Arrebatando las tierras de los kurdos desplazados de Afrin, las milicias respaldadas por Turquía ofrecen casas a las familias de Ghouta Oriental.

Fuente: Syria Direct

Autor: Ammar Hamou

Fecha: 1/5/2018

Traducido por Rojava Azadi Madrid

AMMAN – Acostado a bordo de una caravana de autobuses blancos, Khalid al-Hassan y su familia salieron de los años de asedio y bombardeo en los suburbios del este de Damasco en marzo y viajaron hacia el norte. Eran solo unos pocos entre los miles de evacuados que hicieron lo mismo bajo un acuerdo de rendición con el gobierno sirio.

Al-Hassan y los otros pasajeros de su convoy, que venían del sector central de Ghouta Oriental, llegaron a la ciudad de Idlib, controlada por los rebeldes, el 25 de marzo. Allí encontraron una ciudad bombardeada y a reventar de civiles desplazados.

Entonces, al-Hassan recogió a su familia una semana después de llegar a Idlib y continuó hacia el norte, a la relativamente tranquila Afrin, donde dice que le esperaba una bienvenida de héroe.

Las filas de casas vacías esperaban a ser distribuidas, sin cargo, a los civiles desplazados que escapaban de la devastación de Ghouta, dice al-Hassan, de 29 años. Un miembro de una milicia afiliada al Ejército Sirio Libre (FSA) local le dijo que una de las casas era suya ahora, simplemente si quiere ocuparla.

Sin embargo, la supuesta oferta no fue un gesto inocente de caridad, y estas casas no fueron abandonadas voluntariamente. Eran el botín de guerra, la propiedad de los kurdos que fueron desplazados de Afrin en los últimos meses por bombardeos generalizados y enfrentamientos terrestres durante la Operación Rama de Olivo, respaldada por los turcos.

Al-Hassan dice que rechazó la oferta de una casa libre, que no estaba dispuesto a convertirse en un participante pasivo en el desplazamiento de otra persona tan poco después de experimentarlo él mismo.

“Estamos desplazados de nuestros hogares y estamos llegando como huéspedes a esta región”, dijo a Syria Direct. “No aceptamos estas casas de forma gratuita sin el permiso de sus dueños”.

Sin embargo, fuentes civiles y militares en Afrin dicen que “docenas” de otras familias de Ghouta Oriental, con pocas otras opciones, se han mudado a las casas desocupadas.

SYRIA-CONFLICT-AFRIN-DAILY LIFE
Una mujer siria a la entrada de su casa en Afrin el 26 de Abril. Foto de Sameer Al-Doumy / AFP.

La toma del gobierno sirio de Ghouta oriental a mediados de abril envió a miles de residentes sin hogar al norte de la oposición en una serie de evacuaciones. Allí, algunos de los desplazados han sido reasentados en las casas vacías de residentes kurdos que huyeron de Afrin en los últimos meses al avanzar las fuerzas turcas y de la FSA. Varios testigos en Afrin, así como propietarios de casas kurdas desplazados, dijeron a Syria Direct en los últimos días que las milicias respaldadas por Turquía secuestran y confiscan residencias privadas.

Un comandante kurdo de la FSA en Afrin, que hablaba bajo condición de anonimato, confirmó los relatos de confiscaciones de viviendas y la redistribución a familias árabes en este mes.

“Nosotros, el componente kurdo [del FSA], estamos tratando de trabajar contra esto con toda nuestra energía”, dijo el comandante a Syria Direct. “Pero somos una minoría”.

Turquía lanzó su operación Rama de Olivo en enero pasado, en coordinación con unos 25.000 rebeldes afiliados al FSA, con el objetivo declarado de “eliminar terroristas” en Afrin. Antes de la operación, Afrin estaba gobernada en gran parte por el Partido de la Unión Democrática (PYD) y su ala militar -YPG/J-, que es miembro de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), respaldadas por Estados Unidos.

Ankara considera que el PYD es una rama del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ha librado una insurgencia armada dentro de Turquía durante décadas.

Las fuerzas respaldadas por Turquía capturaron la mayor parte de Afrin a las YPG a mediados de marzo, tras meses de enfrentamientos, ataques aéreos y fuego de artillería, que causaron cientos de muertes de civiles, destruyeron aldeas y destrozaron gran parte de la infraestructura de la zona.

‘Por qué ley’

Según Sara Kiyyali, investigadora siria de Human Rights Watch, más de 137.000 residentes de Afrin permanecen desplazados fuera de sus ciudades y pueblos como resultado de la campaña militar turca, dejando desocupados vecindarios enteros y miles de viviendas desprotegidas de saqueos e incautaciones ilegales.

“Muchas de esas casas están vacías en este momento”, dijo a Syria Direct este mes. “Eran principalmente residentes kurdos … [y muchos] no se sienten cómodos volviendo a vivir bajo el control turco”.

Muhammad Balou, un periodista que huyó de Afrin durante la campaña respaldada por Turquía y ahora vive en Erbil (Kurdistán iraquí) es uno de esos residentes. Él dice que su familia en Afrin lo actualiza regularmente sobre el destino de su casa allí.

La semana pasada, Balou recibió la noticia de que la cerradura de la puerta de su casa estaba rota y una familia de Ghouta oriental se había mudado a la residencia para la que se había pasado toda la vida ahorrando.

“Trabajé muchos años para comprar mi apartamento en Afrin e incluso obtuve un préstamo”, le dijo a Syria Direct. “Ahora estas personas han entrado y han comenzado a vivir allí. Por qué ley, no lo sé”.

Después de perder su hogar con una familia árabe de Ghouta oriental, Balou dice que no sabe si podrá regresar a Afrin o cuándo lo hará.

“Mi decisión de salir de mi ciudad y no volver fue la correcta”, dice. “Soy conocido por mi oposición a la Operación Rama de Olivo y a los turcos”.

Cuando las fuerzas sirias apoyadas por los turcos tomaron la ciudad de Afrin a mediados de marzo, el caos estuvo marcado por ominosos episodios de simbolismo étnico, cuando los combatientes derribaron una estatua del legendario héroe kurdo Kawa y levantaron la bandera turca sobre el maltratado horizonte.

Desde entonces, estos mismos grupos armados han levantado puestos de control y, según los informes, bloquearon el regreso de algunos kurdos desplazados a la provincia. Varias personas dijeron a Syria Direct este mes que las facciones del FSA estaban impidiendo el regreso de sus amigos y familiares a la región.

“[Recientemente] uno de mis amigos y su hijo intentaban entrar en un área controlada por Turquía”, dice Muhammad Shams al-Din, un kurdo que fue desplazado a Gaziantep, en Turquía, al comienzo de la Operación Rama de Olivo. “No se le permitió entrar, porque [los guardias le dijeron] que es un kurdo de Afrin”.

anadolu
Milicianos del FSA hace guardia en un control en Afrin el 1 de abril. Foto de Beha el Halebi/Andalou Agency/AFP/Getty Images.


Samar al-Afrini, una kurda que vive en el cantón de Jazira, contó una historia similar. Dijo que los miembros de su familia no han podido pasar los puntos de control y regresar a su hogar en Afrin. “Los grupos con Operación Escudo del Éufrates les impidieron hacerlo”, dice ella. Syria Direct no pudo confirmar estos relatos de forma independiente.

Informes de residentes, a los que no se les permite regresar a Afrin en medio de un robo constante de viviendas y redistribución de la propiedad, han despertado temores de un cambio demográfico y han vuelto a a recordar momentos turbulentos de la difícil historia del pueblo kurdo en Siria. En 1962, un año antes de que el partido Baath tomara el poder, un censo nacional anuló la ciudadanía a miles de kurdos, reclasificándolos como ‘extranjeros’  y exigiéndoles llevar tarjetas rojas en todo momento, un estatus de segunda clase que todavía afectaba a aproximadamente a 300.000 kurdos cuando se inició el levantamiento hace siete años.

Las transferencias forzosas de población también fueron un legado del padre de Bashar al-Assad, Hafez al-Assad, quien como presidente estableció a miles de familias árabes en tierras kurdas confiscadas en la década de 1970 y prohibió la enseñanza del idioma kurdo como parte de su política de ‘arabización’. Éstas reflejaban políticas similares que apuntaban a suprimir el idioma y la autonomía kurda al norte de la frontera, en Turquía, muchas de las cuales continúan hasta nuestros días.

‘Ambos han sufrido’

Cuando las fuerzas respaldadas por Turquía capturaron Afrin, las estructuras de gobierno y seguridad existentes de la autogestión dirigida por el PYD dejaron de existir, dejando un vacío administrativo.

Incluso los ministros ardientemente nacionalistas del Partido para la Justicia y el Desarrollo (AKP) del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, admiten la necesidad de restaurar rápidamente el gobierno civil en el conquistado cantón Afrin. Sin embargo, los pasos para implementar esta transición sobre el terreno han sido suspendidos por las autoridades turcas, que temen que las elecciones locales puedan devolver el PYD o sus simpatizantes al poder en el cantón.

La formación en Afrin de un consejo local interino el 26 de abril, encargado de comenzar la transición política y restaurar los servicios básicos durante los próximos seis meses, fue el primer paso concreto hacia el gobierno civil. Si bien los representantes fueron elegidos por los ancianos de la ciudad bajo los auspicios de la ocupación turca, el nuevo consejo está compuesto enteramente por residentes locales, con escaños kurdos que ostentan la mayoría por un escaño dentro del cuerpo de 20 miembros.

Zahir Ali, miembro de ese consejo local, dice que la toma de Afrin por fuerzas no kurdas y el colapso de la autoridad política local ha dejado a los kurdos desplazados impotentes ante abusos sin control, algo que se demostró el mes pasado cuando grupos armados desvalijaron y saquearon ilegalmente las casas de las familias que habían huido antes de su ocupación.

“Después del final de las hostilidades, cuando los kurdos decidieron regresar, se encontraron con la resistencia del régimen, el ejército y las fuerzas turcas”, dijo Ali a Syria Direct. “Han sido detenidos [en los puestos de control] y cientos de familias no han podido pasar”.

Ali atribuye estas acciones a las milicias del FSA en el terreno, y agrega que un retorno a la normalidad y el estado de derecho sólo puede comenzar con el retorno total a la autoridad civil y el restablecimiento de las instituciones locales.

“Debe haber motivos judiciales para convocar a quienes han estado sujetos a violaciones de seguridad, así como para dar cuenta de ellos”, dice. “Exigimos la retirada de las facciones armadas y la aceleración de la formación de la policía civil integrada por personas de la región”.

El oficial de relaciones públicas del consejo local, Azad Osman, dice que una solución factible para la absorción de familias llegadas de Ghouta oriental probablemente requerirá la cooperación con las autoridades rebeldes en la vecina provincia de Alepo. Él propone que los líderes de ambas regiones se reúnan para coordinar una estrategia a fin de reubicar a los recién llegados y dar cuenta de cuántas familias de Ghouta hay actualmente.

“Deberían formar [otro] comité para proporcionar alojamiento para esta gente, que se puede determinar, acordar y distribuir, ya sea en el centro de la ciudad o en otras áreas”, dijo Uthman.

En Afrin, es probable que crezcan los problemas relacionados con el desplazamiento, a medida que las campañas militares en curso del gobierno en otras partes del país llenen las caravanas de civiles que huyen o son evacuados hacia el norte.

El consejo local estima que aproximadamente 50.000 personas se han refugiado en Afrin desde otras partes de Siria, y esperan que estas cifras aumenten en las próximas semanas en medio de mayor violencia y negociaciones sobre la evacuación en el norte de Homs y el campamento de Yarmouk .

A medida que el número de desplazados crezca, también lo hará la presión de utilizar miles de casas kurdas vacías abandonadas por todo Afrin.

“Se debe encontrar un mecanismo para organizar [a estas personas] y no convertirlos en problemas sociales internos”, dice Ali, miembro del consejo de Afrin. “La gente de Ghouta y Afrin son importantes, y ambas han sufrido”.


Ammar Hammou es de la ciudad de Douma, en las afueras de Damasco. Estudió periodismo en la Universidad de Damasco y emigró de Siria en 2011.

Barrett Limoges es un periodista de investigación que ha realizado reportajes en toda la región MENA, su trabajo ha aparecido previamente en Al Jazeera, Middle East Eye, PBS Newshour, Al-Monitor, Huffington Post y otras publicaciones. Estudió periodismo en la Universidad de King’s College y actualmente cursa un Master en Ciencias Políticas en la Universidad Americana de Beirut.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies