Comandante Mazloun Abdi: «Queremos paz con Turquía; pero si nos atacan, resistiremos hasta el final.»

Al Monitor – 16 enero 2023 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

En una entrevista con Al-Monitor, el jefe de las Fuerzas Democráticas Sirias, Mazlum Kobane, dijo que espera un ataque turco en febrero, y advirtió que Ankara no debe castigar a los kurdos de Siria por su propia incapacidad para resolver sus propios problemas internos.

Turquía ha renovado sus amenazas de lanzar otra ofensiva terrestre en el noreste de Siria.

En declaraciones a la prensa el 14 de enero, el portavoz presidencial turco Ibrahim Kalin dijo que una nueva operación contra las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) respaldadas por Estados Unidos era posible «en cualquier momento». Turquía ha montado tres grandes ataques contra la fuerza liderada por los kurdos desde 2016 con el argumento de que está estrechamente vinculada a los militantes proscritos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) que están en guerra con Turquía. Turquía quiere establecer un «cinturón de seguridad» de 30 kilómetros de profundidad a lo largo de su frontera de 900 kilómetros con Siria.

En noviembre, Ankara parecía estar a punto de cumplir sus promesas cuando aviones de combate y drones turcos bombardearon objetivos militares e infraestructuras civiles en la región de mayoría kurda llamada «Rojava» o Kurdistán occidental. Lo más inquietante fue que los aviones no tripulados turcos alcanzaron por primera vez una instalación de seguridad conjunta de Estados Unidos y las Fuerzas de Autodefensa de Sudán, mientras Turquía arremetía contra la asociación de Washington con los «terroristas». Las Fuerzas de Autodefensa dijeron que interrumpían las operaciones llevadas a cabo junto con la coalición liderada por Estados Unidos contra el Estado Islámico, lo que provocó severas advertencias de funcionarios estadounidenses a Ankara para que no emprendiera ninguna acción que pudiera desestabilizar aún más la región.

Sin embargo, fue la oposición de Rusia la que impidió que Turquía desplegara sus fuerzas. Rusia controla los cielos de gran parte de las zonas que Turquía ha puesto en su punto de mira, incluidas Kobani, Manbij y Tell Rifaat. Sin la bendición de Moscú, Turquía no puede proporcionar apoyo aéreo a sus tropas.

Pero a medida que Turquía accede a las demandas del Kremlin de acercamiento al gobierno del presidente sirio Bashar al-Assad, crece la preocupación entre los kurdos de que aún pueda permitir que Turquía ataque. La cuestión surgirá sin duda cuando el ministro de Asuntos Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, se reúna con el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, en Washington el 18 de enero. Mazlum Kobane, también conocido como Mazlum Abdi, es el comandante en jefe de las Fuerzas Democráticas Sirias y el aliado de mayor confianza de Estados Unidos sobre el terreno en Siria. Kobane ha hecho repetidos llamamientos a la paz con Turquía, pero sin éxito.

En una entrevista concedida el 15 de enero a Al-Monitor, Kobane dijo que se tomaba en serio las amenazas de Turquía e instó a Ankara a optar por la paz, no por la guerra con su pueblo. Kobane restó importancia al hecho de que él y numerosas figuras en puestos de liderazgo hubieran estado activos dentro del PKK, afirmando que era sirio y que le preocupaba el futuro de Siria. Turquía no debe castigar a los kurdos de Siria por su propio fracaso a la hora de llevar a buen puerto las conversaciones de paz con el PKK, aplazadas durante mucho tiempo, añadió Kobane.

A continuación figura la transcripción de la entrevista, ligeramente editada para mayor claridad.

Al-Monitor: Turquía ha reanudado sus amenazas contra ustedes, diciendo que podría atacar en cualquier momento. ¿Se toma en serio estas amenazas, ya que en noviembre escuchamos una retórica similar y luego no ocurrió nada?

Kobane: Nos tomamos en serio las amenazas de Turquía. Esperamos un ataque en febrero. La ciudad de Kobani es un objetivo probable por su significado simbólico para los kurdos de todo el mundo. Turquía se encamina hacia las elecciones y sabemos que el presidente [Recep Tayyip] Erdogan quiere recabar apoyo nacionalista y parece creer que atacar de nuevo Rojava puede servir a este propósito.

Al-Monitor: Pero no se trata sólo de las elecciones, ¿verdad? El estamento de seguridad de Turquía siempre ha abogado por una solución militar a la amenaza kurda percibida y ven a la administración autónoma de Rojava y a las FDS como parte de esa amenaza a su seguridad, diciendo que son lo mismo que el PKK.

Kobane: Permítanme aclarar varios puntos críticos: Turquía utilizó estas mismas excusas para lanzar ataques contra nosotros en el pasado. En primer lugar, no planteamos ningún tipo de amenaza contra Turquía, su pueblo, sus fronteras o su seguridad nacional. He afirmado en repetidas ocasiones, incluso en mis anteriores entrevistas con usted, que los kurdos sirios, las FDS, la Administración Autónoma queremos relaciones pacíficas con Turquía. Nunca hemos atacado a Turquía desde dentro de nuestras fronteras desde el estallido del conflicto civil en Siria y sólo hemos actuado en legítima defensa cuando Turquía nos ha atacado y siempre exclusivamente dentro de las fronteras de Siria. No tenemos intenciones hostiles hacia Turquía, ni ahora ni en el futuro.

Al-Monitor: De hecho, en los primeros días hubo una cooperación real entre Turquía y las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo Sirio, las YPG, cuando las fuerzas turcas trasladaron los restos del antepasado de los otomanos Suleyman Shah más cerca de la frontera turca. Los combatientes de las YPG heridos luchando contra el Estado Islámico fueron tratados en hospitales estatales turcos y tus colegas Salih Muslim e Ilham Ahmed se reunieron con funcionarios turcos en Ankara. ¿Qué ha cambiado?

Kobane: Sí, tuvimos reuniones, conversaciones con Turquía en los ámbitos militar y diplomático. Pero cuando Turquía -cuando su gobierno- decidió poner fin al proceso de paz con Abdullah Ocalan, con el PKK y el Partido Democrático del Pueblo, el HDP, y reanudar el conflicto contra el PKK en 2015 también se volvió hostil contra nosotros y comenzó a lanzar ataques terrestres comenzando en Jarablus, luego en Afrin y en Serekaniye y Tell Abyad en 2019. Por lo tanto, permítame seguir explicando, señora Zaman. No somos el PKK. No tenemos vínculos orgánicos con el PKK. Rechazamos estas acusaciones.

Al-Monitor: Pero muchos de ustedes estuvieron activos en el PKK en algún momento. Y altos cargos del PKK han estado presentes en Rojava.

Kobane: Han pasado casi 12 años desde el inicio del levantamiento sirio. Hemos estado intentando construir un sistema democrático pluralista de gobierno aquí, en el noreste de Siria, compartiendo el poder con árabes, cristianos, diferentes grupos étnicos y confesionales con el objetivo de establecer un modelo para el resto de nuestro país, para Siria. Soy kurdo sirio. Mi futuro está aquí, en este país. El PKK ayudó en la lucha contra [el IS], sin duda. Pero hoy, el PKK no tiene ningún papel en nuestra administración. No somos, como afirma Turquía, una rama del PKK. No lo somos. Estamos separados. Sí, Abdullah Ocalan, el líder del PKK, es un símbolo para nosotros en Rojava y para los kurdos de otros lugares. Pero no tenemos proyectos ni planes para otras partes del Kurdistán, ya sea en Turquía, Irak o Irán. Nos preocupa Siria y el futuro de todos los pueblos de Siria. No queremos vernos envueltos ni convertirnos en chivos expiatorios de la incapacidad de Turquía para resolver su propio problema kurdo. Ya hemos sufrido bastante y no aceptamos que se nos ataque constantemente de esta manera. Como saben, Turquía ha estado atacando infraestructuras civiles, centrales eléctricas e instalaciones petrolíferas, y ha causado daños considerables. Se trata de un nuevo nivel de escalada destinado a destruir nuestra autogestión. Turquía debe dejar de castigar a nuestro pueblo y a otros kurdos que viven más allá de sus fronteras por su incapacidad para resolver su propio problema kurdo por medios democráticos pacíficos.

Al-Monitor: ¿Ha participado Estados Unidos en algún esfuerzo de mediación en su nombre con Turquía?

Kobane: La administración estadounidense se mostró claramente contraria a cualquier operación militar de Turquía en Siria. Pero dicho esto, Turquía, como ve, persiste en sus amenazas contra nosotros. Esto, a su vez, demuestra que los esfuerzos de Estados Unidos se están quedando cortos. Por lo tanto, tienen que hacer más.

Al-Monitor: ¿Confía usted en que Estados Unidos mantendrá su promesa de permanecer en el noreste de Siria, al menos mientras dure la administración Biden?

Kobane: Sí, digamos que nos gustaría tener confianza. Pero que quede claro, y todas las partes deberían tomar nota: queremos la paz. Pero si nos atacan, lucharemos con todas nuestras fuerzas. Estamos decididos a resistir hasta el final. Esto no será como las otras veces, como Afrin, como Serekaniye. Y esto significa que nuestras operaciones contra el Estado Islámico quedarán en suspenso.

Al-Monitor: ¿Ha habido algún tipo de respuesta positiva de Ankara a los esfuerzos de Washington para calmar la situación?

Kobane: Habría que preguntar a las autoridades competentes.

Al-Monitor: Turquía le culpó a usted del atentado de Estambul en noviembre y ahora afirma que sus fuerzas mataron a un soldado turco dentro de Siria.

Kobane: Hemos oído las mismas noticias en los medios de comunicación. Sabemos que se produjeron algunos enfrentamientos en la parte occidental de la zona de al-Bab -esa zona en la que no están presentes nuestras fuerzas- como consecuencia de un ataque que partió de la base turca que hay allí, y en respuesta murió ese soldado.

Al-Monitor: En los últimos tiempos hemos empezado a oír que Ankara no sólo pide que Estados Unidos ponga fin a su asociación con ustedes, sino que las fuerzas estadounidenses abandonen Siria por completo. Se trata de un cambio radical.

Kobane: Es cierto que, paralelamente a sus movimientos para reconciliarse con el régimen de Assad, Turquía ha estado diciendo que Estados Unidos tiene que retirar sus fuerzas de Siria. Turquía, con la mediación de Rusia, está tratando de reactivar una alianza contra nosotros y de reactivar y ampliar los acuerdos de Adana.

Al-Monitor: ¿Se toma en serio estos esfuerzos o es sólo otra táctica electoral de Erdogan? ¿O están siendo impulsados por el establishment de seguridad de Turquía?

Kobane: Yo diría que ambas cosas, y añadiría esto: el problema kurdo no puede resolverse con métodos militares. La historia lo ha demostrado. La cuestión kurda -ya sea en Siria, en Turquía o en cualquier otro lugar- sólo puede resolverse mediante un diálogo pacífico y sincero. Y cuando Turquía mantenía conversaciones de paz con el PKK, sin duda tuvo un impacto positivo para nosotros aquí en Rojava, y ahora que las conversaciones de paz se han archivado estamos experimentando lo contrario.

Al-Monitor: Todos sabemos que los rusos contribuyeron en gran medida a frenar otra invasión turca. Sin embargo, están utilizando la amenaza de una invasión turca para presionarles a ustedes para que abandonen su asociación con Estados Unidos y lleguen a un acuerdo con el régimen. Al mismo tiempo, están diciendo a Turquía que, a menos que haga las paces con Assad, ustedes serán los primeros.

Kobane: Rusia está intentando resolver los problemas existentes en Siria sentando a la misma mesa a Turquía y al régimen sirio. Sin embargo, no creo que tales intentos puedan tener éxito. El régimen sirio nunca cederá en sus propias exigencias. La principal de ellas es que Turquía retire todas sus tropas del suelo sirio y que retire su apoyo a los grupos armados suníes de la oposición. Del mismo modo, no creo que el régimen sirio ceda a las exigencias de Turquía de aplastar la administración autónoma del noreste. Ni tiene los medios para hacerlo, ni las circunstancias son favorables a tales planes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies