"Cerdos kurdos", cómo los ataques a Afrin tienen sus raíces en el sexismo y el racismo anti kurdo

Fuente: The Region
Fecha: 10/2/2018
Traducción: Rojava Azadi
Los hombres se paran sobre dos cuerpos mutilados kurdos, uno de ellos sostiene su teléfono invitando a su audiencia a mirar a los “cerdos” que ha dominado.
Su barba áspera: fuera de forma, sus ojos: llenos de odio.
Levanta lentamente la pierna, hace una pausa de milisegundos para recoger su rabia rencorosa, y patea la cabeza adosada de un luchador kurdo en la colina. “Allahu Akbar”, dice su compañero mercenario, “así es como te tratan los muyahidines”, continúa.
Este vídeo fue lanzado hoy en las redes sociales sirias. No es único, es ubicuo.
Desde el comienzo de los ataques de Afrin, que ya se han cobrado la vida de cientos de civiles, se han lanzado al público múltiples vídeos de la misma naturaleza. Los perpetradores casi siempre son afiliados del Ejército Libre Sirio apoyados por Turquía y, a veces, miembros del ejército turco. El racismo y la supremacía islamista son siempre evidentes, mientras que el sexismo se hace aún más evidente cuando mutilan el cadáver de una mujer luchadora.
“Entre los islamistas de línea dura, llamar a una persona un cerdo es describirlos como un apóstata sucio”, dijo Ahmed Shawa, un árabe que trabaja con la Alianza Democrática Nacional siria de izquierda con sede en Afrin, a The Region. “Es el tipo de lenguaje que usaba el Estado Islámico”.
Los escandalosos vídeos han causado tal dolor de cabeza a la posición respaldada por Turquía, que el llamado “Ministerio de Defensa” del gobierno interino sirio publicó una declaración con preocupaciones sobre lo que llamó “la campaña militar humanista y ética para liberar a Afrin de las milicias” del PKK / PYD “. “Exigimos la prohibición de dispositivos telefónicos y la prohibición de llevar equipo de cámara personal durante el transcurso de la campaña militar”, dice la declaración que produjeron.
Para comprender las formas en que los crímenes de guerra están plagados de racismo y sexismo, debemos regresar a las revelaciones esclarecedoras e inductoras de vómitos de la tortura en la prisión de Abu-Ghraib por parte del personal militar estadounidense estacionado en Iraq. Las imágenes, publicadas en 2003, mostraban cuerpos de hombres apilados el uno sobre el otro. Fueron acompañados por descripciones vívidas que detallaban el abuso sexual de hombres iraquíes hechos para sentirse afeminados. En un escenario, un hombre de mediana edad fue obligado a usar ropa interior femenina, y como su abusador le preguntó si era un “maricón”, el hombre respondió que solo lo obligaban a usar las prendas impuestas por su propio captor.
En otro escenario, las guardias de las cárceles, colaboradoras en el espectáculo misógino, nacionalista y racista del imperio estadounidense que fue Abu-Ghraib, usarían tinte rojo para hacer sentir a los hombres que sus cuerpos estaban cubiertos de sangre menstrual. El objetivo, como ha señalado el profesor Johanna Bond, era “feminizar al “enemigo árabe “”.
Hoy, cuando las tornas han cambiado, muchos de los hombres árabes alistados en el ejército libre sirio respaldado por Turquía buscan hacer lo mismo con los kurdos de Afrin.
Y al igual que las mujeres de Abu-Ghraib, también entre los kurdos tienen sus propios colaboradores, incluidos los guardias de la aldea y los soldados que ayudan a invadir Afrin. En un vídeo grabado en las redes sociales, un hombre posiblemente de origen kurdo golpea y patea a un viejo pastor, exigiendo que revele el paradero de una armería secreta propiedad de la YPG. En un gesto que no puede considerarse nada más que hiper-masculinista, fuma un cigarrillo aparentemente sin inmutarse por un anciano kurdo de cabello gris suplicando por su vida. El soldado de las fuerzas armadas turcas, que se comunica con el hombre en Kurmanji, finalmente lo envía a las garras de la FSA (NdT: Ejército Libre Sirio por sus siglas en inglés, Free Syrian Army) respaldada por Turquía.
Indignos, sin honor, inmundos, estos y otros epítetos han sido arrojados contra los pálidos e inmóviles cadáveres de los combatientes kurdos. En un vídeo, un combatiente que ha sido identificado como Ahmad M. Hanan, según el periodista Mutlu Civiroglu, está rodeado por una turba de jihadistas, cantando “Allahu Akbar”. La voz de un hombre, o posiblemente un niño, que toma el vídeo es pubescente. “Tú cerdo, tú perro” la gente grita cuando se turnan para patear su cabeza, “Vagina de tus hermanas” gritan. Para subrayar el punto “La vagina de tu hermana y tu honor” gritan a un cuerpo incapaz de recibir su ira racista.
En cierto modo, es extraño, las expresiones violentas de estos yihadistas alternan regularmente entre las manifestaciones de piedad religiosa y la ira racista. “Cerdo, perro”, dicen, antes de gritar “Allahu Akbar”. “La vagina de tu hermana … por la gracia de Dios”
Para el combatiente turco respaldado por la FSA, el kurdo es un cerdo, el kurdo es un perro, el kurdo necesita ser conquistado. “Vamos a conquistar a los kurdos una conquista manifiesta”, dice un batallón, haciendo referencia a un verso del Corán en su camino hacia lo que probablemente será un baño de sangre. El civil es el enemigo: “los que huyen están en peligro porque son PKK. Cuando 15 intentaron escapar de nosotros, sospechamos que eran PKK”, dijo una figura más vieja en otro vídeo. Luego estaba la “liberación de la aldea de Qasal” , al menos de acuerdo con los mercenarios que celebraban su ocupación de una aldea kurda mayoritaria: “Estas son las tiendas de los cerdos … estas son las tiendas de los Kako y Kako [término racista para referirse a los kurdos] “.
Lo que más ha molestado es cómo esta rabia muy racista se proyecta en el cuerpo de la mujer kurda muerta. En un vídeo que ha provocado la indignación del mundo, una combatiente kurda muerta de YPJ (unidades de protección de las mujeres), es brutalmente atacada por una letanía de brutales patadas en su cuerpo mutilado. Partes del torso fueron desmembradas del resto de su cuerpo. Un luchador se acerca al cuerpo para posar para la cámara, otros dos hombres debaten sobre su belleza.
“Ella es un hombre hermoso …”, anuncia un hombre a su compañero soldado.
La mujer kurda mutilada tampoco es solo un cerdo, según los llamados luchadores de la FSA, sino una “cerda”, una mujer que merece que le pisen los senos.
“Este es nuestro botín de guerra de las cerdas del PKK”.
Misoginia, supremacía islamista y racismo: estos son los impulsores del ejército turco y sus fuerzas de la FSA en el intento de limpiar étnicamente a Afrin. La operación Olive Branch en su raíz es un ataque contra la mujer kurda, porque es la mujer kurda quien representa todo lo que más odia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies