Declaración de la KCK sobre Afrin

A NUESTROS PUEBLOS Y LA OPINIÓN PÚBLICA

El gobierno fascista del AKP- MHP en Turquía ha comenzado la invasión por tierra y aire contra la ciudad kurda de Afrin. Invasión que se sucede después de meses de amenazas y de una campaña para situarles como siguiente objetivo. Turquía quiere acabar con el sistema democrático que ha sido establecido basado en el principio de fraternidad entre los pueblos kurdo, árabe y turcomano. Existen dos razones fundamentales para este ataque. Primero, el gobierno antikurdo y fascista del AKP-MHP quiere eliminar los logros del pueblo kurdo en Afrin. Y segundo, el AKP-MHP, tras ver su poder peligrar, quiere reforzar su gobierno fascista a través de esta invasión.

Desde el principio de la guerra civil en Siria hasta ahora, el pueblo de Afrin ha defendido su territorio contra los bandidos misántropos yihadistas; repeliendo todos los ataques de los matones misántropos, particularmente del ISIS y el Frente Al-Nusra. Afrin ha sido un territorio seguro y libre dentro de Siria, impidiendo que cualquier yihadista ponga un pie en él. Cientos de miles de personas que huían del conflicto de otras partes de Siria, particularmente de Aleppo, han encontrado un refugio en Afrin. Durante todos estos años, el pueblo del territorio de Afrin ha estado administrando sus ciudades y pueblos. Las mujeres han tenido un rol protagónico en esta forma de gobierno basado en la auto-suficiencia. Esto no solo ha convertido a Afrin en un modelo de democratización para Siria, sino también en un modelo de democratización para los pueblos de Turquía. El gobierno fascista del AKP-MHP quiere acabar con este modelo democrático, porque saben que la democratización de Siria tendrá implicaciones sobre la solución de la cuestión kurda en Turquía. Recep Tayyip Erdogan consiguió que el ISIS atacase Kobane para estrangular el deseo del pueblo kurdo de una vida libre y democrática. Al fracasar el ISIS en su objetivo, Erdogan ha decidido intervenir él mismo. El fascismo del AKP-MHP cataloga a todas las fuerzas democráticas dentro de Turquía como terroristas para estigmatizarlas. Con la pretensión de suprimir a todas las fuerzas democráticas que resisten sus políticas fascistas. La motivación detrás de la persecución de periodistas, académicos y políticos es la misma que se esconde detrás de la invasión de Afrin.

La enemistad del gobierno fascista del AKP-MHP hacia los kurdos está intrínsecamente entrelazada a su naturaleza antidemocrática. Por lo tanto, atacan a los sectores democráticos que creen pueden suponer un riesgo a su gobierno dictatorial. Quieren retratar a los luchadores por la libertad como enemigos de Turquía y atizan los sentimientos chovinistas en un intento de incrementar el apoyo a su gobierno, mientras atacan a los sectores democráticos dentro de Turquía. Por ello, el ataque contra Afrin es un intento de apuntalar su propio gobierno fascista y al mismo tiempo es una campaña para suprimir a los sectores democráticos que se le oponen.

Rusia y Siria habían cerrado el espacio aéreo a Turquía, pero esta vez han dado el permiso que tan desesperadamente necesitaba Turquía para llevar a cabo sus bombardeos aéreos. El pueblo de Afrin ha estado librando una dura batalla contra los grupos de bandidos como el ISIS o el Frente Al-Nusra. Teniendo en cuenta que los luchadores por la libertad de Afrin y las regiones de Siria han estado luchando contra el mismo enemigo durante años, permitir a Turquía la utilización del espacio aéreo sirio para lanzar sus ataques contra Afrin es una prueba clara de un sucio acuerdo contra los kurdos. Dicho acuerdo tampoco beneficiará a Rusia ni al régimen sirio. Han cometido un error histórico que ha colocado a los kurdos en su contra. Rusia y el régimen sirio no tienen forma de justificar la apertura del espacio aéreo para los cazas turcos. Esta política será cuestionada y ellos serán vistos como cómplices de la invasión y la agresión en marcha.

El único objetivo del pueblo de Afrin es una vida democrática y en libertad en su propia tierra. Su lucha por la autodefensa ha tenido un eje central: resistir a la agresión yihadista. Y en estos momentos están defendiendo de la ofensiva del ejército turco dicha vida democrática y en libertad.

Mientras Rusia y el régimen sirio permiten al estado turco usar su espacio aéreo, los EEUU han alentado la invasión afirmando que Afrin se encuentra fuera de los territorios implicados en la lucha común contra el ISIS. Por lo tanto, los EEUU una vez más se han convertido en cómplices de la enemistad del estado turco contra los kurdos, al tiempo que ayudan a reforzar al gobierno fascista de Erdogan y Bahceli. Alentar, aprobar y su connivencia con la invasión de Afrin implica apoyar el gobierno fascista de Erdogan y Bahceli contra los sectores democráticos. En un momento en el que el fascismo de Erdogan y Bahceli está a punto de derrumbarse, no oponerse a la invasión de Afrin supone consolidar el poder de Erdogan. La ausencia de oposición a la invasión tanto de los EEUU como de los países de la UE implica a su vez que apoyan la opresión contra los pueblos de Turquía. Por ello, Rusia, EEUU y la UE se han convertido en participes de los crímenes cometidos por el fascismo de Erdogan y Bahceli.

Durante el siglo XX los kurdos han sido sometidos a una política genocida. Las fuerzas internacionales han apoyado y colaborado con esta política. El resultado ha sido que uno de los pueblos más antiguos de la historia ha sido llevado al borde de su extinción. Siempre que el pueblo kurdo se ha resistido a dichas políticas genocidas de Turquía, los EEUU y la UE han mostrado su apoyo a Turquía, país miembro de la OTAN. El objetivo principal de Turquía al unirse a la OTAN, fue precisamente buscar apoyo para su política genocida contra los kurdos. Todavía hoy, asegurar este apoyo es la principal condición de Turquía para las negociaciones de adhesión a la UE. El silencio de estos países, para proteger sus intereses económicos, les hace cómplices del genocidio contra los kurdos. Si los EEUU y la UE no se oponen a esta invasión genocida serán vistos como partícipes de dicho genocidio.

La invasión de Afrin es también un acto de agresión contra los sectores a favor de la libertad y la democracia de Turquía y de todo Oriente Medio. El gobierno fascista del AKP-MHP ha puesto en el punto de mira las dinámicas democratizadoras de Oriente Medio. Su objetivo es crear tierra fértil para las fuerzas despóticas y reaccionarias, particularmente el ISIS y el Frente Al-Nusra. Por lo tanto, no solo el pueblo kurdo debe alzarse contra la invasión de Afrin por parte del estado turco, sino todos los pueblos de Siria, Turquía y Oriente Medio que deseen la democratización deben hacer lo mismo. La resistencia en Afrin no es solo la resistencia de los kurdos, sino también la resistencia de todas las fuerzas democráticas de Oriente Medio y el mundo. La ofensiva turca contra Afrin no beneficiará ni a EEUU ni a Rusia, Siria, la UE ni a los pueblos de Oriente Medio. Por ello, Rusia, EEUU y el régimen sirio que permiten y alientan la invasión turca deberían revisar sus políticas y adoptar una posición nítida en contra de ésta. Estas actitudes irresponsables no pueden servir de base para la paz, la democracia ni la estabilidad en Oriente medio a costa de un precio tan alto.

El pueblo kurdo de todos los territorios que conforman Kurdistán, particularmente el norte de Kurdistán, y la diáspora deberían mostrar su apoyo a la resistencia en Afrin. Todos los pueblos sirios, en particular árabes, kurdos, asirios y turcomanos que viven en la Federación Democrática del Norte de Siria deberían entender que este ataque es también contra ellos y participar de la resistencia de Afrin.

Los pueblos de Afrin representan una de las dinámicas democratizadoras fundamentales en Oriente Medio. Todos ellos, particularmente los jóvenes y las mujeres deberían resistir codo a codo contra las fuerzas invasoras. Deberían defender sus aldeas, distritos, pueblos y ciudades contra los agresores y convertir a Afrin en la tumba del fascismo del AKP-MHP.

Todos los pueblos del mundo, que derrotaron a ISIS al levantarse en solidaridad con los luchadores de la libertad de Kobane el 1 de Noviembre de 2014, Día Mundial de Kobane, deberían apoyar a las fuerzas de la resistencia en Afrin y derrotar la dictadura del AKP-MHP, que se ha convertido en protectora y refugio de las fuerzas reaccionarias y despóticas de Oriente Medio. Una vez la dictadura fascista del AKP-MHP sea derrotada, los días oscuros de Oriente Medio llegaran a su fin y el sol saldrá alumbrando un nuevo horizonte de libertad y democracia. Como Movimiento de Liberación del Kurdistán estaremos junto al pueblo de Afrin con toda nuestra fuerza. Ni el estado turco ni ninguna otra fuerza serán capaces de parar la marcha de los pueblos por su libertad y la democracia. No tenemos duda de que Turquía será democratizada y los pueblos de Oriente Medio alcanzarán la libertad y obtendrán sus derechos democráticos.

Co-Presidencia del Consejo Ejecutivo del KCK 21 de enero de 2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies