día, 7 días a la semana, sin interrupción. Debido a sus efectos sobre el cuerpo, la salud y la psique de los seres humanos, el sistema de detención en régimen de incomunicación también es completamente contrario a la prohibición de la tortura.

El sistema de aislamiento de Imralı comenzó con una violación del derecho internacional, el arresto y la detención ilegal y la violación del derecho a un juicio justo y del derecho a la defensa. Luego se estableció un aislamiento completo, el Sr. Öcalan estuvo detenido durante 10 años solo. No se le permitió ejercer su derecho a las llamadas telefónicas, ni recibió las cartas que se le enviaron; y se le negó el acceso a los periódicos, la televisión y otros medios de comunicación. Las visitas familiares, que ocupan un lugar especial entre los derechos, han sido restringidas o incluso denegadas en la mayoría de los casos, mientras que la denegación de las visitas de los abogados se ha convertido en una práctica constante. Con el tiempo, la prisión Imralı se convirtió en un lugar al que no podía entrar un solo abogado durante 8 años.

Encarcelamiento hasta la muerte

Aunque la pena de muerte impuesta al Sr. Öcalan fue anulada durante el proceso de adhesión de Turquía a la UE de conformidad con la armonización jurídica, no se le impuso una «pena de prisión fija» sino una «pena de muerte a perpetuidad sin posibilidad de libertad condicional». Con ese fin, se modificó la legislación vigente, principalmente mediante la introducción de una «condena a cadena perpetua más severa». En su sentencia de 18 de marzo de 2014, el TEDH [Tribunal Europeo de Derechos Humanos] dictaminó que la calidad de esta pena de prisión viola la prohibición de la tortura. Sin embargo, esto no llevó a Turquía a modificar su legislación nacional.

La reclusión en régimen de aislamiento es asunto de todos

Teniendo en cuenta los antecedentes históricos así como los acontecimientos recientes, ambos esbozados a continuación, cabe señalar que el encarcelamiento y la reclusión en régimen de aislamiento del Sr. Öcalan no sólo preocupa a los kurdos y/o a la política kurda, sino a todos los que apoyan la aspiración a la libertad de los pueblos del Oriente Medio. El paralelismo entre las circunstancias del aislamiento de Öcalan, que ha empeorado en los últimos 7 u 8 años, y un período de extraordinaria volatilidad en el Oriente Medio nos dice mucho. El establecimiento y la continuación del sistema Imralı es el resultado del punto muerto en el que se encuentra el Estado turco en relación con la llamada cuestión kurda. Las recientes predicciones y advertencias del Sr. Öcalan han sido escuchadas por todas las partes involucradas. En un momento en que el Oriente Medio se ha convertido en un mar de sangre, el Sr. Öcalan, en un intento de contribuir a una solución, ha propuesto un enfoque local, pacífico y razonable para los pueblos de la región. Este enfoque se ha convertido en el objetivo de las élites del poder gobernante. Su ataque está respaldado por una conspiración internacional y la detención en régimen de incomunicación.

La internacionalización de la llamada cuestión kurda

En la actualidad, se están produciendo crisis en todo el mundo, por diferentes razones y con diferentes antecedentes. A finales del primer cuarto del siglo XXI, el Oriente Medio es visto como la fuente del caos que se está desarrollando. Esta crisis es una expresión de la difícil situación de la concepción antidemocrática del Estado nación que se ha extendido por todo el mundo por los poderes hegemónicos cambiantes. Después de las dos guerras mundiales, Europa desarrolló un estilo democrático basado en la negociación, creando nuevos mecanismos administrativos, políticos y gubernamentales. Sin embargo, en Oriente Medio, la crisis continúa en forma de una prolongada Tercera Guerra Mundial. Desde Afganistán hasta Kurdistán y Libia, los últimos 21 años han sido testigos de millones de muertes y otras pérdidas y devastaciones.

Los acontecimientos que se han descrito como la internacionalización de la llamada cuestión kurda son en realidad un reflejo exacto de la causa del problema. Bajo la tutela de cuatro estados nacionales diferentes, los kurdos han sido sometidos a políticas de asimilación, aniquilación e incluso genocidio. Cuando Siria, Irán, Irak y Turquía recurrieron a la violencia, no lo hicieron por su cuenta sino con el permiso de la comunidad internacional. Ciertamente, también hay numerosos ejemplos de luchas por la libertad a lo largo de la historia que muestran la negativa de los kurdos a aceptar el statu quo como su destino. En lo que respecta al «derecho a la libre determinación», los kurdos han demostrado su determinación de existir como pueblo, también mediante su contribución a la democratización de los Estados nacionales en los que están amenazados por el genocidio. La expresión más fuerte de esta voluntad se ha manifestado en las propias ideas de Öcalan. Por lo tanto, el Sr. Öcalan declara que se ve a sí mismo como la «voluntad del kurdo libre».

Por una paz basada en la dignidad, la democracia y la libertad

En sus aspectos filosóficos, sociológicos, éticos, políticos, históricos y otros, los hallazgos de Öcalan sobre la llamada cuestión kurda son exactos y completos. Así como sus propuestas para resolver el problema tienen un enfoque local y regional, también son dignas de ser discutidas a nivel mundial. En 1992-1993, el Sr. Öcalan expresó que sus esfuerzos estaban guiados por la demanda de «una solución política democrática, una paz basada en la dignidad, la democracia y la libertad», y él hizo lo mismo. Declaró varios ceses del fuego unilaterales, hizo varias declaraciones y participó en muchas reuniones destinadas a encontrar una solución. Por último, ante la amenaza de guerra que surgió inmediatamente después de su llamamiento a la paz y a una solución del conflicto el 1º de septiembre de 1998, Öcalan se vio obligado a abandonar Siria el 9 de octubre de 1998. Decidió ir a Europa para buscar una solución democrática por medios políticos.

Conspiración internacional en lugar de paz

Pidió a Europa que apoyara sus esfuerzos por una solución democrática y la paz. Pero en lugar de responder a la petición, se organizó una conspiración internacional contra él. Sin embargo, nunca renunció a sus esfuerzos por una solución política y la paz. Se dio cuenta de lo urgente que se había vuelto la demanda de paz; y al desarrollar sus pensamientos en una visión del mundo aún más enérgica y cuidadosamente razonada, su influencia aumentó. Las fuerzas regionales que se posicionan como partidarias del statu quo y las fuerzas internacionales con sus intereses hegemónicos son igualmente responsables del continuo caos en el Oriente Medio, que sigue siendo sacudido por las crisis y las guerras. Mientras tanto, los kurdos han empezado a centrarse en llevar su propia capacidad de reconciliación al mundo exterior. De hecho, los acontecimientos en el Oriente Medio han dado a los kurdos un papel decisivo en la región y han hecho que la solución de la llamada cuestión kurda sea una tarea de importancia internacional. Además de la actitud de los kurdos, la situación actual también nos obliga a reconsiderar el papel del Sr. Öcalan. Antes y durante su encarcelamiento en la isla Imralı ha demostrado con suficiente frecuencia su capacidad para hacer propuestas razonables y realistas basadas en la conciencia histórica para resolver el problema.

La invasión como continuación de la conspiración

Si se observan tanto los acontecimientos históricos como los recientes, se puede ver que los kurdos son utilizados como medio de chantaje y de negociación para integrar los cuatro estados en los que fueron divididos por el sistema capitalista mundial (Turquía, Irán, Irak y Siria). En este contexto histórico-político, es evidente el propósito de la conspiración internacional organizada contra el Sr. Öcalan el 9 de octubre de 1998, a saber, provocar una guerra kurda-turca -sin salida y sin esperanza de solución- y forzar a las dos partes debilitadas a una posición de dependencia. El ataque de ocupación en el norte de Siria el 9 de octubre de 2019, aniversario de la conspiración, debe considerarse una demostración del deseo de continuar esta misma política. El propio Sr. Öcalan ha señalado repetidamente que el complot y su confinamiento solitario son un claro reflejo de la política de guerra. Hoy en día, el mundo se centra en Siria, en particular en el norte y el este del país. Si bien estas zonas han sido el escenario de los últimos acontecimientos, las tensiones y contradicciones en el Iraq, el Irán y Turquía también desempeñan un papel importante. La política de Turquía en Siria está directamente relacionada con la llamada cuestión kurda. Considerando que esta política es de guerra y bloqueo, podemos identificarla como el detonante de la reciente ola de muerte, destrucción y pérdida, de los movimientos de refugiados y de las crisis en el campo de la migración y el asilo. No obstante, si se muestra la voluntad necesaria en Turquía, se podría lograr una solución a la llamada cuestión kurda sobre la base del diálogo y la política. En sus relaciones directas e indirectas con el Estado, el Sr. Öcalan ha tratado de desarrollar un punto de vista orientado a la solución; ha trabajado mucho en ello y ha hecho un llamamiento a todos para que se abran a la paz democrática. Sin embargo, en la escena internacional, los mecanismos políticos y de derechos humanos hacen caso omiso de los esfuerzos por encontrar una solución y lograr la paz que el Sr. Öcalan realizó antes y después de su encarcelamiento en la isla Imralı; prefieren seguir llamándolo «terrorista». En términos jurídicos, este comportamiento ha alentado acuerdos y prácticas arbitrarias que agravan aún más la reclusión en régimen de aislamiento en Imralı y la incorporación de principios antidemocráticos en la Constitución y la legislación turcas.

La prohibición de visitas sólo se ha infringido brevemente

En el marco del sistema de aislamiento arbitrario e ilegal de Imralı, los representantes legales no pudieron hacer ni una sola visita a su cliente durante un período de 8 años a partir del 27 de julio de 2011. Durante la conferencia del año pasado, discutimos y seguimos intensamente las huelgas de hambre y los ayunos de muerte de miles de personas, lo que finalmente llevó a que se permitiera al Sr. Öcalan ser visitado por sus abogados. Se pudieron realizar un total de cinco visitas; a la primera visita, el 2 de mayo de 2019, siguieron otras el 22 de mayo, el 12 de junio, el 18 de junio y el 7 de agosto. Sin embargo, desde el 7 de agosto, los abogados de Öcalan han vuelto a tener prohibido ver a su cliente, y sus respectivas apelaciones ni siquiera han sido contestadas.

Una vez más, las propuestas de soluciones

Durante la primera de estas visitas, el Sr. Öcalan dio a conocer sus opiniones al público en una declaración de siete puntos, incluyendo sugerencias sobre temas de actualidad. Sin embargo, la declaración, a la que él mismo se refiere como la «actitud de Imralı», es también una fuente suficiente para mostrar sus puntos de vista. Brevemente resumida, incluye los siguientes contenidos:

1. La necesidad de la reconciliación social,

2. La necesidad de iniciar negociaciones democráticas,

3. Una solución de poder blando para los problemas de Turquía y la región, en particular la guerra en curso

4. La solución de los problemas de Siria desde la perspectiva de una democracia local constitucionalmente garantizada, manteniendo la integridad territorial de Siria,

5. Oposición a la continuación de las huelgas de hambre,

6. Determinación de atenerse a la Declaración de Newroz de 2013

7. Una solución basada en la paz humana y la democracia.

También durante las cuatro reuniones que siguieron a esta declaración resultante de la primera visita, Öcalan evaluó las dimensiones y el probable desarrollo de la esperada guerra en el Oriente Medio, demostrando así una vez más su importancia para la resolución del conflicto. En el contexto de lo que se denomina «Tercera Vía» en la política kurda, dejó claro que una solución constitucional democrática es la piedra angular de un futuro democrático y común de los pueblos. Durante nuestra quinta y última reunión, celebrada el 7 de agosto de 2019, el Sr. Öcalan señaló la probabilidad de una guerra y reiteró su preocupación por evitar ese escenario. Subrayó su competencia para lograr el fin de la violencia y una solución constitucional democrática a la llamada cuestión interna kurda y aseguró: «Denme una semana y eliminaré el peligro de conflicto. En una semana puedo preparar el camino para resolver el problema; confío en que evitaré el conflicto». Pero tampoco, como el propio Öcalan admitió, el Estado fue razonable a sus demandas; el Estado continuó sus ataques. Tampoco la comunidad internacional respondió como esperaba. Como la guerra sigue teniendo cada día consecuencias más devastadoras, el Sr. Öcalan también se atiene a su llamamiento en favor de una solución pacífica y a su oferta de hacer su contribución.

El sistema Imralı como prototipo

Por esta y muchas otras razones, sería un error considerar el sistema Imralı de aislamiento en el 21º año solamente como un problema de la política penitenciaria turca. Este sistema no es simplemente un aspecto de los derechos humanos y la democracia en Turquía, sino su causa. El sistema Imralı es un prototipo: la experiencia y los conocimientos adquiridos con este sistema en evolución y desarrollo, que se aplica de manera continua, ininterrumpida y resuelta, se está utilizando en diversas esferas utilizando las mismas técnicas. En otras palabras: No debemos percibir Imralı como una sola violación de los derechos humanos, sino como un símbolo exacto del estado de derecho y la democracia en Turquía.

Hablando de la libertad del Sr. Öcalan

En nombre de una solución política y democrática de la llamada cuestión kurda y de un proceso de paz en el Oriente Medio, la Unión Europea debería adoptar una postura y disuadir a Turquía del uso de la reclusión en régimen de aislamiento. Si en el pasado se hubiera apoyado una solución democrática de la llamada cuestión kurda, el historial de Turquía en materia de derechos humanos, democracia y estado de derecho sería claramente mejor en la actualidad. El proceso de paz debe considerarse desde una perspectiva histórica y política para evitar que la historia se repita. Por ello, hoy quisiéramos pedir a todas las instituciones democráticas, las organizaciones de la sociedad civil, los partidos políticos y sus órganos, especialmente a los que participan en esta conferencia, que en su labor hablen de poner fin al aislamiento del Sr. Öcalan y, por último, de su libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies