Comentarios de Antoine Comte, abogado francés del caso del asesinato de París 2013

Medya News – Mark Campbell – 9 enero 2023 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

El 2022 de enero, Antoine Comte, el abogado francés que lidera la lucha por la justicia para las víctimas de los asesinatos de París de 2013, habló con Mark Campbell de Medya News sobre el caso. Hoy publicamos la transcripción íntegra del podcast, para incluir los comentarios de Comte sobre la lucha jurídica en torno al incidente, porque sigue sin haber avances en el caso en el décimo aniversario del asesinato.

El 9 de enero de 2013, Sakine Cansız (54), miembro fundadora del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), Leyla Şaylemez (24), miembro del movimiento juvenil, y Fidan Doğan (28), representante del Congreso Nacional del Kurdistán (KNK), fueron ejecutadas con sendos disparos mortales en la cabeza de una sola pistola en el Centro de Información de Kurdistán de París.
El único sospechoso era Ömer Güney, ciudadano turco presuntamente vinculado a los servicios de inteligencia de Turquía (MIT). El caso se cerró después de que Güney muriera en prisión en 2016, un mes antes del inicio de su juicio, a pesar de las revelaciones que incluían varias grabaciones de audio, así como de la investigación de las autoridades francesas que descubrió la existencia de conexiones entre el sospechoso y el MIT. El caso se reabrió tres años después, en 2019, pero existe una orden de confidencialidad parcial sobre los expedientes del caso hasta la fecha.
En enero de 2022, Antoine Comte, el abogado francés que lidera la lucha por la justicia para las víctimas de los asesinatos de París de 2013, habló con Mark Campbell de Medya News sobre el caso. Hoy publicamos la transcripción completa del podcast del año pasado, para incluir los comentarios de Comte sobre la lucha legal en torno al incidente. Las reflexiones de los abogados siguen siendo de gran actualidad. Ha pasado otro año, y en el décimo aniversario del asesinato de 2013, el caso sigue abierto.

Antoine Comte: Este caso es muy importante para mí. En primer lugar porque conocía a Fidan Doğan.

Y hay que recordar que, cuando fue asesinada en París, el Presidente del Parlamento Europeo pidió un minuto de silencio. En otras palabras, era muy conocida. No sólo como militante o activista, sino porque era una intermediaria muy importante entre los kurdos y los políticos franceses y europeos.

Por eso, cuando el Presidente del Parlamento Europeo pidió un minuto de silencio, sinceramente me sentí muy mal, porque ninguna autoridad en Francia tuvo las agallas para hacer lo mismo.

Ahora bien, hay que recordar que por razones históricas, generalmente vinculadas a la posguerra mundial, al final de la era colonial, mucha gente fue asesinada en Francia porque consideraban que Francia era un «país seguro», lo que no era cierto. Y el número de personas era muy importante. Intentamos trabajar sobre este tema hace algunos años con algunos amigos, y cada día descubríamos más y más víctimas de Estados asesinos.

Este es un concepto que tengo que explicar. Los crímenes políticos pueden ser cometidos por países, por supuesto, pero en nuestra historia, en la historia, de Francia, nadie ha señalado nunca al país responsable de estos crímenes políticos. Ahora bien, yo personalmente me he encargado de casos judiciales, como el de los argelinos asesinados, un abogado, en 1987, porque era un intermediario entre la oposición y el gobierno argelino. También fui abogado de palestinos asesinados en Francia. Y todo el mundo sabía, todo el mundo sabía, quién era el responsable de estos crímenes. Quiero decir, en general, por supuesto en el caso del argelino fue el Estado argelino, en el caso del palestino fue la inteligencia israelí y en otros casos también; hemos tenido esto sucediendo durante años.

Hay que recordar que en 1964, Ben Barka, que era un opositor a la monarquía en Marruecos, fue asesinado en París por la policía francesa y matones. Ahora el caso está en curso, ¡te imaginas, desde 1964! Tenemos este caso en marcha y finalmente nadie ha sido condenado por el asesinato de Ben Barka. Así pues, lo que es muy diferente en este caso, aparte del hecho de que a mí personalmente me conmovió mucho el asesinato de una mujer a la que había conocido y con la que había trabajado en muchos casos que tuvimos juntos. Para que te hagas una idea, resulta que suelo cortar el teléfono móvil cuando duermo y este preciso día por alguna extraña razón mi teléfono móvil no estaba cortado y allí recibí una llamada a las 6 de la mañana, diciendo que Doğan había sido asesinada.

Pero el problema era que la persona que me llamó no sabía el nombre, el apodo, porque ya sabes, los kurdos siempre tienen ‘pequeños’ nombres, así que su nombre era algo así como…

Mark Campbell: «Rojbin, creo».

Antoine Comte: Correcto, eso es, así que no sabía nada de este nombre y la conocía como Fidan Doğan. Trabajé con ella en muchos casos, trabajé en casos en el tribunal, etc… y entonces dije, y debo admitir que fue un shock, dije: ‘Bueno, no han matado a Fidan’. Y el hombre dijo: «Lo han hecho».

Así que este es un caso muy conmovedor para mí, un caso muy emotivo por eso.

Pero sucede que, si las autoridades francesas no han mostrado valor y normalmente no muestran valor en ninguno de estos casos, ni en su país ni en el mío, sucede que los jueces estaban muy decididos.

Así que el primer día que llegué a su despacho, los conocía muy bien, son jueces antiterroristas, había defendido casos irlandeses y vascos, ya sabes. Conocía bien a los jueces, así que les dije: «Bueno, ahora tenéis un caso político muy bonito». Y los jueces dijeron: «Bueno, la policía dice que es un asunto personal en el que están implicados hombres y mujeres, etc.»

Yo dije, ‘Mira, no hablemos en este momento. Te propongo que leas el libro de Padura, que es un autor cubano, un libro titulado «Un hombre que amaba a los perros», y este libro trata sobre el asesinato de Trotsky. Y luego vuelves a mí después y discutiremos el significado de este caso.

Y cuando volví a la oficina de la jueza, aparentemente ella había leído el libro y dijo: ‘Entiendo lo que quieres decir’.

Y así, este es un caso típico de infiltración. El servicio secreto turco infiltró a una persona que se presentó, cuando acudió a la asociación kurda de los suburbios de París, como un «kurdo recién nacido». Dijo: «Mis padres vinieron a Europa, pero en realidad son kurdos, así que soy una especie de kurdo recién nacido». Así fue como convenció en cierto modo a la gente de su honestidad, pero era muy extraño, porque los kurdos siempre aparecen como una organización muy dura y militarista, pero nunca se recopiló información sobre esta persona. Vino y dijo: «Quiero ayudaros, estoy dispuesto a ayudaros», así que se trata de una típica operación de infiltración. Es exactamente lo que se lee en el libro de Padura, el autor cubano de «El hombre que amaba a los perros».

Así que esta infiltración estaba muy preparada, y para que entiendan por qué este caso es muy especial, tengo que explicarles que si no hubiéramos contado con la ayuda de los periódicos turcos, de los periodistas turcos, no creo que hubiéramos avanzado nada en este caso. Y quizás esta sea una de las razones por las que el presidente de Turquía ha encarcelado a docenas y docenas de periodistas, probablemente el número sea algo así como 4.000 en la actualidad.

Así, el caso comenzó, en Francia, con la detención de Güney. Como usted sabe, tenemos un juez de instrucción. Recuerdo el momento en que los británicos dijeron: «Nos gustaría tener un juez de instrucción, deberíamos poner un juez de instrucción en el primer tren, bajo el canal, para llegar a Gran Bretaña para que podamos tener un juez de instrucción porque ellos hacen todo el trabajo, antes de que vayamos a los tribunales».

Y así, al principio, era sólo trabajo policial, pero era un trabajo policial muy eficiente, ya que tienen un grupo policial muy bueno en París, y hacen un trabajo muy minucioso y exhaustivo. Y lo primero que comprobaron fue la balística, por supuesto. Y parecía muy claro, que una persona había utilizado un arma. Tres balas como usted mencionó en su introducción; todas las personas recibieron tres balas en la cabeza. En ninguna otra parte. Y este era un calibre pequeño. No uno que haga mucho ruido o que rompa todo el cuerpo. 7.65 que es un calibre muy bajo. Creo que es una .32, según tu análisis.

Y una persona tenía una cuarta bala que fue usada después de su muerte, con el arma puesta en su boca, y esta era Doğan. Y este fue el signo, ella era la que tenía los contactos con los diputados franceses, con los diputados europeos, con el Parlamento Europeo y le dispararon en la boca, después de su muerte. El trabajo estaba bien hecho.

Por supuesto que no encontramos el arma. Por supuesto que el análisis de ADN era incompleto, podría ser objeto de oposición por parte de un abogado eficiente. Pero obtuvimos la ayuda de los periodistas turcos de una manera que uno nunca puede entender.

Lo primero que salió a la luz fue la fotografía del pasaporte de Güney, la fotografía del pasaporte en el periódico, y los franceses no tenían ese pasaporte. Y este era un pasaporte entregado por el servicio de inteligencia. La segunda cosa, que fue absolutamente increíble, fue que en YouTube pusieron el audio de una conferencia telefónica, sin las caras por supuesto, sólo las palabras claro, de una conferencia entre Güney y otras cuatro o tres personas, ¡preparando los asesinatos!

Esto fue aportado por los periodistas turcos y los periódicos turcos que, tenemos que decir, hicieron un trabajo tremendo. Y entiendo que puedan ser procesados porque han hecho un trabajo tan grande que harían lo mismo contra el Presidente si fuera necesario. Y esto no es el final, al final del día, y esto fue apenas un año después de los asesinatos. Al final del día teníamos lo que yo llamo en francés, «el diario de la misión», que era el papel, firmado por tres miembros, tres miembros de alto rango del MIT, que es el servicio secreto del gobierno turco, dando órdenes a Güney, que llamamos «la fuente», para seguir adelante con cualquier sabotaje, o asesinatos.

Puede seguir con ello. Y esto fue interesante porque se dijo que ‘la fuente’… que ‘nuestra fuente’ es la que lleva a Sakine por París. Que era el caso, porque ella estaba tratando de obtener sus documentos para el asilo político transferido de Alemania a Francia. Así que, él era su «fuente», por supuesto. Él era el hombre. Y entonces está la discusión: cuándo vamos a comprometernos con el trabajo que le hemos pedido, cómo va a ser visto, tiene una moto para escapar. Así es como el caso vino de Turquía. Así que los asesinos vinieron de Turquía, las órdenes de asesinar vinieron de Turquía y la información contra estos criminales vino de Turquía. Este es un caso increíble. No tenemos nada parecido. Como dije, 1964, el caso Ben Barka, ¡sigue en curso!

En un año y medio teníamos todos los documentos y además teníamos más información con la ayuda de la policía en Europa porque, en cierto momento, Güney fue a Holanda, y encontraron un teléfono que no era el que se suponía que tenía; era otro teléfono, porque la policía registró al grupo que fue a Holanda para un fin de semana de trabajo o lo que fuera.

Y entonces descubrimos que en ese teléfono tenía un montón de números turcos que iban directamente a las oficinas de inteligencia en toda Turquía y especialmente en una parte de Turquía que está a cargo de la lucha contra los kurdos. Fue entonces cuando descubrimos que también tenía fotografías. 400 fotografías, que fueron tomadas un día antes de los asesinatos. Sabía que iba a tener que dejar la asociación, supongo, así que tenía la orden de seguir con los asesinatos, presuntamente. Como no ha sido condenado, tenemos que decir «presuntamente». Pero no tenemos ninguna duda, por todo el trabajo que se había hecho.

Así que todo esto, además de la primera ruptura en la historia de los asesinatos políticos en Francia cuando tienen un trasfondo político. Y esta ruptura fue la acusación que el DPP {Director de Intrucciones Públicas] hizo contra los servicios secretos de Turquía. Esto nunca se había hecho antes; como he dicho, las autoridades siempre han sido muy cautelosas para no implicar al Estado criminal. En este caso, el DPP decidió involucrar al Estado criminal. Y dijo: este es Turquía. Así que este es el caso y por eso es un caso importante.

Como dijiste en tu introducción, Güney murió. Y por supuesto, tenemos que ser muy claros, murió de muerte natural. Y voy a ir tan lejos como pueda para decir que «probablemente» fue elegido porque sabían que tenía una enfermedad horrible. Y sabían que tenía, que iba a morir. Pero la cosa es, ellos probablemente… tu sabes como es, los casos franceses son muy largos, cuando son casos criminales. Esto es 1964, el caso Ben Barka, todavía está en curso. Probablemente pensaron que moriría antes de que pasara algo. La cosa es que, en este caso, fueron muy rápidos. Porque la policía francesa hizo algo de trabajo y los periódicos turcos hicieron el resto del mismo. Y así, se presentó la acusación contra el Estado turco. Esto es increíble. Esta fue la primera parte del caso. Pero cuando el DPP abrió el caso, y tuvo el nombramiento del magistrado investigador, el que los británicos querían poner en el primer tren bajo el Canal.

Siempre hacen lo mismo. Dicen que tenemos pruebas contra, por ejemplo, el Sr. Campbell, digamos, y contra X. X son todas las personas desconocidas, pero que podrían ser, eventualmente, identificadas en el caso. Así que volvimos al DPP y le dijimos: ‘Mira, has llamado a un caso contra el Sr. Güney; muy bien, pero ¿qué pasa con X? No se ha cerrado.’ Esta fue una historia un poco larga, porque tuvimos que ver al DPP una vez, dos veces y otras tres veces y otras cuatro veces….y cada vez traíamos algunos elementos nuevos.

Estos nuevos elementos eran muy interesantes. Primero descubrimos que el trabajo de la inteligencia turca abarca toda Europa. Así, descubrimos que una persona que espiaba a kurdos y turcos en Alemania había sido condenada. Y enviada de vuelta a Turquía por los alemanes. Así que trajimos este caso. Luego descubrimos el caso, que usted conoce, en Bruselas. Y luego una cereza en el pastel creo que se dice en Inglés, ¿no? Fue el increíble arresto de oficiales de alto rango del MIT, el servicio secreto de Turquía, porque aparentemente los propios kurdos se habían infiltrado en el MIT, ¡increíble! Y muy, muy impresionante. Y el hombre, el hombre o la mujer, se las arregló para ser tan convincente, que uno de los líderes militares kurdos tendría que atravesar la frontera con Turquía para ir al hospital, pues tenía la espalda muy mal o algo por el estilo.

Pero el arresto no se podia hacer en Turquia porque seria un lio terrible, en la parte kurda de Turquia. Por lo tanto, él o ellos los convencieron de hacer el arresto en la parte norte de Irak, la parte kurda de Irak. Tenemos una expresión en francés que dice que al que derrama el agua, le salpica toda en la cara. Y esto es lo que sucedió. Los dos oficiales de alto rango, fueron detenidos por los kurdos e hicieron confesiones. Por supuesto, las confesiones cuando son detenidos están sujetas a una cierta cantidad de preguntas, pero de todos modos, hicieron confesiones.

Y así, los elementos que dieron fueron muy importantes porque explicaron la jerarquía del MIT y cómo las decisiones de esa naturaleza, el asesinato de tres mujeres en París, tiene que ser de hecho aceptada por la cumbre del Estado. En otras palabras, el actual presidente, Erdoğan. Ese es el caso. Por lo tanto, esta es la razón por la que obtuvimos del DPP que el caso fuera reabierto. Porque X, es decir, los autores desconocidos, o cómplices o como los quieras llamar, no han sido identificados y por lo tanto el caso tiene que continuar. Y esto es lo que está pasando actualmente. Por lo tanto, es un gran momento para mí, casi diez años después, nueve años desde los asesinatos, para decir que el caso no se ha cerrado; se ha cerrado una vez, pero todavía está en marcha con nuevas pruebas procedentes de toda Europa, y ahora sabemos que en Europa tiene redes de inteligencia, la inteligencia turca, tratando de asesinar a diferentes personas, kurdos o turcos, porque son oponentes.

El último ejemplo que tenemos es Austria. En Austria, un hombre se presentó ante la policía austriaca y dijo: «He recibido órdenes de asesinar a una de sus diputadas, que es kurda, y el Parlamento Europeo tiene mucha comunicación al respecto y ha protestado contra ello, y el hombre dijo que era a ella a quien debía asesinar, pero no lo haré porque estoy harto de asesinatos». Por supuesto, uno siempre puede pensar que esa persona tiene motivos de diferentes tipos, pero de todos modos, digamos que Güney no tenía estos motivos en absoluto y simplemente mató a las personas que debía matar. Y, por supuesto, supongo que porque no ha sido condenado y todavía se le considera inocente.

Mark Campbell: Sé que, como abogado, hay que tener mucho cuidado con lo que se puede decir sobre el caso en curso, pero en resumen, ¿cuál sería su mensaje a las familias de Fidan, Leyla y Sakine y a todas las personas que asistirán a la manifestación del domingo en el aniversario de estos asesinatos? ¿Cuál sería su mensaje en términos de esperanza de que realmente se haga justicia para las familias?

Antoine Comte: Bueno, permítame decir que tengo dos mensajes. Uno se refiere a mi propio país, porque soy ciudadano de Francia, de este país. Y este mensaje se extiende a todas las personas de otros países que participan en la Coalición Internacional contra Daesh o ISIS. Me parece repugnante y profundamente privado de toda dignidad, apoyar a los kurdos que han luchado contra Daesh/ISIS y no asumir la responsabilidad de implicar claramente en un mensaje político o de manera diplomática, a las personas que han ordenado y llevado a cabo el asesinato de estas tres mujeres. Ese sería mi primer comentario. Me parece repugnante y carente de cualquier forma de dignidad u orgullo.

Mi segundo mensaje es: Nunca pararemos el caso. Hasta que tengamos gente respondiendo, por la responsabilidad, de los asesinatos. Cualquiera que sea su nivel de responsabilidad, nunca detendremos el caso. La gente nunca detendrá el caso. Y no tenemos ninguna razón para detener el caso porque hoy en día en nuestros diferentes sistemas, la impunidad no puede ser aceptada en los delitos criminales. En la mayoría de los delitos no se acepta, pero en los delitos penales a veces se sale impune, si se me permite la expresión. Pero esto no es aceptable. Y si tenemos que mostrar algo a los diferentes gobiernos de nuestros diferentes países es que no aceptamos lo que llamamos en francés ‘le raison de état’, el hecho de que acepten por razones políticas, diplomáticas, económicas, callarse. Las personas que han ordenado los crímenes tienen que ser procesadas, aunque nunca vengan a Francia; nunca vendrán a Francia si los encontramos, por supuesto. Tienen que ser condenados en rebeldía. Este no es el problema, tienen que ser condenados. Y tenemos que parar esta horrible manera de aceptar casos criminales, por y para motivos políticos en nuestro país, en nuestro suelo. Estas tres mujeres estaban legalmente en Europa, algunas de ellas nacieron aquí. Todas ellas tenían documentos para quedarse aquí, en Europa y ¡fueron asesinadas! Y no protegidas. ¡Y eso es una maldita vergüenza!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies