“Cada día llegan más familias”: campamento de Til Semin para las personas desplazadas de Gire Spi

La invasión turca del norte de Siria ha provocado una ola masiva de desplazados que debe considerarse “limpieza étnica”, tipificada como “crimen contra la humanidad”.

KONGRA STAR – Women Defend Rojava – febrero 2020

El desplazamiento de la población autóctona de las zonas invadidas por Turquía en el norte de Siria, principalmente procedente del área entre las ciudades de Gire Spi, Serêkaniyê y Til Temir, adquirió carácter de tragedia humanitaria en las primeras semanas de la invasión.

La brutalidad de los ataques de la aviación turca, acompañada del absoluto desprecio por la ética humana de los mercenarios yihadistas al servicio del ejército invasor, ha provocado una riada de unos 400.000 desplazados internos en dirección sur, hacia el desértico interior del norte de Siria.

Abandonada por las organizaciones internacionales, la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria (AANES), lidia como puede para cubrir las necesidades básicas de este ingente grupo humano, al que se suman los 150.000 desplazados del cantón de Afrin (ocupado por el mismo Estado turco responsable de la reciente invasión) y las miles de familias de ISIS procedentes de los últimos bastiones del califato (solo el campo de Al Hol alberga a 69.000 personas, la mayoría menores). El esfuerzo económico y humano es enorme, máxime cuando la Administración Autónoma se encuentra al nivel de subsistencia, sin apenas bienes de consumo que lleguen del exterior, a causa del bloqueo que sufre por parte de sus vecinos: Turquía, el Gobierno Regional del Kurdistán (KRG, autonomía de Irak) y el propio régimen sirio.

Descargar documento AQUÍ

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies