[2/3] Maras 1978: el genocidio aleví al que llaman masacre

Gercek News – Orhan Kemal Cengiz – 21 diciembre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Independientemente del debate público sobre el tema, no cabe duda de que la intención de los perpetradores era el genocidio.

Los relatos de los supervivientes de la masacre de Maraş son aterradores, estremecedores y angustiosos. Al oírlos por primera vez, uno puede pensar que son exagerados, pero los relatos de los supervivientes son creíbles y coherentes. Lo que estos relatos revelan sobre lo que ocurrió en Maras entre el 19 y el 26 de diciembre de 1978 es escalofriante. El autor Orhan Tuleylioglu describe que la brutalidad no se limitó al asesinato de cualquiera que se interpusiera en el camino de los asaltantes, sino que también adoptó la forma de violencia sádica: prendieron fuego a niños pequeños y ancianos, cortaron los pechos a las mujeres, dispararon a bebés y niños, cortaron las cabezas de las víctimas con hachas, violaron a mujeres, abrieron el vientre de mujeres embarazadas para clavar los cuerpos de sus hijos no nacidos a los árboles.

El abogado Orhan Gazi Ertekin, en su reciente libro sobre la masacre de Maras, informa de que las víctimas podrían haber sido mucho más numerosas y podrían haber alcanzado las decenas de miles si un puñado de militantes de izquierda no hubiera estado allí para proteger a los alevíes. Ertekin cuenta la historia de una docena de izquierdistas revolucionarios que se jugaron la vida para proteger el distrito de Yoruk Selim contra las turbas sedientas de sangre que destruyeron todo a su paso. Una bolsa de resistencia armada sólo con un puñado de pistolas y un único fusil proyectó una imagen de resistencia mucho mayor de lo que era en realidad, lo que frenó a los perpetradores e impidió que se cobraran muchas más vidas.

Ertekin también llama la atención sobre el hecho de que los perpetradores no eran sólo miembros de los derechistas Lobos Grises, sino también gente corriente, algunos incluso mujeres de mediana edad. Así que, en cierto sentido, la masacre de Maras fue una masacre en la que vecinos asesinaron a vecinos.

Siempre me ha costado entender cómo los autores pudieron albergar suficiente odio como para asesinar indiscriminadamente a mujeres, niños y ancianos. No cabe duda de que «elementos profundos del Estado» participaron en la preparación de las bases de este genocidio, pero, sin embargo, fueron los civiles quienes llevaron a cabo las torturas y los asesinatos.

La Masacre de Maraş es una de las más horribles del siglo XX. Sin embargo, no se menciona habitualmente junto a Ruanda, Camboya y Yugoslavia cuando se habla de crímenes contra la humanidad, debido al número relativamente menor de víctimas. Sin embargo, esto no es un factor a tener en cuenta a la hora de determinar los crímenes contra la humanidad.

En Turquía, la Masacre de Maraş se discute a menudo como si fuera una tragedia en la que dos grupos de civiles lucharon y se mataron entre sí. Sin embargo, el desequilibrio de poder entre las partes era tan grande que este punto de vista es falso.

Dadas las horribles atrocidades cometidas en la Masacre de Maraş y la selección sistemática de un grupo como objetivo, es obvio que lo que ocurrió en Maraş en 1978 fue un crimen contra la humanidad y constituye genocidio según el derecho internacional de los derechos humanos. Si nos centramos en la «intención» y el «propósito» de los autores más que en el número de víctimas, es evidente que la masacre se cometió con «la intención de destruir, total o parcialmente, […] un grupo nacional […] o religioso», tal y como se describe en el artículo 2 de la Convención sobre el Genocidio de 1948. Independientemente del debate público sobre el tema, al menos en lo que respecta a la norma jurídica, no cabe duda de que la intención de los autores fue el genocidio.

Hago hincapié en el genocidio y en los crímenes contra la humanidad por dos razones. En primer lugar, esta masacre, a la que en Turquía se ha restado importancia calificándola de «incidente», «conflicto», etc., es un horrible crimen contra la humanidad por su ejecución, sus objetivos y sus consecuencias.

En segundo lugar, muchos alevíes mantienen la opinión de que la masacre nunca se ha investigado de forma adecuada y diligente. Aunque algunos autores fueron condenados y sentenciados a largas penas, quedaron en libertad condicional anticipada, mientras que todos los principales sospechosos fueron absueltos. El hecho de que la Masacre de Maras fuera sin duda un crimen contra la humanidad abre la posibilidad de que se investigue incluso hoy en día, ya que estos crímenes no prescriben.

También cabe señalar que los autores no fueron juzgados con arreglo al derecho civil, sino por los tribunales militares que tenían jurisdicción tras el golpe de Estado de 1980 en Turquía. Además, se sabe que tres abogados que participaron en los juicios en nombre de las víctimas fueron asesinados.

Ertekin cuenta que una docena de militantes de izquierda salvaron la vida de decenas de miles de personas en Maras. Más tarde, estos militantes fueron torturados durante meses y mantenidos bajo custodia hasta un año para extraerles declaraciones en las que confesaban que fueron ellos quienes prepararon el terreno para esta masacre asesinando a dos profesores para provocar a las masas, etc.

No cabe duda de que este genocidio dejó una huella indeleble en la conciencia de los alevíes de Turquía. Pero, ¿qué ocurrió con los autores? ¿Cómo pudieron reanudar su vida normal después de participar en esta salvajada? ¿Cómo puede una sociedad seguir existiendo como si la violencia nunca hubiera existido? Hay muchas otras preguntas que hacer en este sentido, pero el simple hecho de que la derecha turca siga recordando el año 1978 con el nombre de «Sucesos de Maras» es prueba suficiente de que no ven ninguna culpa por parte de la propia sociedad o del sistema que permitió la carnicería.

Como intentaré explicar en el tercer y último artículo de esta serie, todavía no es posible conmemorar a las víctimas de esta increíble violencia que tuvo lugar hace tan sólo 44 años. Cuando los alevíes acuden a Maras para recordar a las víctimas, se enfrentan a contramanifestaciones amenazadoras. La conmemoración de los «Sucesos de Maras» también está prohibida por la gobernación de Maras. En el siguiente artículo, contextualizaré esta negativa a recordar con los problemas de Turquía relativos a la memoria y la identidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies