Desierto: la desecación del Éufrates amenaza con un desastre en Siria

Autor: Rumayleh

Fuente: France Press

Fecha de publicación original: 30 de Agosto del 2021

Grupos de ayuda e ingenieros advierten de la inminente catástrofe humanitaria en el noreste de Siria, donde la disminución del caudal de los ríos está agravando los problemas tras una década de guerra Delil SOULEIMAN AFP

El río más largo de Siria solía fluir junto a su olivar, pero hoy Khaled al-Khamees dice que ha retrocedido en la distancia, abrasando sus árboles y dejando a su familia sin apenas una gota para beber.

“Es como si estuviéramos en el desierto”, dijo este agricultor de 50 años, de pie en lo que el año pasado era el lecho del río Éufrates.

“Estamos pensando en irnos porque no queda agua para beber ni para regar los árboles”.

Los grupos de ayuda y los ingenieros advierten de la inminente catástrofe humanitaria en el noreste de Siria, donde la disminución del caudal del río está agravando los problemas tras una década de guerra.

Afirman que el descenso del nivel de agua en las presas hidroeléctricas desde enero amenaza con cortar el agua y la electricidad a hasta cinco millones de sirios, en medio de una pandemia de coronavirus y una crisis económica.

Mientras la sequía se apodera de la región mediterránea, muchos habitantes de la zona controlada por los kurdos acusan a su vecina y archienemiga Turquía de haber armado el agua cerrando el grifo aguas arriba, aunque una fuente turca lo ha negado.

A las afueras de la aldea de Rumayleh, donde vive Khamees, las mangueras negras de riego yacen en bobinas polvorientas después de que el río retrocediera tanto que resultaba demasiado caro hacer funcionar las bombas de agua.

Unas personas caminan por lo que era el cauce del Éufrates cerca de la localidad siria de Rumayleh Delil SOULEIMAN AFP

En cambio, mucho más cerca de la orilla del agua, Khamees y sus vecinos se afanaban en plantar maíz y judías en la tierra que el año pasado quedó sumergida bajo la corriente.

El padre de 12 hijos dijo que no había visto el río tan lejos de la aldea en décadas.

“Las mujeres tienen que caminar siete kilómetros (cuatro millas) sólo para conseguir un cubo de agua para que beban sus hijos”, dijo.

Alarmante

El Éufrates, del que se dice que en su día atravesó el bíblico Jardín del Edén, recorre casi 2.800 kilómetros (1.700 millas) a través de Turquía, Siria e Irak.

En épocas de lluvia, desemboca en el norte de Siria a través de la frontera turca, y fluye en diagonal a través del país devastado por la guerra hacia Irak.

Esta combinación de imágenes facilitadas por la Agencia Espacial Europea muestra dos imágenes en falso color captadas por satélite el 5 de mayo de 2020 (arriba) y el 7 de mayo de 2021 del descenso del nivel del agua en el embalse de Tishrin en Siria – AGENCIA ESPACIAL EUROPEA/AFP

A lo largo de su recorrido, riega franjas de tierra en el granero de Siria y atraviesa tres presas hidroeléctricas que proporcionan energía y agua potable a millones de personas.

Pero en los últimos ocho meses el río se ha reducido a una franja, succionando agua preciosa de los embalses y aumentando el riesgo de que las turbinas de las presas se detengan.

En la presa de Tishrin, la primera en la que cae el río dentro de Siria, el director Hammoud al-Hadiyyeen describió un descenso “alarmante” de los niveles de agua que no se veía desde la finalización de la presa en 1999.

“Es una catástrofe humanitaria”, dijo.

Desde enero, el nivel del agua se ha desplomado cinco metros, y ahora se sitúa a sólo unas decenas de centímetros por encima del “nivel muerto”, cuando se supone que las turbinas dejan de producir electricidad por completo.

En todo el noreste de Siria, la generación de energía ya ha caído un 70% desde el año pasado, según el jefe de la autoridad energética Welat Darwish.

Dos de cada tres estaciones de agua potable a lo largo del río están bombeando menos agua o han dejado de funcionar, dicen los grupos humanitarios.

¿El agua como arma?

Casi el 90% del caudal del Éufrates procede de Turquía, según Naciones Unidas.

Para garantizar la parte que le corresponde a Siria, Turquía acordó en 1987 permitir una media anual de 500 metros cúbicos por segundo de agua a través de su frontera.

Sin embargo, los ingenieros afirman que en los últimos meses esta cifra ha descendido hasta 200 metros cúbicos por segundo.

Niveles de agua en la presa siria de Tabqa AFP

Dentro de Siria, el Éufrates fluye en su mayor parte a lo largo del territorio controlado por las autoridades kurdas semiautónomas, cuyos combatientes respaldados por Estados Unidos han arrebatado a lo largo de los años sus presas y ciudades al grupo Estado Islámico.

Sin embargo, Turquía considera que esos combatientes kurdos están vinculados a su proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), y les ha arrebatado tierras durante la guerra de Siria.

Los kurdos de Siria han acusado a Ankara de retener más agua de la necesaria en sus presas, y Damasco instó en junio a Turquía a aumentar el caudal inmediatamente.

Pero una fuente diplomática turca declaró a la AFP que Turquía “nunca ha reducido la cantidad de agua que libera de sus ríos transfronterizos con fines políticos o de otro tipo”.

“Nuestra región se enfrenta a uno de los peores periodos de sequía debido al cambio climático”, y las precipitaciones en el sur de Turquía fueron “las más bajas de los últimos 30 años”, dijo esta fuente.

El analista Nicholas Heras dijo que Turquía tenía influencia sobre Siria e Irak con la enorme presa de Ataturk a sólo 80 kilómetros de la frontera siria, pero era discutible que Ankara quisiera utilizarla.

Esto supondría “complicaciones internacionales para Ankara, tanto con Estados Unidos como con Rusia”, un aliado clave de Damasco en las conversaciones de paz sobre Siria.

Grupos de ayuda e ingenieros afirman que el descenso de los niveles de agua en las presas hidroeléctricas desde enero amenaza con el corte de agua y electricidad para hasta cinco millones de sirios Delil SOULEIMAN AFP

“El arma hídrica más fácil y más frecuentemente utilizada por Ankara es la planta de Alouk” que arrebató a los kurdos en 2019, dijo Heras.

El suministro de agua dulce de la estación en otro río se ha interrumpido al menos 24 veces desde 2019, afectando a 460.000 personas, según Naciones Unidas.

La sequía se acerca

Sin embargo, el analista de Siria Fabrice Balanche dijo que la sequía sí servía al objetivo a largo plazo de Ankara de “asfixiar económicamente el noreste de Siria”.

“En periodos de sequía, Turquía se ayuda a sí misma y deja el resto para los kurdos, desafiando y conociendo las consecuencias”, dijo.

Wim Zwijnenburg, de la organización pacifista PAX, afirmó que Turquía está luchando por proporcionar suficiente agua para los proyectos agrícolas “megalómanos” establecidos en la década de 1990, un reto que ahora se complica con el cambio climático.

La presa de Tabqa es la más grande de Siria. Los periodos de sequía serán más largos y severos en todo el Mediterráneo, ha advertido Naciones Unidas, siendo Siria el país con mayor riesgo, según el Índice de Riesgo de Crisis Global 2019 Delil SOULEIMAN AFP

“El panorama general es que la sequía está llegando”, dijo.

“Ya vemos una rápida disminución del crecimiento de la vegetación sana en los análisis por satélite” tanto en Siria como en Turquía.

Un informe de la ONU sobre el cambio climático concluye este mes que la influencia humana ha aumentado casi definitivamente la frecuencia de olas de calor y sequías simultáneas en todo el mundo.

Estos periodos de sequía van a ser más largos y severos en todo el Mediterráneo, ha advertido Naciones Unidas, siendo Siria el país con mayor riesgo, según el Índice de Riesgo de Crisis Global 2019.

Aguas abajo de la presa de Tishrin, el Éufrates se remansa en las profundidades del lago Assad.

Pero hoy, el mayor depósito de agua dulce de Siria también se ha retirado hacia el interior.

En sus orillas, hombres con las manos manchadas de alquitrán trabajan en la reparación de generadores agotados por el bombeo de agua a distancias mucho mayores que en años anteriores.

El trabajador agrícola Hussein Saleh, de 56 años, estaba desesperado.

“Ya no podemos permitirnos las mangueras ni los generadores”, dijo el padre de 12 hijos.

“Los olivos tienen sed y los animales tienen hambre”.

Un hombre con una botella de agua cerca de una bomba que extrae agua de las aguas poco profundas del lago Assad, a lo largo del río Éufrates junto a la ciudad de Rumayleh, en el este de Siria Delil SOULEIMAN AFP

En su casa, en la aldea de Twihiniyyeh, los cortes de electricidad habían aumentado de nueve a 19 horas diarias, dijo.

En la mayor presa del país, Tabqa, al sur, el veterano ingeniero Khaled Shaheen estaba preocupado.

“Estamos tratando de disminuir la cantidad de agua que enviamos”, dijo.

Pero “si sigue así, podríamos dejar de producir electricidad para todos, excepto… panaderías, molinos de harina y hospitales”.

Falta de alimentos

Mientras tanto, entre los cinco millones de personas que dependen del Éufrates para obtener agua potable, cada vez más familias ingieren un líquido que no es seguro.

Los que están aislados de la red pagan, en cambio, por el suministro de camiones cisterna privados.

Pero estos camiones cisterna suelen extraer el agua directamente del río -donde la concentración de aguas residuales es alta debido al bajo caudal- y estos suministros no están filtrados.

Los brotes de enfermedades transmitidas por el agua van en aumento, y el hielo contaminado ha provocado diarreas en los campos de desplazados, según el Foro NES, un organismo de coordinación de ONG para la región.

Marwa Daoudy, estudiosa siria de la seguridad medioambiental, afirmó que la disminución del caudal del Éufrates es “muy alarmante”.

“Estos niveles amenazan a comunidades rurales enteras de la cuenca del Éufrates cuyo sustento depende de la agricultura y el riego”, dijo.

Los grupos de ayuda afirman que las condiciones de sequía ya han destruido grandes franjas de cultivos de secano en Siria, un país en el que el 60% de la población ya tiene dificultades para llevar alimentos a la mesa.

En algunas comunidades, los animales han empezado a morir, según el Foro NES.

Según Naciones Unidas, la producción de cebada podría disminuir en 1,2 millones de toneladas este año, lo que haría más escaso el alimento para animales.

Balanche dijo que probablemente Siria se enfrente a una sequía de años que no se veía desde una de 2005 a 2010, antes de la guerra civil.

“El noreste, pero también toda Siria, tendrá escasez de alimentos y necesitará importar cantidades masivas de cereales”.

Aguas abajo, en Irak, siete millones de personas más corren el riesgo de perder el acceso al agua del río, dijo Karl Schembri, del Consejo Noruego para los Refugiados.

“El clima no mira las fronteras”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies